El te­nis sal­da su deu­da con Ar­gen­ti­na y Del Po­tro

El re­su­ci­ta­do re­mon­tó un 2-0 y Del­bo­nis re­ma­tó a Kar­lo­vic

AS (Aragon) - - Más Deporte - JE­SÚS MÍNGUEZ LA CRÓNICA BA­LAN­CE DE TÍ­TU­LOS

Tras cua­tro fi­na­les per­di­das, pri­me­ra En­sa­la­de­ra pa­ra Ar­gen­ti­na, que lle­gó al do­min­go per­dien­do 2-1. Del­po aguan­tó a Ci­lic y Del­bo­nis no se arru­gó.

Ar­gen­ti­na exor­ci­zó a sus fan­tas­mas. Los es­pan­tó en el Are­na de Za­greb con Juan Mar­tín del Po­tro co­mo hé­roe y un Fe­de Del­bo­nis que se ele­vó al al­tar de su de­por­te. Tras cua­tro fi­na­les per­di­das, el país que más ve­ces ha­bía lle­ga­do a la ori­lla pa­ra aho­gar­se, sa­lió a flo­te fren­te a Croa­cia y al­zó su pri­me­ra En­sa­la­de­ra. La que no pu­die­ron dis­fru­tar Vi­las, Clerc, Co­ria, Nal­ban­dián, Gau­dio... La Co­pa Da­vis era una asig­na­tu­ra pen­dien­te. El Mun­dial de te­nis era ca­si una cues­tión de Es­ta­do.

Del­po, que aca­bó con el de­do me­ñi­que de su mano iz­quer­da ro­to por un bo­la­zo, man­tu­vo, pe­se al 2-1 con el que sa­lió, la fe que le ha he­cho su­bir du­ran­te el año más de 1.000 pues­tos en el rán­king ATP (tres ope­ra­cio­nes su­frió en su mu­ñe­ca de­re­cha), y le­van­tó dos sets a Ma­rin Ci­lic.

Tras cua­tro ho­ras y 53 mi­nu­tos de ba­ta­lla, de aguan­tar los sa­ques (34 aces) y la agre­si­vi­dad del croa­ta ma­te­ria­li­za­da en ma­ra­vi­llo­sos re­ve­ses pa­ra­le­los (45 win­ners), el lí­der al­bi­ce­les­te se des­hi­zo an­te los mi­cró­fo­nos. “¡I did it!”, “¡Lo hi­ce!”, di­jo mien­tras llo­ra­ba y se lle­va­ba la mano al co­ra­zón. Ha­bía tum­ba­do al nú­me­ro seis del mun­do, de­lan­te de su gen­te y con el mar­ca­dor y la pre­sión en con­tra, por 6-7 (4), 2-6, 7-5, 6-4 y 6-3. Só­lo dos ve­ces se ha­bía re­mon­ta­do un 2-1 en una fi­nal, Ru­sia en 2002 y Ser­bia en 2010.

“Es­toy aho­ga­do. Co­rrí mu­cho, ten­go las pier­nas aca­lam­bra­das, me que­bré el de­do y lo ten­go mo­ra­do, pe­ro sir­vió pa­ra ga­nar”, re­su­mió el de Tan­dil. El tó­tem que un día ca­yó por las le­sio­nes (cam­peón del US Open 2009) ha­bía con­se­gui­do otra vez aglu­ti­nar a su al­re­de­dor a to­do un país con su me­da­lla de pla­ta en Río y su vic­to­ria con­tra Andy Mu­rray en se­mi­fi­na­les. Su his­to­ria me­re­cía un buen epí­lo­go.

Diego Ar­man­do Ma­ra­do­na se des­ga­ñi­ta­ba en la gra­da mien­tras agi­ta­ba la ra­que­ta que le ha­bía re­ga­la­do Del Po­tro. Ar­gen­ti­na, que se ha­bía pre­sen­ta­do en la fi­nal tras ga­nar las tres eli­mi­na­to­rias pre­vias fue­ra, es­ta­ba a pun­to de con­su­mar el mi­la­gro.

Kar­lo­vic.

To­do que­da­ba en ma­nos del gi­gan­te Ivo Kar­lo­vic (2,11 m), cam­peón en 2005, la úni­ca vez que Croa­cia con­quis­tó la Da­vis, y Fe­de Del­bo­nis. En­ton­ces el Gor­do, un ju­ga­dor zur­do que aho­ra es 41º del mun­do y só­lo con­ta­bi­li­za dos tí­tu­los en su pal­ma­rés (Sao Pau­lo 2014 y Ma­rra­kech 2016) no se arru­gó mien­tras el ve­te­rano de Za­greb (37 años, 20º) sí se en­co­gía. Una de­re­cha lar­ga del croa­ta sig­ni­fi­có el 6-3, 6-4 y 6-2. Y lle­gó la ex­plo­sión. Una pi­ña so­bre la pis­ta en­ci­ma de Del­bo­nis sig­ni­fi­có el fin de una deu­da que el te­nis man­te­nía con Ar­gen­ti­na. Era el día de Del­bo­nis. Pe­ro, so­bre to­do, fue el gran día de Del Po­tro. De la fe. Del co­ra­zón. Adiós, fan­tas­mas.

UNA PI­ÑA. Kar­lo­vic ti­ró una de­re­cha fue­ra, Del­bo­nis se tum­bó en la pis­ta y to­do el equi­po co­rrió a abra­zar­le. Arri­ba, por fin la En­sa­la­de­ra.

LÍ­DER EN LA GRA­DA. Ma­ra­do­na, con la ra­que­ta de Del Po­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.