Dos mi­tos con la mis­ma le­sión que Ba­le y dis­tin­ta suer­te “Yo es­tu­ve sie­te me­ses fue­ra por la mis­ma le­sión” Aman­cio

AS (Aragon) - - Real Madrid - INTRAHISTORIA M. R. / LA EN­TRE­VIS­TA

¿Tu­vo us­ted la mis­ma le­sión? —La mía fue en el ten­dón pe­ro­neo, sí, y es­tu­ve sie­te me­ses sin ju­gar. —¿Có­mo se le­sio­nó? —En el Camp Nou. Una en­tra­da du­ra don­de se lle­va­ron por de­lan­te la vai­na que cu­bría el ten­dón pe­ro­neo. Y cuan­do ha­cía mo­vi­mien­tos el ten­dón me subía al ma­leo­lo y me pe­ga­ba un la­ti­ga­zo que no vea, que­da­ba ful­mi­na­do. —¿Quién le hi­zo la en­tra­da? —Fue... Es lo de me­nos, el cha­val di­jo lue­go que lo que in­ten­tó fue mer­mar­me, que co­jea­ra... —Las cró­ni­cas di­cen que fue To­rrens... ¿Re­co­no­ció que fue a ha­cer­le da­ño? —No hom­bre, a in­ti­mi­dar­me. La ma­la suer­te es que es­tu­ve sie­te me­ses sin ju­gar. —¿Se dio us­ted cuen­ta en el mo­men­to de la gra­ve­dad de la le­sión? —No, no, fue el do­lor tí­pi­co de una pa­ta­da, las mo­les­tias. In­clu­so la ope­ra­ción no fue in­me­dia­ta. Me tra­té, in­ten­té se­guir en­tre­nan­do, más prue­bas... Y no me de­ja­ba de mo­les­tar has­ta que no que­dó más re­me­dio que en­trar en el qui­ró­fano. Oja­lá la le­sión de Ba­le no sea co­mo la mía, por­que ima­gino que ha­brá di­fe­ren­tes gra­dos. —¿Cuán­do de­ci­dió ope­rar­se? —Ya lle­va­ba mes y me­dio sin po­der dar un pa­so ade­lan­te. —¿Có­mo fue la re­cu­pe­ra­ción? —Muy len­ta. Real­men­te len­ta. Y lue­go, cuan­do em­pe­cé a ju­gar, no es­tu­ve tran­qui­lo has­ta que me die­ron la pri­me­ra pa­ta­da en ese si­tio y vi que no te­nía na­da. —¿Có­mo fue la ope­ra­ción? —Lo que hi­zo López Qui­les fue co­ger una es­pe­cie de mar­ti­llo y cin­cel y sa­car­me una lá­mi­na del ma­leo­lo, y la do­bló de ma­ne­ra que el ten­dón no se subie­ra en­ci­ma. Y le sa­lió bien. No me vol­vió a mo­les­tar. —¿No le que­da­ron se­cue­las? —Ya le di­go que no me vol­vió a mo­les­tar. Eso sí, el ma­leo­lo lo ten­go to­tal­men­te de­for­ma­do por la lá­mi­na que me hi­cie­ron. —Que lo tie­ne... ¿Hin­cha­do? —No, no, de­for­me. —Sie­te me­ses es mu­cho... ¿Qué se le pa­sa­ba por la ca­be­za? —Hom­bre, fue en la tem­po­ra­da 64-65 y yo ha­bía lle­ga­do al Ma­drid en 1962. Era un cha­va­lín. Lo pa­sé mal. Su­pe que po­día ha­ber cor­ta­do mi ca­rre­ra. Pe­ro aún sa­lu­do a la per­so­na que me lo hi­zo cuan­do me lo en­cuen­tro por Bar­ce­lo­na, por­que sé que no lo hi­zo con la in­ten­ción de ha­cer tan­to da­ño. Él lo que di­jo es que só­lo que­ría mer­mar­me...

Yo era muy jo­ven­ci­to y te­mí que mi ca­rre­ra se pu­die­ra ter­mi­nar”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.