Los cam­bios de cri­te­rio y las ex­pli­ca­cio­nes que no con­ven­cen

AS (Aragon) - - Televisión - EL RE­GLA­MEN­TO ES DE TO­DOS @itu_e­du LA FRA­SE DEL DÍA

El mis­mo cri­te­rio. Me gus­ta­ría es­cri­bir so­bre cri­te­rios, ese con­cep­to tan sub­je­ti­vo y que es par­te muy im­por­tan­te den­tro de las re­glas de jue­go. Los cri­te­rios se ba­san en el pa­re­cer del que os­ten­ta el po­der y los in­ter­pre­ta pa­ra im­po­ner­los a los que tie­nen que de­ci­dir, es­to es, a los ár­bi­tros. Ya que mu­chas nor­mas son in­ter­pre­ta­bles y aquí ra­di­ca la gran di­fi­cul­tad que te­ne­mos, lo mí­ni­mo que se exi­ge, es un mis­mo cri­te­rio san­cio­na­dor des­de la pri­me­ra jor­na­da a la úl­ti­ma. Y es­to úl­ti­mo ya des­de la úl­ti­ma reunión téc­ni­ca que tu­vie­ron la se­ma­na pa­sa­da los ár­bi­tros, no se­rá po­si­ble, por­que en la jor­na­da tre­ce ya te­ne­mos un cri­te­rio cam­bia­do.

Ex­pli­ca­cio­nes. Ya sa­be­mos que en opor­tu­ni­dad ma­ni­fies­ta de gol den­tro del área, cuan­do in­ten­tas ju­gar o dispu­tar un ba­lón, sin que sea aga­rrón, mano o em­pu­jón, aho­ra es ama­ri­lla. Pues bien, una zan­ca­di­lla evi­tan­do un ata­que pro­mi­nen­te den­tro del área, sin que sea opor­tu­ni­dad ma­ni­fies­ta de gol, has­ta la jor­na­da 12 era ama­ri­lla, y a par­tir de es­ta jor­na­da ya no se­rá amo­nes­ta­ción.

Mo­ti­vos. El mo­ti­vo es no equi­pa­rar las ac­cio­nes de opor­tu­ni­dad ma­ni­fies­ta de gol, pe­nal­ti y ama­ri­lla, con un ata­que pro­mi­nen­te que se­ría só­lo pe­nal­ti. Mi re­fle­xión es la si­guien­te: ¿Cuán­tos ju­ga­do­res han si­do san­cio­na­dos has­ta la jor­na­da 12 por es­te mo­ti­vo y que a par­tir de aho­ra no lo se­rán? ¿Los ga­bi­ne­tes ju­rí­di­cos de los clu­bes im­pug­na­rán las ama­ri­llas sa­ca­das por es­te mo­ti­vo has­ta aho­ra? Mis­ma com­pe­ti­ción mis­mas re­glas y aquí una vez más, di­fe­ren­te cri­te­rio. Si han es­ta­do unos cuan­tos años, más de 15, es­tu­dian­do el cam­bio de lo que se lla­mó la re­gla del tri­ple cas­ti­go, me po­déis de­cir ¿por qué es­te as­pec­to no lo po­dían ha­ber te­ni­do en cuen­ta? O sim­ple­men­te es­pe­rar a fi­nal de tem­po­ra­da pa­ra cam­biar un cri­te­rio que no una Re­gla.

Aga­rro­nes. Tam­bién te­ne­mos un cam­bio que se pro­du­jo ha­ce unos años en el cuál un aga­rrón en el que das ven­ta­ja, al ter­mi­nar la ju­ga­da no amo­nes­tas. Lo cu­rio­so de es­ta in­ter­pre­ta­ción es que si el ju­ga­dor de­ci­de pa­rar­se, amo­nes­tas, y si con­ti­núa, no. Por lo que de­pen­de en qué mi­nu­to del par­ti­do y la si­tua­ción de cla­ra ven­ta­ja o no, es po­si­ble que lo me­jor sea fre­nar­se y car­gar al con­tra­rio con una amo­nes­ta­ción y así te­ner esa ven­ta­ja el res­to del par­ti­do. Yo creo que la ac­ción, se pa­re o se de­ci­da ju­gar, es la mis­ma. La con­duc­ta an­ti­de­por­ti­va de no que­rer ju­gar aga­rran­do al con­tra­rio exis­te en am­bos ca­sos. No ol­vi­de­mos que cuan­do tu aga­rras a un con­tra­rio, aun­que le des la ven­ta­ja le es­tás ra­len­ti­zan­do su ca­rre­ra y es­tor­ban­do su to­ma de de­ci­sio­nes al es­tar pen­dien­te del ju­ga­dor que aga­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.