El mi­llo­na­rio que pu­do con Schu­ma­cher y Ha­mil­ton

Ros­berg ha com­par­ti­do equi­po con am­bos pi­lo­tos

AS (Aragon) - - Fórmula 1 -

Se reía, se ríe mu­cho Ni­co Ros­berg ca­si siem­pre. Y más aho­ra. La pre­gun­ta era so­bre esa le­yen­da ali­men­ta­da por al­gún ri­val de ori­gen hu­mil­de de que los ri­cos no sa­ben ga­nar. “Ya lo ve­rás”, me di­jo. Y se­gui­mos ha­blan­do de una fies­ta en Ibi­za que te­nía pre­vis­to mon­tar des­pués de lo­grar su pri­mer tí­tu­lo. “Aun­que no ga­ne la va­mos a ha­cer”, re­pe­tía el rubio. Es lo bueno de ha­cer las co­sas cuan­do quie­res, có­mo y por la ra­zón que te dé la ga­na. Mi­llo­na­rio des­de ni­ño, ale­mán de Mó­na­co y Fin­lan­dia, hi­jo de cam­peón del mun­do, un mu­cha­cho es­pe­cial des­ti­na­do a lo­grar co­sas es­pe­cia­les co­mo ser cam­peón de F-1. Y lo ha con­se­gui­do… ca­rre­ra a ca­rre­ra.

Na­ció en Wies­ba­den ha­ce 31 años, se mon­tó por pri­me­ra vez en un kart en las ca­lles de Mon­te­car­lo con dos y po­co a po­co lle­gó a la F-1 don­de de­bu­tó con Wi­lliams en 2006, equi­po con el que Ke­ke con­si­guió el tí­tu­lo. Y en la es­cu­de­ría de Sir Frank fue se­gun­do en Sin­ga­pur 2008, al la­do de Alonso en aque­lla ca­rre­ra de la po­lé­mi­ca.

Su gran opor­tu­ni­dad lle­gó a par­tir de 2010 y tam­bién su re­to más im­por­tan­te: en­fren­tar­se al me­jor de siem­pre pa­ra la es­ta­dís­ti­ca. Ni­co ha­cía equi­po en Mer­ce­des con Mi­chael Schu­ma­cher. Y tras un par de años de tran­si­ción lle­gó su pri­me­ra vic­to­ria: GP de Chi­na. Hu­bo quien pen­só en una ca­sua­li­dad. Pe­ro al año si­guien­te ga­nó en las ca­lles del Prin­ci­pa­do y en Inglaterra, cir­cui­tos de pi­lo­to. Pa­ra 2014, el Mer­ce­des es­ta­ba lis­to pa­ra lu­char por el cam­peo­na­to. Pe­ro con Schu­ma­cher ya re­ti­ra­do del to­do el si­guien­te desafío tam­bién te­nía nom­bre de le­yen­da: Le­wis Ha­mil­ton. Y el bri­tá­ni­co, ami­go de in­fan­cia, com­pa­ñe­ro de equi­po de kár­ting ha­bía po­di­do con Ni­co en los dos úl­ti­mos años. El ale­mán ha si­do sub­cam­peón en 2014 y 2015.

Ros­berg pu­do con Schu­ma­cher y ha po­di­do con Ha­mil­ton. In­clu­so uti­li­zan­do la gue­rra psi­co­ló­gi­ca que tan buen re­sul­ta­do le ha­bía da­do al in­glés. Y apro­ve­chan­do to­das sus vir­tu­des. Cuan­do Le­wis se que­jó de que Wolff y Lau­da es­ta­ban del la­do del ger­mano lle­gó a de­cir que ten­dría que apren­der ale­mán pa­ra co­mu­ni­car­se me­jor con los je­fes. “Que ten­ga suer­te, ya lo in­ten­tó con el es­pa­ñol y el ita­liano y…”, de­cla­ró el po­lí­glo­ta Ni­co: es­pa­ñol, ita­liano, fin­lan­dés, fran­cés, in­glés y ale­mán. “Y al­go de ja­po­nés”, di­ce.

Pe­ro so­bre to­do sa­be pi­lo­tar. “Cui­da­do, es muy bueno tam­bién Ni­co”, nos di­jo Alonso en el peor mo­men­to del ale­mán el pa­sa­do año. Y en 2016 se ha sa­li­do: vic­to­rias en Aus­tra­lia, Bah­réin, Chi­na, Ru­sia, Ba­kú, Bél­gi­ca, Ita­lia, Sin­ga­pur y Ja­pón. Y ha te­ni­do que es­pe­rar a Abu Dha­bi pa­ra de­mos­trar que los ri­cos tam­bién sa­ben ga­nar. Que ade­más de a Schu­ma­cher ha po­di­do de­rro­tar a Ha­mil­ton y pen­san­do en que las fies­tas de Ibi­za sa­ben me­jor cuan­do se ce­le­bra la vic­to­ria. Fe­li­ci­da­des Ni­co. Ya nos di­rás día y ho­ra…

Le­wis Ami­gos de la in­fan­cia y com­pa­ñe­ros de kár­ting, lle­van cua­tro años jun­tos

RE­TO. En 2010, Ros­berg se fue de Wi­lliams a Mer­ce­des don­de tu­vo a Schu­ma­cher de com­pa­ñe­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.