Fi­del ofre­ció una is­la por cam­biar el béis­bol ‘yan­kee’ por el fút­bol en Cu­ba

AS (Aragon) - - Televisión - MUN­DO FIFA @AS__Ma­ro­to LA FRASE DEL DÍA

Ju­ga­dor de los Je­sui­tas. Fi­del Cas­tro ju­gó al fút­bol de ado­les­cen­te. Le en­se­ñó en 1942 un cu­ra ca­ta­lán, Pedro Pa­blo Fe­rré, en el Co­le­gio Be­lén de la Com­pa­ñía de Jesús. En 1945, Fi­del fue ele­gi­do ‘me­jor atle­ta del cen­tro ca­tó­li­co’. Era un co­le­gio pri­va­do en La Ha­ba­na que tras la Re­vo­lu­ción per­dió esa con­di­ción. El Co­man­dan­te re­cor­dó en una entrevista que “era de­lan­te­ro y co­rría bas­tan­te. El fút­bol me ayu­dó a for­jar la vo­lun­tad y a pro­bar mi re­sis­ten­cia fí­si­ca. Me pro­du­jo sa­tis­fac­ción y au­men­tó mi es­pí­ri­tu de lu­cha”.

Buen pit­cher. Cas­tro si­guió dán­do­le al ba­lón en Sie­rra Maes­tra. “Por las no­ches, tras las es­ca­ra­mu­zas, ju­ga­ba con los com­pa­ñe­ros en un cla­ro del bos­que”. An­tes, en su épo­ca uni­ver­si­ta­ria en La Ha­ba­na, Fi­del tam­bién prac­ti­có el ba­lon­ces­to y el béis­bol, el de­por­te rey en la is­la. “Que­ría ser pit­cher y te­nía buen bra­zo, pe­ro le fal­ta­ba con­trol”, di­jo Mon­te Ir­vin, uno de los beis­bo­lis­tas más cé­le­bres de los mu­chos que ha da­do Cu­ba.

Sin pro­fe­sio­na­les. Tras su as­cen­so al po­der, el Co­man­dan­te Fi­del man­dó pa­rar. Prohi­bió el pro­fe­sio­na­lis­mo en el de­por­te y ce­rró la fuen­te inago­ta­ble de beis­bo­le­ros a las su­per­li­gas nor­te­ame­ri­ca­nas. For­jó cam­peo­nes olím­pi­cos (en­tre los Jue­gos de Ro­ma de 1960 y Río 2016 Cu­ba acu­mu­la 207 me­da­llas, en­tre otras el oro en béis­bol en Bar­ce­lo­na 92 con­quis­ta­do en la fi­nal fren­te a Chi­na) aun­que les im­pi­dió par­ti­ci­par en los Jue­gos de Los Án­ge­les (1984) y Seúl (1988) por mo­ti­vos po­lí­ti­cos.

Un is­lo­te en Cu­ba. Pe­ro a prin­ci­pios de los 90 Fi­del re­nun­ció del béis­bol al con­si­de­rar­lo un de­por­te im­pe­ria­lis­ta y yan­quee. Lo cuen­ta en sus me­mo­rias el fran­cés Guy Roux, mí­ti­co en­tre­na­dor del Au­xe­rre. “Era el año 1993 y es­ta­ba de va­ca­cio­nes en Cu­ba. A las cin­co de la ma­ña­na lla­ma­ron a mi ha­bi­ta­ción. Eran dos mi­li­ta­res. Me di­je­ron que Fi­del que­ría verme. Me lle­va­ron an­te él, en la re­si­den­cia de je­fes de Es­ta­do. Tam­bién es­ta­ba Raúl Cas­tro. Fi­del me di­jo que si en dos años con­se­guía que los jó­ve­nes cam­bia­sen el ba­te por el ba­lón me re­ga­la­ría una is­la. Es­tu­ve ten­ta­do, pe­ro no acep­té”.

Pe­dir asi­lo. Só­lo en lo que al fút­bol se re­fie­re, des­de 2000 han pe­di­do asi­lo po­lí­ti­co 24 jugadores cu­ba­nos, la ma­yo­ría en la Co­pa de Oro. La vez más nu­me­ro­sa, en el año 2008, con ocho fut­bo­lis­tas. La más so­na­da la de Rei­nier Alcántara, que se es­ca­pó del ho­tel tras dis­fra­zar­se de conserje y huir en un ta­xi que no le co­bró la ca­rre­ra y ade­más le in­vi­tó a ce­nar en un McDo­nald’s.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.