El pro­ble­ma del Se­vi­lla con los ul­tras

AS (Aragon) - - Tema Del Día - AL­FRE­DO RELAÑO

La jor­na­da eu­ro­pea nos ha de­ja­do un epi­so­dio in­só­li­to de bar­ba­rie en Se­vi­lla. Ya sa­ben: unos diez hin­chas de la Ju­ve es­ta­ban ce­nan­do la vís­pe­ra del par­ti­do en un bar pró­xi­mo al Puen­te de Tria­na y fue­ron de­tec­ta­dos por ul­tras del Se­vi­lla, que irrum­pie­ron allí, con­ve­nien­te­men­te equi­pa­dos y les ata­ca­ron sin más. Des­tro­zos, he­ri­dos, ver­güen­za pa­ra la ciu­dad, pa­ra el equi­po, pa­ra to­do nues­tro país y pa­ra el fút­bol en ge­ne­ral. No fue una pe­lea de ul­tras, dis­tin­ga­mos. Fue el asal­to de unos ul­tras a unos afi­cio­na­dos del equi­po fo­ras­te­ro, es­tu­dian­tes de Eras­mus o tu­ris­tas ac­ci­den­ta­les, que ce­na­ban pa­cí­fi­ca­men­te en una ciu­dad ama­ble. No eran el Se­vi­lla, pe­ro eran del Se­vi­lla y son, an­te to­do, su pro­ble­ma. No eran el Se­vi­lla, y eso que­da pro­ba­do en el he­cho de que, ya du­ran­te el par­ti­do, el se­vi­llis­mo, en su gran ma­yo­ría, de­di­có una gran ova­ción a la gra­da en la que es­ta­ban los hin­chas de la Ju­ve, ova­ción a la que es­tos co­rres­pon­die­ron. Y cuan­do en al­gún mo­men­to los bár­ba­ros de la zo­na ul­tra in­ten­ta­ron en­to­nar cán­ti­cos con­tra los ita­lia­nos, el res­to del es­ta­dio abu­cheó las in­ten­to­nas, ha­cién­do­las inau­di­bles. La gran ma­yo­ría de la gen­te que va a ese cam­po, co­mo a otros cam­pos, co­mo a cual­quier lu­gar, es gen­te de­cen­te, que só­lo quie­re re­la­cio­nar­se, dis­traer­se y vi­vir en paz. Pe­ro el Se­vi­lla tie­ne un pro­ble­ma: sus ul­tras (pa­sa en al­gún equi­po más) no han sus­cri­to el pac­to mo­ral ins­ta­do des­de LaLi­ga des­de que el ca­so ‘Jimmy’ per­mi­tió po­ner en mar­cha una es­pe­cie de ‘Es­pí­ri­tu de Ermua’. Allí se han re­sis­ti­do. El Se­vi­lla, ejem­plar en tan­tos sen­ti­dos, tie­ne con ellos un pro­ble­ma que no ha sa­bi­do re­sol­ver, co­sa que otros clu­bes, mal que bien, sí han re­suel­to. Qui­zá en el Se­vi­lla el pro­ble­ma fue­ra más gra­ve. Po­si­ble­men­te ne­ce­si­te el apo­yo de to­dos, me­dios, Po­li­cía, LaLi­ga y de­más. Pe­ro el ma­yor es­fuer­zo ha de sa­lir del pro­pio club, por­que a él afec­ta más que a na­die el pro­ble­ma, y por­que sin su es­fuer­zo no ha­brá so­lu­ción.

“...DE­DI­CÓ UNA GRAN OVA­CIÓN A LA GRA­DA EN LA QUE ES­TA­BAN LOS HIN­CHAS DE...”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.