Des­nu­dar a un san­to pa­ra ves­tir a otro

El tras­la­do de Jo­sé En­ri­que al cen­tro no so­lu­cio­na na­da, por­que Ca­sa­do es un agu­je­ro en el la­te­ral iz­quier­do

AS (Aragon) - - Real Zaragoza -

Ag­né pres­cin­dió de Bag­nack fren­te al Reus, pe­ro el pro­ble­ma fue pa­re­ci­do, por­que la po­si­ción cen­tral de Jo­sé En­ri­que de­jó to­tal­men­te des­guar­ne­ci­do el flan­co iz­quier­do. La úni­ca so­lu­ción es fi­char en enero. No que­da otra.

Una derrota fue­ra y un em­pa­te en ca­sa. Raúl Ag­né ha em­peo­ra­do sus nú­me­ros en el Real Za­ra­go­za en las dos úl­ti­mas jor­na­das, des­pués de un no­ta­ble co­mien­zo de ci­clo en el ban­qui­llo de La

Ro­ma­re­da, con dos vic­to­rias en ca­sa (Al­me­ría y Mi­ran­dés) y una igua­la­da en­tre me­dio en

Pal­ma de Ma­llor­ca. El equi­po ara­go­nés per­dió en Ge­ta­fe su po­si­ción de pla­yoff y el sá­ba­do por la no­che no pu­do reha­cer­se fren­te al Reus. Es más, fut­bo­lís­ti­ca­men­te, cua­jó el peor par­ti­do des­de que Ag­né re­le­vó a Mi­lla. No tu­vo fút­bol en el me­dio, don­de Za­pa­ter es­tá ca­da vez más des­apa­re­ci­do —

Folch le ga­nó la par­ti­da en los dos go­les—, y vol­vió a co­me­ter dos gra­ví­si­mos erro­res en de­fen­sa que le pu­die­ron cos­tar to­da­vía más ca­ros, si no apa­re­ce Don­gou.

Ag­né pres­cin­dió al fi­nal del ca­me­ru­nés Bag­nack, blan­co de to­das las crí­ti­cas tras su im­pru­den­cia con Jorge Molina en

Ge­ta­fe, y tras­la­dó a Jo­sé En­ri­que al cen­tro de la de­fen­sa, dan­do en­tra­da a Ca­sa­do en el la­te­ral iz­quier­do. Y el re­sul­ta­do fue pa­re­ci­do, por­que Ca­sa­do es un agu­je­ro en su cos­ta­do. Y por su agu­je­ro lle­ga­ron pre­ci­sa­men­te los dos go­les del Reus, que du­ran­te mu­chas fa­ses del par­ti­do fue su­pe­rior al Za­ra­go­za. Le ju­gó sin nin­gún com­ple­jo, su­po sem­brar de obs­tácu­los el te­rreno a Ca­ni, y ex­plo­tó, co­mo han ve­ni­do ha­cien­do tam­bién otros ri­va­les, la de­bi­li­dad de Ca­sa­do. A fal­ta del le­sio­na­do Mar­ce­lo Sil­va y con el ru­mano Po­pa en la ram­pa de sa­li­da pa­ra una ce­sión en el mer­ca­do in­ver­nal por su in­adap­ta­ción, lo que ocu­rrió fren­te al Reus es que se des­vis­tió un san­to pa­ra ves­tir a otro y, cla­ro, el pro­ble­ma fue el mis­mo que el de Ge­ta­fe. Ya su­ce­dió en la eta­pa de

Luis Mi­lla, cuan­do con Isaac y Ca­sa­do en los la­te­ra­les, el Za­ra­go­za se des­co­sía por sus flan­cos de­fen­si­vos. A la que fal­ta uno de los za­gue­ros ti­tu­la­res, el equi­po es de una vul­ne­ra­bi­li­dad te­rri­ble, lo que com­pro­me­te se­ria­men­te sus as­pi­ra­cio­nes de as­cen­so, sal­vo que se le pue­da po­ner re­me­dio en enero.

Aho­ra mis­mo el Real Za­ra­go­za tie­ne que vol­ver a ha­cer ma­la­ba­ris­mos fi­nan­cie­ros pa­ra po­der acu­dir al mer­ca­do de in­vierno, pe­ro es­tá de­ci­di­do a ha­cer­lo. No tie­ne más re­me­dio. No le que­da otra al­ter­na­ti­va. Fut­bo­lis­tas co­mo Erik

Mo­rán, que ha per­di­do mu­cho pro­ta­go­nis­mo con Ag­né y que tie­ne cier­to car­tel en Se­gun­da

Di­vi­sión, y los de­fen­sas Po­pa o Bag­nack es­tán en to­das las qui­nie­las pa­ra aban­do­nar el club ara­go­nés den­tro de cin­co o seis se­ma­nas y de­jar hue­co en la plan­ti­lla y mar­gen sa­la­rial pa­ra po­der fi­char a un cen­tral de garantías y a un me­dio­cen­tro que ele­ven las pres­ta­cio­nes de­fen­si­vas y crea­ti­vas del equi­po.

Ag­né ha me­jo­ra­do mu­chas co­sas en el Za­ra­go­za y ha re­cu­pe­ra­do a me­dia do­ce­na de ju­ga­do­res pa­ra la cau­sa, pe­ro la es­ca­sa sol­ven­cia de los re­ser­vas en la úl­ti­ma lí­nea es ab­so­lu­ta­men­te irre­so­lu­ble. Hay que fi­char. Y acer­tar, so­bre to­do con el cen­tral, por­que mo­ver de si­tio a Jo­sé En­ri­que no sir­ve de na­da, si jue­ga Ca­sa­do de la­te­ral.

Hue­cos Bag­nack, Po­pa y Erik Mo­rán es­tán en la ram­pa de sa­li­da pa­ra enero Ob­je­ti­vos El Za­ra­go­za bus­ca un cen­tral y un me­dio­cen­tro crea­ti­vo

VUL­NE­RA­BLE. Ca­sa­do, re­le­vo de Bag­nack, no fue ca­paz de afian­zar su la­te­ral fren­te al Reus.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.