Ale­ñá sal­va al ‘ar­ma­rio’

La Co­pa no sir­ve pa­ra le­van­tar la mo­ral del Ba­rça a dos días del Clá­si­co Mainz ade­lan­tó al Hér­cu­les El ju­ve­nil del ‘B’ res­ca­tó al equi­po con un gran gol

AS (Aragon) - - Hércules-barcelona - SANTI GI­MÉ­NEZ RE­MA­TES REPORTAJE GRÁ­FI­CO FI­TO GON­ZÁ­LEZ Y AGENCIAS

Si­guen sin apa­re­cer bro­tes ver­des en el Barcelona que ani­men un po­co el áni­mo cu­lé a dos días del Clá­si­co. El par­ti­do de ida de los dei­ci­sei­sa­vos de Co­pa en­tre el con­jun­to bar­ce­lo­nis­ta y el Hér­cu­les aca­bó con un tris­te em­pa­te a uno pa­ra los ca­ta­la­nes, que úni­ca­men­te pu­die­ron sal­var el ho­nor gra­cias al gol de Car­les Ale­ñá, un ju­ve­nil de 18 años que ya es ti­tu­lar en el B y que es la úl­ti­ma gran es­pe­ran­za de la can­te­ra blau­gra­na.

El par­ti­do se pre­sen­ta­ba des­an­ge­la­do por la ho­ra, por la ex­pe­di­ción que des­pla­zó el Barcelona a Ali­can­te, por los pre­cios y el cli­ma. To­dos es­tos fac­to­res de­ja­ron al es­ta­dio Ri­co Pé­rez en una me­dia en­tra­da. Al­go fa­lla en el plan­tea­mien­to de com­pe­ti­ción de la Co­pa.

Por par­te bar­ce­lo­nis­ta, el en­cuen­tro era una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra reivin­di­car ese fa­mo­so fon­do de ar­ma­rio del que tan­to se ha alar­dea­do. La pro­xi­mi­dad del par­ti­do con­tra el Ma­drid po­día ser­vir de aci­ca­te pa­ra que al­gu­nos fut­bo­lis­tas die­ran un pa­so al fren­te y tra­ta­ran, por lo me­nos, de crear cier­ta du­da en un en­tre­na­dor que pa­re­ce te­ner más que cla­ra la ali­nea­ción. De los de la pri­me­ra plan­ti­lla no se pue­de de­fen­der a na­die. Nin­guno de los que ju­gó mos­tró la ra­bia que se le su­po­ne a un su­plen­te que quie­re asal­tar la ti­tu­la­ri­dad.

Pa­co Al­cá­cer em­pe­zó más di­ná­mi­co que de cos­tum­bre, no era muy di­fí­cil, pe­ro se fue di­lu­yen­do co­mo un azu­ca­ri­llo; Ra­fin­ha an­du­vo im­pre­ci­so, Ar­da, fa­llón y len­to, a De­nis le fal­tó je­rar­quía y Um­ti­ti pa­re­ció com­pa­re­cer al­go pa­sa­do de pe­so y con un par de des­pis­tes se­rios atrás.

An­te es­te pa­no­ra­ma, úni­ca­men­te la fres­cu­ra de Ale­ñá pri­me­ro y Marc Car­do­na, des­pués apor­ta­ron al­go de pi­can­te. El pri­me­ro mar­can­do el gol que evi­ta­ba la sor­pre­sa, cuan­do no el ri­dícu­lo, y el se­gun­do de­mos­tran­do unas ga­nas de triun­far que con­tras­ta­ban con las de sus dis­tin­gui­dos co­le­gas con­sa­gra­dos. En el pri­mer mi­nu­to que es­tu­vo en el cam­po ya re­ma­tó dos ba­lo­nes en­tre los tres pa­los, más que mu­chos de los que le pre­ce­den.

El Hér­cu­les, por su par­te, si­gue afe­rra­do al sue­ño, que tam­bién es mu­cho más de lo que pue­den de­cir el res­to de equi­pos de su ca­te­go­ría.

Em­pe­za­ron los de Te­ve­net con un plan­tea­mien­to muy con­ser­va­dor, que de­jó to­do el do­mi­nio del ba­lón pa­ra el Barcelona, pe­ro el equi­po de Luis En­ri­que se mos­tró in­ca­paz de con­ver­tir su do­mi­nio en gol. La úni­ca oca­sión del Ba­rça en los pri­me­ros 45 mi­nu­tos fue un dis­pa­ro de fal­ta inocen­tón de Pa­co Al­cá­cer. An­te la fal­ta de mor­dien­te cu­lé, el Hér­cu­les, me­dian­te las ga­lo­pa­das de Gas­par fue es­ti­rán­do­se, apro­ve­chan­do mu­chas ve­ces las in­de­ci­sio­nes de Bor­ja Ló­pez y los ba­lo­nes per­di­dos en el cen­tro del cam­po ba­ce­lo­nis­ta. Pe­ro la fal­ta de mor­dien­te de los de­lan­te­ros lo­ca­les le per­mi­tie­ron a Ci­lles­sen te­ner una plá­ci­da pri­me­ra par­te.

En la se­gun­da el pa­no­ra­ma se le com­pli­có mu­cho al Ba­rça. Una in­de­ci­sión en ca­de­na en­tre Um­ti­ti, Bor­ja y Ci­lles­sen per­mi­tió a Da­vid Mainz mar­car un gol con el es­tó­ma­go des­con­cer­tan­do al Barcelona, que se te­mió lo peor. Pe­ro en el mo­men­to de zo­zo­bra, cuan­do na­die se de­ci­día a to­mar el ti­món y en­de­re­zar el rum­bo, apa­re­ció el más jo­ven de to­dos, el más inex­per­to, un ju­ga­dor al que aún le fal­ta mu­cho, pa­ra em­pa­tar el par­ti­do con un gran chut le­jano. Car­les Ale­ñá evi­tó que el ar­ma­rio ar­die­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.