El dis­cí­pu­lo al­can­za al maes­tro

AS (Aragon) - - Real Madrid-sporting - TO­MÁS RONCERO

Zidane hi­zo la mi­li en los ban­qui­llos al la­do de An­ce­lot­ti. En ese cur­so re­cor­da­do por el es­plén­di­do co­lo­fón de la Dé­ci­ma en Lis­boa, el mar­se­llés apren­dió del maes­tro ita­liano dos vir­tu­des esen­cia­les pa­ra es­ta pro­fe­sión: com­pli­ci­dad con el ves­tua­rio y per­so­na­li­dad en las de­ci­sio­nes. Zi­zou vio que no era ne­ce­sa­rio pe­gar gri­tos tri­bu­ne­ros ni re­ga­lar ra­ja­das de­ma­go­gas en las rue­das de pren­sa cuan­do ve­nían mal da­das. En esa ra­cha triun­fal de An­ce­lot­ti la afi­ción del Ber­na­béu apren­dió a que­rer­le por su fa­ci­li­dad pa­ra apa­gar los fue­gos con una son­ri­sa y su in­te­li­gen­cia pa­ra ga­nar­se a los pe­sos pe­sa­dos del ves­tua­rio cuan­do to­ca­ba arri­mar el hom­bro. Zidane ha­bla­ba po­co en esa época. Mi­ra­ba, es­cu­cha­ba y to­ma­ba no­ta. Hi­zo un más­ter que ha re­sul­ta­do de­ter­mi­nan­te pa­ra cons­ta­tar fe­liz­men­te, a día de hoy, que es el en­tre­na­dor idó­neo pa­ra el Real Ma­drid.

En aque­lla ra­cha de 31 par­ti­dos sin per­der con­se­cu­ti­vos, Zidane ad­qui­rió el pa­pel de re­fe­ren­te pa­ra los can­te­ra­nos, que alu­ci­na­ban con el sim­ple he­cho de en­tre­nar de corto al la­do del que ha­bía si­do su ído­lo. Pe­ro tam­bién los Cris­tiano, Ra­mos, Mo­dric y com­pa­ñía com­pro­ba­ron su hu­mil­dad en el tra­to con ellos a pe­sar de ha­ber si­do uno de los me­jo­res ju­ga­do­res de to­dos los tiem­pos. Aho­ra, Zi­zou es uno más del gru­po. Le res­pe­tan por igual ve­te­ra­nos y no­ve­les. Que si­ga la ra­cha, mís­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.