El in­vic­to y el tran tran

Una se­ma­na des­pués del Man­za­na­res, el Ma­drid ofre­ció su ver­sión más mun­da­na an­te un sor­pren­di­do Ber­na­béu

AS (Aragon) - - Real Madrid -

Zi­da­ne El Mo­lowny del si­glo XXI: nun­ca se equi­vo­ca y con­ven­ce a to­dos El jue­go El Ber­na­béu no es com­pla­cien­te con los nú­me­ros sin más

Des­con­cier­ta un equi­po que pa­sa de su fe­liz ver­sión en uno de los cam­pos me­nos ac­ce­si­bles del mun­do, el Cal­de­rón, a una fir­mar una dis­cre­tí­si­ma ac­tua­ción con­tra el su­frien­te Spor­ting. La coar­ta­da: 31 par­ti­dos sin per­der.

Una se­ma­na des­pués de ma­ni­fes­tar en el Man­za­na­res su es­plén­di­do po­ten­cial, el Real Ma­drid ofre­ció su ver­sión más mun­da­na an­te su sor­pren­di­do pú­bli­co, que no aca­ba de en­ten­der la dis­con­ti­nui­dad del equi­po. Irre­gu­la­ri­dad en el jue­go, no en los re­sul­ta­dos, im­pe­ca­bles des­de ha­ce mu­cho tiem­po. El Ma­drid es lí­der en Li­ga y no ha per­di­do des­de su derrota en Wolfs­bur­go, en los cuar­tos de fi­nal de la pa­sa­da edi­ción de la Co­pa de Eu­ro­pa. 31 par­ti­dos en to­tal, una ra­cha tan con­tun­den­te que obli­ga­ría a pen­sar en un equi­po de épo­ca. Po­dría ser­lo, pe­ro por el mo­men­to el Real Ma­drid pa­re­ce más in­tere­sa­do en ad­mi­nis­trar los re­sul­ta­dos que en epa­tar al per­so­nal.

La vic­to­ria so­bre el Spor­ting no de­ja­rá otro re­cuer­do que el pe­nal­ti des­apro­ve­cha­do por el equi­po as­tu­riano a fal­ta de un cuar­to de ho­ra pa­ra el fi­nal del en­cuen­tro. El gol sig­ni­fi­ca­ba el em­pa­te en un am­bien­te de fas­ti­dio por el agua­ce­ro y la ma­la ac­tua­ción del Real Ma­drid, re­co­no­ci­da des­pués por Zi­ne­di­ne Zi­da­ne, un ar­tis­ta de las con­fe­ren­cias de pren­sa. En es­tas cues­tio­nes es el Mo­lowny del si­glo XXI. No se equi­vo­ca nun­ca y con­ven­ce a to­do el mun­do. Su dis­cur­so des­ar­ma por sen­ci­llo. Y cuan­do Zi­da­ne ad­vier­te al­gu­na com­pli­ca­ción, ti­ra de la son­ri­sa más efi­caz del fút­bol mun­dial.

La gen­te acu­dió al Ber­na­béu con una cier­ta sen­sa­ción de pro­me­sa. El Ma­drid fun­cio­nó co­mo un re­loj en el Man­za­na­res, en el pri­me­ro de la se­rie de par­ti­dos que le en­fren­ta­rán a los me­jo­res equi­pos de la Li­ga: Atlé­ti­co, Ba­rça y Se­vi­lla, to­dos fue­ra de ca­sa. Ju­gó con em­pa­que, or­den, ener­gía y au­to­ri­dad. To­dos sus ju­ga­do­res al­can­za­ron su me­jor ni­vel. Fue di­fí­cil dis­tin­guir a los me­jo­res por­que to­dos ju­ga­ron bien. El men­sa­je fue tan cla­ro (es­te equi­po tie­ne re­cur­sos su­per­la­ti­vos) que el par­ti­do con el Spor­ting mul­ti­pli­có la de­cep­ción de los afi­cio­na­dos. Es­ta vez fue muy di­fí­cil ele­gir a los me­jo­res por­que to­dos ju­ga­ron mal, o muy por de­ba­jo del ni­vel que ma­ni­fes­ta­ron fren­te al Atlé­ti­co.

Mí­ni­mo es­fuer­zo. En los vie­jos tiem­pos se ha­bla­ba del tran tran pa­ra de­fi­nir los par­ti­dos que los gran­des ga­na­ban con la ley del mí­ni­mo es­fuer­zo. El Real Ma­drid uti­li­za el tran tran con de­ma­sia­da fre­cuen­cia. Mu­chas de sus vic­to­rias en el Ber­na­béu se han pro­du­ci­do más por la con­tun­den­cia go­lea­do­ra que por los mé­ri­tos del equi­po, y en al­gu­nos ca­sos ni eso. Los em­pa­tes con el Ei­bar y el Vi­lla­rreal di­je­ron bas­tan­te de la ato­nía del Ma­drid en mu­chos par­ti­dos. Des­con­cier­ta un equi­po que pa­sa de su fe­liz ver­sión en uno de los cam­pos me­nos ac­ce­si­bles del mun­do (el Vi­cen­te Cal­de­rón) a una dis­cre­tí­si­ma ac­tua­ción fren­te al su­frien­te Spor­ting.

La coar­ta­da es el in­vic­to. Des­pués de 31 par­ti­dos sin derrota, pa­re­ce im­per­ti­nen­te cual­quier crí­ti­ca al jue­go del Real Ma­drid. Sin em­bar­go, el Ber­na­béu no es un es­ta­dio com­pla­cien­te con los nú­me­ros sin más. Hay una lar­ga tra­di­ción de des­en­cuen­tros en­tre el pú­bli­co y el jue­go en me­dio de es­ta­dís­ti­cas muy fa­vo­ra­bles. Los afi­cio­na­dos ma­dri­dis­tas sa­ben cuá­les son las po­si­bi­li­da­des reales del equi­po por­que le han vis­to ju­gar con vue­lo al­tí­si­mo, no con el ra­san­te que tan­tas ve­ces se re­ser­va pa­ra ga­nar par­ti­dos co­mo el del sá­ba­do. Por aho­ra, la res­pues­ta del Real Ma­drid es ad­mi­nis­tra­ti­va. Eli­ge los mo­men­tos. Se re­ser­va unos po­cos par­ti­dos des­lum­bran­tes y en los otros pre­fie­re el tran tran, con el do­ble ries­go que eso su­po­ne: ven­ta­jas cor­tas y fas­ti­dio de su gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.