El Atle­ti de siem­pre

AS (Aragon) - - Osasuna-atlético De Madrid Atlético De Madrid -

Tra­ba­ja­da. El Atlé­ti­co se lle­vó tres pun­tos de oro en su vi­si­ta a Pamplona, en un feu­do com­pli­ca­do, an­te un ri­val ne­ce­si­ta­do co­mo Osa­su­na. Tres pun­tos que de­vuel­ven al equi­po ro­ji­blan­co a la nor­ma­li­dad en el cam­peo­na­to li­gue­ro tras las de­rro­tas fren­te a Real So­cie­dad y Real Ma­drid. El equi­po ro­ji­blan­co no co­men­zó bien el en­cuen­tro, es­tu­vo in­de­ci­so y Oblak sal­vó al con­jun­to ma­dri­le­ño pa­ran­do un pe­nal­ti. A par­tir de ese mo­men­to, el Atlé­ti­co fue otro, se fue ha­cia arri­ba, mar­có Go­dín, tam­bién lo hi­zo Ga­mei­ro y el en­cuen­tro ya fue pa­ra el equi­po de Si­meo­ne. No ju­gó el Atle­ti un gran par­ti­do, pe­ro sí fue un equi­po muy re­co­no­ci­ble a par­tir de que Oblak tu­vie­ra esa ac­ción de­ci­si­va. Un equi­po com­pli­ca­do de ba­tir, que ofre­ció po­cas fa­ci­li­da­des a su ri­val, com­pac­to, muy jun­tos to­dos y con mu­cha ve­lo­ci­dad a la con­tra. El Atle­ti de siem­pre.

Tia­go. El por­tu­gués le da otro em­pa­que al equi­po, otro ai­re... A lo me­jor no es­tá pa­ra ju­gar to­dos los par­ti­dos ni to­dos los mi­nu­tos, pe­ro aho­ra mis­mo es un fut­bo­lis­ta im­pres­cin­di­ble en es­te equi­po. Ha­brá en­cuen­tros don­de el Atlé­ti­co ne­ce­si­ta­rá ju­gar más a la ofen­si­va, bus­car un fút­bol más ela­bo­ra­do, pe­ro en es­tos mo­men­tos Tia­go le da un plus a los su­yos. Ga­bi es­tá muy a gus­to con Tia­go a su la­do, la de­fen­sa lo agra­de­ce. Lue­go, arri­ba, el Atlé­ti­co tie­ne ju­ga­do­res de mu­cha ca­li­dad que pue­den de­fi­nir en una ac­ción, en un chis­pa­zo, co­mo su­ce­dió ayer. Pe­ro el equi­po no pue­de con­ce­der fa­ci­li­da­des atrás co­mo en an­te­rio­res par­ti­dos.

Ga­mei­ro. Ya ha con­se­gui­do seis go­les en Li­ga y uno en

Cham­pions. Es cier­to que a ve­ces fa­lla mu­cho, pe­ro tam­bién que lo in­ten­ta una y otra vez y su ve­lo­ci­dad ha­ce da­ño a las de­fen­sas ri­va­les. Ga­mei­ro ten­drá que ren­dir mu­cho más en la se­gun­da par­te de la tem­po­ra­da, una vez aco­pla­do a la ciu­dad y al equi­po. Tam­bién mar­có

Ca­rras­co, que lle­va ocho go­les (seis en el cam­peo­na­to más dos den Cham­pions). El bel­ga fue le­tal. Griez­mann no mar­có, pe­ro es­tu­vo en to­das. El fran­cés ha mar­ca­do nue­ve go­les (tam­bién seis en el tor­neo de la re­gu­la­ri­dad y tres en com­pe­ti­ción eu­ro­pea). En­tre los tres lle­van mu­chos go­les.

Los pe­nal­tis. El Atlé­ti­co ga­nó con un pe­nal­ti en con­tra (muy cla­ro) y con dos que

Ma­teu Lahoz no se­ña­ló a fa­vor del equi­po de Si­meo­ne. En las an­te­rio­res jor­na­das, al Atlé­ti­co le pe­na­li­za­ron con tres. An­te la Real So­cie­dad pa­re­cie­ron cla­ros los dos y el del der­bi es muy du­do­so, por de­cir­lo de una ma­ne­ra cor­tés y edu­ca­da. En el Atlé­ti­co y en­tre su afi­ción exis­te ma­les­tar en es­te sen­ti­do. Ma­teu per­ju­di­có al Atle­ti con su par­ti­cu­lar ma­ne­ra de pi­tar. No co­rren bue­nos tiem­pos en el Atlé­ti­co con el te­ma ar­bi­tral. A otros equi­pos les va me­jor.

La se­ma­na. El Atlé­ti­co re­cu­pe­ra la tran­qui­li­dad y afron­ta el par­ti­do co­pe­ro an­te el Gui­jue­lo, don­de el Cho­lo tie­ne que dar mi­nu­tos a los me­nos ha­bi­tua­les. Y lue­go es­pe­ra el Es­pan­yol en la se­ma­na del Clá­si­co. Hay que ga­nar y es­pe­rar. De mo­men­to, el Atle­ti se ase­me­jó al de siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.