Oblak fue una vez más de­ci­si­vo

AS (Aragon) - - Osasuna-atlético De Madrid - MA­NUEL ES­TE­BAN

Nue­va­men­te tu­vo que apa­re­cer Oblak pa­ra que el Atlé­ti­co pu­die­ra res­pi­rar en Pamplona. El por­te­ro es­lo­veno vol­vió a ha­cer uno de sus ‘mi­la­gros’ ha­bi­tua­les pa­ran­do un pe­nal­ti que hu­bie­ra si­do más que mor­tí­fe­ro pa­ra los in­tere­ses de un con­jun­to que sa­lió lleno de du­das an­te Osa­su­na. Oblak de­mos­tró que aho­ra mis­mo es la pie­za más im­por­tan­te que tie­ne Si­meo­ne y da es­ta­bi­li­dad y tran­qui­li­dad a una de­fen­sa que tie­ne más du­das de las ha­bi­tua­les. Sue­le apa­re­cer en los mo­men­tos opor­tu­nos y es de­ci­si­vo pa­ra su equi­po. Lue­go lle­ga­ron los go­les, pe­ro to­da­vía es­tá la sen­sa­ción de que es­te Atlé­ti­co tie­ne mu­cho ca­mino por an­dar pa­ra re­en­con­trar­se con el cho­lis­mo. Pe­ro lo im­po­tan­te era lle­var­se los tres pun­tos y el equi­po ma­dri­le­ño lo lo­gró.

El otro fac­tor po­si­ti­vo es que Ga­mei­ro es­tá ex­plo­tan­do su ve­lo­ci­dad en los me­tros fi­na­les. Qui­zá des­de el ban­qui­llo se de­ben plan­tear me­nos ti­qui-ta­ca en el cen­tro del cam­po y más bus­car es­pa­cios co­mo hi­zo Co­rrea en la ma­ra­vi­llo­sa asis­ten­cia al de­lan­te­ro fran­cés. El que lu­cha, ba­ta­lla, tra­ba­ja y es un cu­rran­te de to­mo y lo­mo es Griez­mann. Se po­ne el mono de fae­na y siem­pre es­tá en el si­tio ade­cua­do pa­ra ayu­dar a sus com­pa­ñe­ros ne­ce­si­ta­dos. Echo en fal­ta que el pun­ta ga­lo sa­que más el li­bro de sus ge­nia­li­da­des. Y el que si­gue en lí­nea as­cen­den­te es Ca­rras­co. Sa­lió y en­chu­fó otro gol. Un ju­ga­dor que aún ni él mis­mo co­no­ce dón­de tie­ne su lí­mi­te. El Atle­ti pue­de res­pi­rar y afron­tar la Co­pa con las má­xi­mas garantías. Ayer ga­nó un par­ti­do cla­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.