El Ba­rça se acuer­da aho­ra de Eu­se­bio

“...EL SE­CRE­TO DE LA FÓRMULA DE LA ‘CO­CA-CO­LA MA­SÍA’. AHO­RA TRA­BA­JA...”

AS (Aragon) - - Tema Del Día - ALFREDO RELAÑO

El par­ti­do con­tra la Real ha de­ja­do ali­caí­do al Ba­rça, jus­to en la semana del Clásico. Su mal par­ti­do, a mer­ced del jue­go bien con­ce­bi­do y desa­rro­lla­do de la Real, aguan­tan­do si­tua­cio­nes de pe­li­gro y bus­cán­do­se la vi­da en ais­la­dos con­tra­ata­ques, fue la con­tra­fi­gu­ra de lo que el Ba­rça fue y que­rría se­guir sien­do. Lo que el Ba­rça fue y que­rría se­guir sien­do lo fue, exac­ta­men­te, la Real, cu­ya idea no es­tu­vo ser­vi­da por jugadores de tan­to ran­go y pre­cio co­mo los que tie­ne el Bar­ce­lo­na, pe­ro sí lo bas­tan­te bue­nos co­mo para, apli­can­do esa fórmula fut­bo­lís­ti­ca ‘ma­de in Ma­sía’ pro­du­cir ca­da semana un fút­bol en­tre bueno y es­tu­pen­do. Al fren­te de to­do eso está un hom­bre, Eu­se­bio Sa­cris­tán, na­tu­ral de La Se­ca, Valladolid. Para el fút­bol, Eu­se­bio a se­cas. Ju­ga­dor del ‘dream team’, per­fec­to in­tér­pre­te del mo­de­lo Cruyff so­bre el cam­po. Lue­go fue en­tre­na­dor en los es­ca­la­fo­nes in­fe­rio­res del Ba­rça has­ta que un mal día le echa­ron. El Se­gun­da A no iba bien, sus jugadores, chi­cos con ín­fu­las de fi­gu­ras, le ha­cían po­co ca­so. El Ba­rça le echó, pe­ro aque­llos chi­cos no en­men­da­ron sus ma­los há­bi­tos y, cues­ta aba­jo en la ro­da­da, aca­ba­ron ba­jan­do a Se­gun­da B. Cuan­do se mar­chó Eu­se­bio no es­ta­ban en po­si­ción de des­cen­so. Su sa­li­da en­va­len­to­nó a los frí­vo­los y la co­sa ya no tu­vo arre­glo. Aho­ra Eu­se­bio re­apa­re­ce en la vi­da del Ba­rça po­nién­do­le en evi­den­cia con su ex­ce­len­te Real. Más de uno, de mil y de cien mil, han de­tec­ta­do que de­trás de esa Real está el ‘con­cep­to Cruyff’, el ‘con­cep­to Guar­dio­la’, el se­cre­to de la fórmula de la ‘Co­ca-co­la Ma­sía’. Aho­ra Eu­se­bio tra­ba­ja con pro­fe­sio­na­les, no con jó­ve­nes en­va­ne­ci­dos re­frac­ta­rios al es­fuer­zo, con co­cha­zo y vi­da de lu­jo sin ha­ber sa­li­do de Se­gun­da. Aho­ra se ve lo que va­lía ese en­tre­na­dor, cu­ya sen­ci­llez na­tu­ral qui­zá sea cau­sa de que su ca­rre­ra va­ya al­go más len­ta de lo que me­re­cie­ra. Le qui­ta­ron del Ba­rça, pe­ro no le pu­die­ron qui­tar lo que apren­dió en el Ba­rça. Y aho­ra se ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.