Pa­tri­cia Gar­cía “Cum­pli­mos nues­tros sue­ños a ba­se de ga­rra”

AS (Aragon) - - Más Deporte - JUAN­MA BELLÓN LA EN­TRE­VIS­TA

Pa­tri­cia Gar­cía (Ma­drid, 1989) es una de las ju­ga­do­ras más co­no­ci­das de la Se­lec­ción fe­me­ni­na de rugby, que el sá­ba­do lo­gró una his­tó­ri­ca cla­si­fi­ca­ción pa­ra el Mun­dial tras ga­nar a Es­co­cia. La aper­tu­ra hi­zo uno de los en­sa­yos de las Leo­nas, que vi­vie­ron en Ma­drid su gran día.

Se ju­ga­ban la vi­da con­tra Es­co­cia, ¿có­mo vi­vió el equi­po las ho­ras pre­vias? —Ve­lan­do ar­mas. Ha­bía­mos tra­ba­ja­do emo­cio­nal y men­tal­men­te el par­ti­do con el psi­có­lo­go, có­mo ges­tio­nar la pre­sión y los fac­to­res que de­pen­dían de no­so­tros. ¡Te­nía­mos que aguan­tar los ner­vios! Sa­bes que lle­gan ins­tan­tes de ga­rra y es­tas desean­do que sue­ne el pi­ti­do.

—¿Ha­cen las Leo­nas al­gún ri­tual es­pe­cial?

—En el ca­len­ta­mien­to, la ca­pi­ta­na Aroa Gon­zá­lez nos da la char­la y es un mo­men­to muy pa­sio­nal. Nos jun­ta­mos en co­rro, nos aga­rra­mos con fuer­za y nos pi­dió: “¡Ce­rrad los ojos y vi­sua­li­zad una ac­ción de pla­ca­je! ¡Muy fuer­te! ¡Es una opor­tu­ni­dad pa­ra no­so­tras y pa­ra el rugby es­pa­ñol!”. Esas pa­la­bras de áni­mo y co­ra­je ya te en­chu­fan to­do el par­ti­do.

—Y cuan­do so­nó ese pi­ti­do...

—Sa­li­mos a to­pe. Te­nía­mos ga­nas de im­po­ner nues­tro jue­go y man­te­ner nues­tra de­fen­sa so­bre­sa­lien­te. Ano­ta­mos tem­prano y eso nos dio más con­trol del te­rri­to­rio. El jue­go es­ta­ba muy ten­so e íba­mos al pla­ca­je con to­do. Pe­ro sin ma­los ges­tos. Te­ne­mos res­pe­to mu­tuo, por­que los va­lo­res del rugby se im­po­nen in­clu­so en mo­men­tos tan ex­tre­mos, con una cla­si­fi­ca­ción mun­dial en jue­go.

—La llu­via dio un to­que épi­co.

—Es cier­to. El ba­rro te ha­ce re­tor­nar a los orí­ge­nes del rugby y es muy bo­ni­to. Afec­ta a la par­te téc­ni­ca, pe­ro tam­bién hay una es­tra­te­gia di­fe­ren­te. El ba­lón es­tá mo­ja­do, el cam­po más pe­sa­do, hay que ju­gar más cer­ca, al pie. El ba­lón no vue­la tan rá­pi­do. Hay que adap­tar­se y... Lo hi­ci­mos muy bien.

—Y 3.500 es­pec­ta­do­res en el Cen­tral. Bue­na en­tra­da.

—Sí. Fue in­creí­ble que vi­nie­se gen­te de to­da Es­pa­ña, del Nor­te, del Sur, de Ma­drid… ¡Y no pa­ra­ba de llo­ver! Es una se­ñal de que el rugby es­tá cre­cien­do.

—¿Có­mo man­tie­ne el equi­po la cal­ma du­ran­te 80 mi­nu­tos?

—Nos re­pe­ti­mos: “¡Ta­rea, ta­rea, ta­rea!”. Nos con­cen­tra­mos ca­da una en nues­tra la­bor. Re­ma­mos en la mis­ma di­rec­ción.

—Y lo con­si­guie­ron. So­nó el pi­ti­do fi­nal, ¿qué hi­zo?

—-Es un es­ta­lli­do de emo­ción. Di­ces: “Aho­ra sí, ya es­tá”. Te re­la­jas, dis­fru­tas, son­ríes y te abra­zas con tus com­pa­ñe­ras. Es un mo­men­to in­des­crip­ti­ble.

—¿Aca­bó muy ma­gu­lla­da?

—¡Lo jus­to! (Se ríe). Es­to es un de­por­te de con­tac­to. La pre­pa­ra­ción fí­si­ca es cru­cial y es­ta­mos pre­pa­ra­das mus­cu­lar­men­te pa­ra so­por­tar los cho­ques. Aun­que sí que sa­len mo­ra­to­nes y ma­gu­lla­du­ras...

—Qué di­je­ron en el ves­tua­rio.

—Es­tu­vi­mos po­co, por­que nos dis­per­sa­mos en­tre to­da la gen­te, con la afi­ción. Fir­ma­mos un mon­tón de au­tó­gra­fos a ni­ños pe­que­ños, fo­tos... Ahí sí se no­ta que se nos co­no­ce más. Y rá­pi­da­men­te nos du­cha­mos por­que las es­co­ce­sas co­gían el avión de tar­de-no­che y que­ría­mos com­par­tir el Ter­cer Tiem­po.

—El Ter­cer Tiem­po, esa fies­ta que no se per­do­na...

—Eso nun­ca. Lo ha­ce­mos en una zo­na que ha­bi­li­tan en el Cen­tral. Ha­bla­mos con la ár­bi­tro fran­ce­sa. Nos di­jo que fue un cho­que bo­ni­to de pi­tar, lim­pio y de buen jue­go. A las es­co­ce­sas las con­so­la­mos. Es un mo­men­to de ca­ma­ra­de­ría. Be­bi­mos re­fres­cos, es­ta se­ma­na to­ca Du­bái.

—En­ton­ces, ¿cuál es el se­cre­to de es­te equi­po?

—El se­cre­to es que te­ne­mos un sue­ño co­mún que, pe­se al con­tex­to y las di­fi­cul­ta­des, sa­ca ade­lan­te to­do a ba­se de ga­rra. La Fe­de­ra­ción atra­vie­sa una cri­sis y no po­de­mos per­mi­tir­nos co­sas que ha­cen otros equi­pos.

—¿Ve que sus com­pa­ñe­ras ha­cen un es­fuer­zo es­pe­cial?

—Sí. Hay dos per­fi­les. Las de

se­ven es­ta­mos más pro­fe­sio­na­li­za­das por­que te­ne­mos las be­cas ADO. Pe­ro las de XV no se pue­den de­di­car al 100% al rugby. Por ejem­plo, Aroa tra­ba­ja y pi­de va­ca­cio­nes pa­ra ju­gar.

—Ha­ga ba­lan­ce de 2016.

—No po­día ser me­jor pa­ra el rugby es­pa­ñol. Es un mo­men­to dul­ce. Los dos equi­pos en los Jue­gos, Al­ham­bra Nie­vas, la me­jor ár­bi­tro del mun­do. Cam­peo­nas de Eu­ro­pa, al Mun­dial...

Ten­sión “Íba­mos al pla­ca­je con to­do, pe­ro pre­ser­van­do los va­lo­res del de­por­te” En­sue­ño “Es­te 2016 no ha po­di­do ser me­jor pa­ra el rugby es­pa­ñol”

APER­TU­RA. Pa­tri­cia Gar­cía, al día si­guien­te de la cla­si­fi­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.