Griez­mann: “Tu­ve al­gu­na du­da de sa­lir es­te ve­rano”

“Fue cuan­do se ha­bla­ba de la mar­cha de Si­meo­ne”, con­fe­só a GQ

AS (Aragon) - - Atlético De Madrid - PA­TRI­CIA CA­ZÓN MA­DRID

GQ Francia nom­bra a Griez­mann de­por­tis­ta del año y pu­bli­ca una en­tre­vis­ta don­de el ro­ji­blan­co se con­fie­sa: “Tu­ve dudas es­te ve­rano, cuan­do se ha­bla­ba de la sa­li­da de Si­meo­ne”. Pe­ro el téc­ni­co le lla­mó, le di­jo que se que­da­ba. ‘Gri­zi’ tam­bién: “No ne­ce­si­to ir­me del Atle­ti pa­ra lle­gar más al­to”.

Pa­ra GQ Francia, en 2016 nin­gún de­por­tis­ta ha si­do co­mo Griez­mann. La re­vis­ta lle­va al ro­ji­blan­co a la por­ta­da de su es­pe­cial Los hom­bres del año y una en­tre­vis­ta en su in­te­rior. En ella, Gri­zi reite­ra que no quie­re ir­se del Atle­ti pe­ro tam­bién que al­gu­na du­da tu­vo es­te ve­rano.

“Fue cuan­do la pren­sa ha­bla­ba de la sa­li­da de Si­meo­ne. Pe­ro me lla­mó, me di­jo que se que­da­ba. Quie­ro estar con él, tra­ba­jar con él. Des­pués, si se va, no voy a se­guir­le ne­ce­sa­ria­men­te. Aquí, mis com­pa­ñe­ros me han en­se­ña­do mu­cho. Gra­cias a ellos, lle­gué a otro ni­vel, pro­gre­so”. Por eso no quie­re ir­se, por eso no se va: “Los ne­ce­si­to y me en­can­ta ju­gar pa­ra el Atlé­ti­co. No ten­go que mo­ver­me de aquí pa­ra lle­gar más al­to”.

Griez­mann tam­bién ha­bló so­bre el PSG (“hoy en día, la Li­gue 1 no es mi ob­je­ti­vo. Qui­zás más tar­de. Me en­can­ta Es­pa­ña, lle­vo 14 años aquí... No ten­go na­da en con­tra de Francia por­que no me co­gie­sen en nin­gu­na can­te­ra. Si me hu­bie­sen ad­mi­ti­do en Lyon o So­chaux tal vez no ha­bría te­ni­do la mis­ma ca­rre­ra”), su Eu­ro­co­pa (“si se me dio bien es por­que ju­gar en el eje me li­be­ró. Que es­té aquí o no es­té o Benzema no tie­ne na­da que ver”) o si ya se sien­te es­tre­lla: “No sé si ya he al­can­za­do ese ni­vel. To­do lo que di­go o ha­go tie­ne una re­per­cu­sión diez ve­ces ma­yor... De­bo te­ner cui­da­do con lo que di­go. Sin per­der mi naturalidad, pe­ro pa­ra lle­gar a ese ni­vel más al­to aún de­bo ga­nar tí­tu­los”.

Al­go que, por cier­to, pue­de lo­grar con el Atlé­ti­co. Lo di­ce él: “Sé que pue­do ha­cer­lo. Lo vi el año pa­sa­do. Per­di­mos la fi­nal de la Cham­pions por pe­nal­tis. Es me­nos fá­cil que con el Ba­rça, el Ma­drid o el Ba­yern, pe­ro lo va­mos a in­ten­tar de nue­vo”.

Griez­mann, ade­más, des­cu­brió có­mo es Griez­mann le­jos del cés­ped, cuan­do es só­lo An­toi­ne. As­pec­tos de su per­so­na­li­dad (“no me gus­ta gri­tar. Evi­to con­flic­tos, do­lo­res de ca­be­za. Cuan­do no es­toy de acuer­do con al­guien, evi­to ha­blar de ello. No ha­blo mu­cho, en ge­ne­ral. Es di­fí­cil sa­ber cuán­do es­toy en­fa­da­do o no”), sus ta­tua­jes (“los que­ría des­de los 16 años. Voy a ha­cer­me un án­gel de la mano de una ni­ña. Pe­ro nun­ca na­da en la es­pal­da y las pier­nas”) o sus de­fec­tos: “Eso ha­bría que pre­gun­tár­se­lo a mi mu­jer (Eri­ka). Cuan­do es­toy fe­liz, to­do va bien, pe­ro cuan­do es­toy fa­ti­ga­do, can­sa­do, soy muy im­pul­si­vo y reac­ciono rá­pi­do. Soy im­pa­cien­te”.

Su familia siem­pre es su prio­ri­dad, su pa­raí­so. Su mu­jer, su hi­ja, Mia (“po­ne en pers­pec­ti­va mu­chas co­sas. Hi­ci­mos po­bres re­sul­ta­dos a prin­ci­pio de la tem­po­ra­da, pe­ro una vez de vuel­ta a ca­sa, vi a mi hi­ja y to­do se aca­bó. Me ha­ce sen­tir bien”), sus pa­dres y her­ma­nos. “A me­nu­do, en las co­mi­das fa­mi­lia­res, las con­ver­sa­cio­nes giran en torno a mí. Mi her­ma­na (Maud) y mi her­mano (Theo) pue­den ha­ber pen­sa­do en oca­sio­nes: ‘¿Y no­so­tros?’. De­be ha­ber si­do di­fí­cil, pe­ro ellos sa­ben que no hay ce­los en­tre no­so­tros. Nun­ca me hi­cie­ron un re­pro­che. Sa­ben que no ha­go na­da que me pon­ga de­lan­te. Y que si un día es­tán en pro­ble­mas, es­ta­ré allí”. Pa­la­bra de Griez­mann. Pa­la­bra de crack.

“Pe­ro él me lla­mó y me di­jo que se que­da­ba. Quie­ro tra­ba­jar, estar con él” “Me en­can­ta ju­gar en el Atlé­ti­co: no ne­ce­si­to ir­me de aquí pa­ra lle­gar más al­to” “No me gus­ta gri­tar. Evi­to con­flic­tos, do­lo­res de ca­be­za. No ha­blo mu­cho” “Cuan­do es­toy can­sa­do soy muy im­pul­si­vo, im­pa­cien­te”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.