“Lo­grar lo mis­mo que mi pa­dre es in­creí­ble”

Ros­berg se lle­vó el tí­tu­lo tras una ca­rre­ra muy di­fí­cil: “Las sen­sa­cio­nes ahí fue­ra es­pe­ro no vol­ver a vi­vir­las en un tiem­po. No sé có­mo he po­di­do aguan­tar las úl­ti­mas vuel­tas”

AS (Aragon) - - Fórmula 1 - —M. F.

—¿Có­mo se sien­te?

—Lo úni­co que quie­ro ha­cer es dar­le la vic­to­ria a mi mu­jer por to­do el apo­yo que me da, y a mi hi­ja Alaïa, tam­bién mu­chas gra­cias a mi ma­dre, tam­bién ten­go ga­nas de ver a mi pa­dre y a to­da la fa­mi­lia. Ten­go que dar las gra­cias a to­dos los de­más. La verdad es que po­der lo­grar lo que ha lo­gra­do mi pa­dre es in­creí­ble… Es­toy real­men­te emo­cio­na­do.

—¿Có­mo ha vi­vi­do la ca­rre­ra?

—Ha si­do una ca­rre­ra muy di­ver­ti­da, la más di­ver­ti­da con Vet­tel y Ver­tap­pen que no pa­ra­ban de acer­car­se a mí. No sé có­mo he po­di­do aguan­tar esas úl­ti­mas vuel­tas, real­men­te es­ta­ba muy emo­cio­na­do cuan­do me han di­cho que era cam­peón.

—Ha ga­na­do a Ha­mil­ton…

—Tam­bién quie­ro dar la en­ho­ra­bue­na a Le­wis, por­que ha he­cho una tem­po­ra­da muy bue­na, siem­pre ha si­do muy rá­pi­do. Mu­chas gra­cias por­que ha si­do muy di­fí­cil de ba­tir.

—El ade­lan­ta­mien­to a Vers­tap­pen, in­creí­ble…

—Las sen­sa­cio­nes ahí fue­ra con la lu­cha con Max… es­pe­ro no vol­ver a vi­vir­las en un tiem­po, la verdad. Lue­go, al fi­nal, te­nía to­da la pre­sión, Le­wis es­ta­ba de­lan­te y ha si­do muy du­ro. Creo que ha si­do una lo­cu­ra, era tan in­ten­so que to­da­vía voy a ne­ce­si­tar tiem­po pa­ra di­ge­rir­lo to­do. En esas úl­ti­mas vuel­tas del fi­nal es­ta­ban ellos dos por de­trás. Si per­día al­go de po­si­ción, se aca­ba­ba to­do, no ten­go pa­la­bras.

—¿Qué le ha pa­re­ci­do la es­tra­te­gia de Ha­mil­ton y que des­obe­de­cie­ra las ór­de­nes?

—Se pue­de en­ten­der que la pers­pec­ti­va del equi­po es una, y la de Le­wis otra, ya es­tá.

—¿Có­mo ha con­se­gui­do ges­tio­nar la pre­sión?

—Es verdad que no he si­do muy trans­pa­ren­te es­te fin de se­ma­na. He te­ni­do que pro­te­ger­me un po­co del mun­do de los me­dios, por­que es un mun­do muy in­ten­so. Pe­ro sin­ce­ra­men­te he te­ni­do mu­chos mo­men­tos en los que no he dis­fru­ta­do na­da de na­da, in­clu­so en la ca­rre­ra, con Vers­tap­pen al prin­ci­pio y al fi­nal… No ha si­do na­da bo­ni­to.

—¿Pu­do dor­mir la no­che an­tes?

—Con­se­guí dor­mir ayer un par de ho­ras. No sa­bía có­mo iba a fun­cio­nar, pe­ro al fi­nal ha ido bien.

—¿Le ha fun­cio­na­do lo de ‘ca­rre­ra a ca­rre­ra’?

—Creo que sí, se­gu­ro que ha si­do una de las cla­ves, es por ello que es­toy aquí. Ca­da uno lo ha­ce a su ma­ne­ra, a mí es­to es lo que me sien­ta me­jor y es lo que me ha ayu­da­do.

—¿Ha ha­bi­do al­gún detalle que le ha­ya ayu­da­do a ga­nar?

—Mu­chos, por ejem­plo ca­da sá­ba­do por la no­che re­ci­bía un men­sa­je de mis pa­dres con un signo de ex­cla­ma­ción di­cién­do­me, ‘¡ven­ga, a por la ca­rre­ra!’ Y hoy has­ta el in­ge­nie­ro que te­nía con diez años me es­cri­bió, y to­dos los re­cuer­dos, la his­to­ria, la mo­ti­va­ción, to­do lle­ga has­ta el mo­men­to del éxi­to de aho­ra.

Quie­ro dar la en­ho­ra­bue­na a Ha­mil­ton por­que ha he­cho una tem­po­ra­da muy bue­na” He te­ni­do mu­chos mo­men­tos en los que no he dis­fru­ta­do na­da”

EMO­CIÓN. Tras la ten­sión su­fri­da en la ca­rre­ra, Ros­berg ha dis­fru­ta­do con su equi­po y su fa­mi­lia de la ce­le­bra­ción del tí­tu­lo mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.