Mes­si ha de­ja­do de ser el me­jor ju­ga­dor pa­ra ser el me­jor equi­po

AS (Aragon) - - Televisión - MUN­DO CULÉ @aca­ra­de­pe­rro LA FRA­SE DEL DÍA

Un ca­so úni­co. Mes­si de­be­ría es­tu­diar­se en las fa­cul­ta­des de bio­lo­gía. Leo es uno de los po­cos es­pe­cí­me­nes que a pe­sar de cre­cer y desa­rro­llar­se en co­lo­nia, ha aca­ba­do por ser ab­so­lu­ta­men­te in­de­pen­dien­te de la mis­ma. Pa­ra lle­gar a ser el me­jor del mun­do, Mes­si ne­ce­si­tó un en­torno, un sis­te­ma, unos téc­ni­cos y unos com­pa­ñe­ros que úni­ca­men­te po­día ofre­cer­le el Bar­ce­lo­na y su mé­to­do. Aho­ra, cuan­do el en­torno en el que cre­ció se de­gra­da y la ci­vi­li­za­ción que le crió pier­de in­fluen­cia, es cuan­do más do­mi­nan­te pa­re­ce el in­di­vi­duo. Mes­si se im­po­ne al gru­po vi­vien­do un pe­rio­do de ma­du­rez ex­tra­or­di­na­rio. El Leo de los 29 años es me­jor que el de los 28, el de los 28 fue me­jor que el de los 27 y así po­dría­mos se­guir... siem­pre te­nien­do en cuen­ta que el de los 19 ya era es­tra­tos­fé­ri­co. Re­pre­sen­ta un ejem­plar úni­co de lí­der frente a la ma­sa.

Des­do­bla­mien­to. El pro­ble­ma que te­ne­mos con Mes­si es que le ve­mos de­ma­sia­do a me­nu­do y de­ma­sia­do cer­ca. Nos ob­se­sio­na­mos con ad­je­ti­var­le ca­da tres días. El re­la­to de­fi­ni­ti­vo de Mes­si lo ha­rán ge­ne­ra­cio­nes pos­te­rio­res, eva­luan­do con al­tu­ra de mi­ras lo que aho­ra só­lo in­tui­mos. En es­te sen­ti­do, creo que es­ta­mos vi­vien­do una fa­se in­tere­san­te. Mes­si aho­ra es el que ha­ce ju­gar bien al equi­po cuan­do an­tes ha­bía un equi­po que ju­ga­ba muy bien que le per­mi­tía a Mes­si ser el nú­me­ro uno. Leo ha pa­sa­do de ser el me­jor ju­ga­dor a ser el me­jor equi­po. Es un elec­trón li­bre que ha asi­mi­la­do las fun­cio­nes glo­ba­les del con­jun­to.

Ha­bla en el cam­po. Mes­si ha­bló ayer en un ac­to pro­mo­cio­nal de la mar­ca que le paga. Fue un ‘even­to’, co­mo lo lla­man aho­ra me­ra­men­te pu­bli­ci­ta­rio, le­jos de cual­quier in­te­rés pe­rio­dís­ti­co. Sin de­re­cho a pre­gun­tas, con las cues­tio­nes pac­ta­das, con te­mas ve­ta­dos. El cuer­po pe­día no pu­bli­car una lí­nea de un acon­te­ci­mien­to que no ro­zó nin­guno de los te­mas que un es­tu­dian­te de pri­me­ro de pe­rio­dis­mo hu­bie­ra pre­gun­ta­do a Mes­si. De­mos por he­cho que del te­ma fis­cal ni se men­cio­na, va­le, pe­ro ¿tam­po­co se pue­de ha­blar de la re­no­va­ción? ¿Del Clá­si­co? ¿Del Ba­lón de Oro? De ¿The Best? ¿De la le­sión de Ba­le? ¿De Neymar?... No, se le pre­gun­ta por su tin­te de pe­lo y a ca­llar. Y lo pu­bli­ca­mos por­que es Mes­si. Y por­que el re­dac­tor en­con­tró una pe­pi­ta en el lo­da­zal de la na­da.

Di­fe­ren­cia. Mes­si ha­bla más en Ar­gen­ti­na que en Bar­ce­lo­na. En Ar­gen­ti­na aún le dis­cu­ten y de­be ex­pli­car­se. En el Camp Nou es in­dis­cu­ti­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.