El peor Ba­rça vi­ve un mi­la­gro

In­fa­me ac­tua­ción del equi­po de Luis En­ri­que, que se sal­vó por una ge­nia­li­dad de Mes­si y el ár­bi­tro La Real me­re­ció mu­cho más El Ma­drid se es­ca­pa

AS (Aragon) - - Real Sociedad-barcelona - SAN­TI GI­MÉ­NEZ

El Bar­ce­lo­na más in­fa­me en años lo­gró con­quis­tar un mi­la­gro­so pun­to en Anoe­ta tras em­pa­tar a uno en un en­cuen­tro en el que la Real So­cie­dad le dio un ba­ño. Úni­ca­men­te la fu­gaz apa­ri­ción de Mes­si y Ney­mar, que se aso­cia­ron pa­ra ano­tar el em­pa­te en la úni­ca ac­ción de mé­ri­to que pro­ta­go­ni­za­ron en to­do el par­ti­do, y un gol in­jus­ta­men­te anu­la­do por Gil Man­zano a Juan­mi en la se­gun­da par­te, evi­ta­ron un desas­tre aún ma­yor pa­ra los de Luis En­ri­que.

Lle­ga­ba el Bar­ce­lo­na a San Se­bas­tián sa­bien­do que ju­ga­ba una fi­nal en un cam­po mi­na­do. Y Luis En­ri­que vol­vió a dar el pe­tar­da­zo. El Bar­ce­lo­na ju­gó pro­ba­ble­men­te su peor par­ti­do en años y fue un gui­ña­po en ma­nos de la Real So­cie­dad. No hay ex­vo­tos y ve­las en el or­be ca­tó­li­co pa­ra agra­de­cer­le al Al­tí­si­mo el mi­la­gro de Anoe­ta, don­de el Bar­ce­lo­na se me­re­ció sa­lir es­cal­da­do an­te una Real me­jor tác­ti­ca, téc­ni­ca y fí­si­ca­men­te.

Cla­ro que to­do es se­gún el co­lor del cris­tal con que se mi­re. Si a Luis En­ri­que el es­per­pen­to de par­ti­do an­te el Má­la­ga le pa­re­ció de no­ta­ble al­to, el de ayer de­be de es­tar a la al­tu­ra del no­ta­ble ba­jo, se­gún el cri­te­rio del as­tu­riano. Pe­ro pa­ra mu­chos, el Bar­ce­lo­na es des­de ha­ce mu­cho tiem­po un em­pe­ra­dor que ca­mi­na des­nu­do por la ca­lle. Luis En­ri­que se em­pe­ña en con­ven­cer al mun­do que va ador­na­do con lu­jo­sos pa­ños y Mes­si siem­pre apa­re­ce al res­ca­te pa­ra co­lo­car un ta­pa­rra­bos y evi­tar la ver­güen­za pú­bli­ca. Pe­ro el Ba­rça, no nos en­ga­ñe­mos, va en pe­lo­tas. Sin equi­li­brio, sin jue­go, sin sis­te­ma y fián­do­lo to­do a la ins­pi­ra­ción de los ju­ga­do­res. En San Se­bas­tián se sal­va­ron por­que Ney­mar re­ga­teó a dos y Mes­si en­chu­fó la úni­ca que tu­vo, por­que el ár­bi­tro fue un ami­go y por­que a la Real le fal­tó la suer­te que tu­vo en ex­ce­so en an­te­rio­res par­ti­dos. Pe­ro va­mos, que el Ba­rça es­tá he­cho una rui­na a seis días de un Clá­si­co an­te un Ma­drid que va a lle­gar al Camp Nou con seis pun­tos de ven­ta­ja es un he­cho con­tras­ta­do. Pe­ro mien­tras el téc­ni­co as­tu­riano si­ga de­fen­dien­do que tie­ne la me­jor plan­ti­lla del mun­do y que ca­da tropezón la­men­ta­ble me­re­ce un “no­ta­ble al­to” las co­sas se­gui­rán igual.

El me­neo de la Real al Bar­ce­lo­na tu­vo ins­tan­tes san­gran­tes. La pri­me­ra par­te fue una de las peo­res ac­tua­cio­nes que se le re­cuer­dan al equi­po ca­ta­lán, que fue un ab­so­lu­to gui­ña­po en ma­nos de una Real So­cie­dad me­jor plan­ta­da, ale­gre, ofen­si­va y mo­ti­va­da.

Que el pri­mer ac­to aca­ba­ra em­pa­te a ce­ro ya fue pa­ra que Luis En­ri­que se fue­ra en bi­ci­cle­ta, des­de San Se­bas­tián pe­re­gri­nan­do a Mon­tse­rrat en se­ñal de agra­de­ci­mien­to. Pe­ro es que la co­sa pu­do ser peor, Al­ba y Pi­qué lle­ga­ron a pe­dir el cam­bio por sen­dos gol­pes, que, de mo­men­to, no fue­ron a más. Pe­ro el cen­tral ca­ta­lán ju­gó to­do el par­ti­do mer­ma­do. Aguan­tó por­que es de los po­cos que tie­ne cier­ta ver­güen­za en es­te equi­po y no se fue del cam­po por­que de­bió mi­rar al ban­qui­llo y ver la ca­ra de pá­ni­co de su téc­ni­co y la de Mar­lon, mi­rán­do­se a los ojos co­mo si fue­ran los gru­me­tes del Ti­ta­nic con el agua has­ta las ro­di­llas.

La Real lo­gró su me­re­ci­do pre­mio en for­ma de gol a los sie­te mi­nu­tos de la se­gun­da par­te gra­cias a Wi­llian Jo­sé, pe­ro un gol­pe de ge­nia­li­dad de Ney­mar per­mi­tió a Mes­si em­pa­tar. A par­tir de en­ton­ces, el de­co­ra­do no cam­bió, la Real si­guió me­re­cien­do go­lear y el Ba­rça dan­do gri­ma pa­ra ras­car un em­pa­te mí­se­ro por los dos la­dos. La Real me­re­ció más y el Ba­rça se des­co­se a día que pa­sa ca­mi­nan­do des­nu­do pa­ra to­dos me­nos pa­ra un téc­ni­co que lo fía to­do a Mes­si.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.