El úl­ti­mo re­fu­gio de Clé­ber San­ta­na

Fue el lí­der del Cha­pe­co­en­se

AS (Aragon) - - Tragedia En El Fútbol Mundial - POR JOSÉ MIGUÉLEZ

Clé­ber San­ta­na. Un re­cuer­do pa­ra llo­rar. La tra­ge­dia de la que se ha­bla­rá siem­pre. Otra más du­ran­te un vue­lo. Los ca­pri­chos ma­ca­bros y mi­la­gro­sos de una ca­tás­tro­fe, la his­to­ria del que se es­ca­pa por una ben­di­ta ca­sua­li­dad, la cró­ni­ca del que pier­de la vi­da por una fa­tal coin­ci­den­cia. El día en el que to­dos nos hi­ci­mos del Cha­pe­co­en­se.Y ya pa­ra siem­pre. Un nom­bre que re­cién apren­di­mos y nun­ca más ol­vi­da­re­mos. El úl­ti­mo re­fu­gio de Clé­ber San­ta­na, un fut­bo­lis­ta in­com­pren­di­do en el Cal­de­rón de los peo­res años, po­si­ble­men­te más ju­ga­dor de lo que le de­ja­ron de­mos­trar, au­tor de go­la­zos inol­vi­da­bles con la ca­mi­se­ta del Ma­llor­ca y, con 35 años, sím­bo­lo de un gru­po de so­ña­do­res que se ani­mó a dar que ha­blar por Su­da­mé­ri­ca. Iban a ju­gar la fi­nal an­te el me­jor equi­po de to­dos (el des­co­mu­nal Atlé­ti­co Na­cio­nal de Medellín), a dis­fru­tar del día más im­por­tan­te de la his­to­ria del equi­po y la ciu­dad, y aca­ba­ron mu­rien­do pa­ra vol­ver­se in­mor­ta­les. El ri­val re­nun­cia a la ges­ta úni­ca del do­ble­te y le en­tre­ga la co­ro­na pós­tu­ma. Un ges­to. Por­que an­tes que la glo­ria, lo pri­me­ro es el co­ra­zón. Tam­bién en el fút­bol. Cha­pe­co­en­se desata una lá­gri­ma uni­ver­sal.

Uru­guay. Lo más de lo más con­ver­ti­do en lo me­nos de lo me­nos. El Na­cio­nal-Pe­ña­rol, el clá­si­co de Mon­te­vi­deo, el due­lo de la má­xi­ma, sus­pen­di­do por la in­ter­ven­ción, otra vez, de los ul­tras, que tie­nen se­cues­tra­do el fút­bol del país que más ju­ga­do­res fa­bri­ca por me­tro cua­dra­do. Dan as­co. Ro­bos, ca­rre­ras, dis­pa­ros, gol­pes. Es­ta vez fue­ron los de Pe­ña­rol, que has­ta se ani­ma­ron a ti­rar una bom­bo­na de gas con­tra un guar­dia. Por eso, tras la de­ten­ción de 200 hin­chas, la Co­mi­sión de Dis­ci­pli­na dio cau­te­lar­men­te ga­na­dor a Na­cio­nal (en­tre­gán­do­le de pa­so el li­de­ra­to) y con­de­nó a su en­co­na­do ri­val a ju­gar de aquí en ade­lan­te sus par­ti­dos a puer­ta ce­rra­da. Y cla­ro, el equi­po que lle­na el co­ra­zón de For­lán, des­mar­cán­do­se de los de­lin­cuen­tes que ata­via­dos con su ca­mi­se­ta pro­vo­ca­ron los des­tro­zos y se en­zar­za­ron a gol­pes con la po­li­cía, se de­cla­ra in­jus­ta­men­te tra­ta­do. Si el Es­ta­do no es ca­paz de do­ble­gar a los bes­tias, re­su­me su dis­cur­so de de­fen­sa, qué le pue­den re­cla­mar a un club con me­nos me­dios pa­ra in­ter­ve­nir. Van ga­nan­do los ma­los.

Buo­na­not­te. El Enano es­tá sien­do, de le­jos, el me­jor ju­ga­dor del cam­peo­na­to chi­leno. Elec­tri­ci­dad es­cu­rri­di­za en la zo­na de en­tre­lí­neas, in­ge­nio, ta­len­to y ofi­cio, ¿se acuer­dan? Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, úl­ti­mo cam­peón y ac­tual lí­der, se im­pul­sa en sus apa­ri­cio­nes. Qui­zás por eso, por­que Buo­na­not­te bri­lla y bri­lla, uno de sus ri­va­les pre­ten­dió anu­lar­lo en las se­mi­fi­na­les de Co­pa de la peor ma­ne­ra, por el oí­do: acu­sán­do­le de ase­sino, re­cor­dán­do­le el ac­ci­den­te por el que, con él al vo­lan­te, per­die­ron la vi­da sus tres me­jo­res ami­gos. Lo hi­zo, car­ga­do de mal gus­to, Pa­vez, el me­dio cen­tro de Co­lo Co­lo por el que sus­pi­ra el Cel­ta de Be­riz­zo. La no­ve­dad es que su víc­ti­ma, le­jos de ce­der al có­di­go del fút­bol que am­pa­ra a los ‘de­lin­cuen­tes’, se atre­vió a de­nun­ciar la fe­cho­ría en al­to. Pri­me­ro lo fil­tró su mu­jer y lue­go lo gri­tó el pro­pio Buo­na­not­te: “Lo peor que me ha pa­sa­do nun­ca en una can­cha”. No hu­bo san­ción pa­ra el agre­sor, pe­ro al me­nos sí el es­car­nio pú­bli­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.