La rei­na lle­ga del oes­te

Ca­ro­li­na Ma­rín so­me­tió al Im­pe­rio en el bád­min­ton olím­pi­co

AS (Aragon) - - Más Motor - SAN­TIA­GO SE­GU­RO­LA

Nin­gu­na vic­to­ria en los Jue­gos Olím­pi­cos tu­vo más tras­cen­den­cia en tér­mi­nos de cul­tu­ra de­por­ti­va que la de Ca­ro­li­na Ma­rín en bád­min­ton, un de­por­te prac­ti­ca­do ma­si­va­men­te en el Sur y el Es­te de Asia, con lo que eso sig­ni­fi­ca de su­per­po­bla­ción y he­ge­mo­nía his­tó­ri­ca. La es­ta­dís­ti­ca y la fal­ta de tra­di­ción jue­gan con­tra el res­to del mun­do. Fue­ra de Di­na­mar­ca, don­de el bád­min­ton ha al­can­za­do un sor­pren­den­te ran­go de po­pu­la­ri­dad, es ca­si im­po­si­ble en­con­trar fi­gu­ras ca­pa­ces de me­dir­se con­tra las es­tre­llas de In­dia, In­do­ne­sia, Chi­na o Co­rea del Sur. En es­te con­tex­to só­lo es po­si­ble ex­pli­car la tras­cen­den­cia de Ca­ro­li­na Ma­rín des­de la ge­nia­li­dad y la au­sen­cia de com­ple­jos.

Ca­ro­li­na Ma­rín no ga­nó por sor­pre­sa la fi­nal en Río. Avi­sa­ba des­de ni­ña. Ha­bía al­go es­pe­cial en ella des­de que co­men­zó a ju­gar al bád­min­ton en Huel­va. Te­nía ocho años y na­die en Es­pa­ña po­día an­ti­ci­par que aque­lla chi­qui­lla su­pe­raría una por una a las me­jo­res ju­ga­do­ras del im­pe­rio del Es­te. En mu­chos as­pec­tos, Ca­ro­li­na Ma­rín es la úl­ti­ma y per­fec­ta re­pre­sen­tan­te de una pe­cu­liar ra­za de pio­ne­ros en Es­pa­ña, cam­peo­nes que irrum­pie­ron en un me­dio ape­nas exis­ten­te y ter­mi­na­ron con­quis­tan­do el mun­do, con con­se­cuen­cias ex­tra­or­di­na­rias pa­ra el de­por­te: Ma­no­lo San­ta­na en el tenis, Se­ve Ballesteros en el golf o Ángel Nieto en el mo­to­ci­clis­mo, en­tre otras le­yen­das que sur­gie­ron en con­di­cio­nes ad­ver­sas.

Des­de que co­men­zó a im­pre­sio­nar en la ca­te­go­ría ju­nior, Ca­ro­li­na Ma­rín no se ha de­te­ni­do. Una ca­rre­ra ful­gu­ran­te la ha lle­va­do a con­sa­grar­se co­mo un mi­to en el Orien­te asiá­ti­co, don­de ya es ca­si más una es­tre­lla pop que una cam­peo­na de bád­min­ton. Dos tí­tu­los mun­dia­les y las vic­to­rias en los tor­neos más im­por­tan­tes del cir­cui­to sig­ni­fi­ca­ron al­go más que un mi­la­gro. Es­pa­ña ha des­cu­bier­to el bad­min­ton a tra­vés de una zur­da ge­nial, ca­paz de desafiar al vie­jo es­ta­blish­ment mun­dial y triun­far don­de se an­to­ja­ba in­sos­pe­cha­do: en los Jue­gos Olím­pi­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.