La ca­li­dad de los ár­bi­tros es­pa­ño­les y la po­si­bi­li­dad de que sean aún me­jo­res

AS (Aragon) - - Televisión - EL RE­GLA­MEN­TO ES DE TO­DOS @itu_e­du LA FRA­SE DEL DÍA

Ca­li­dad. Mu­chas ve­ces la gran ca­li­dad que ate­so­ran nues­tros co­le­gia­dos amor­ti­guan cier­tos as­pec­tos me­jo­ra­bles que pa­san inad­ver­ti­dos al pú­bli­co. La co­mi­sión de ar­bi­tra­je de UEFA no per­mi­te que un ár­bi­tro de­sig­na­do pa­ra una de sus com­pe­ti­cio­nes ten­ga dos días an­tes otro par­ti­do, ya sea a ni­vel na­cio­nal o in­ter­na­cio­nal, amis­to­so o de com­pe­ti­ción. Me­di­da to­tal­men­te ra­zo­na­da y jus­ta, ya que da va­lor a su com­pe­ti­ción y tra­ta al ár­bi­tro co­mo a un de­por­tis­ta de éli­te que es lo que es.

El tiem­po. El pro­ble­ma vie­ne cuan­do es al re­vés y me ex­pli­co. El jue­ves de la se­ma­na pa­sa­da, 19:00 ho­ras, Del Ce­rro ac­túa co­mo A. A. Adi­cio­nal en el Spar­ta Pra­ga-Sout­ham­pton, en Pra­ga, y el sá­ba­do tie­ne un par­ti­do de LaLi­ga Se­vi­lla-Va­len­cia. Via­je y di­rec­to a Se­vi­lla. No creo que sea la me­jor ma­ne­ra de pre­pa­rar un par­ti­do de nues­tra Li­ga.

Des­can­so. Otro ejem­plo: do­min­go, 20:45, Real So­cie­dad-Ba­rça, ár­bi­tro Gil Man­zano. No vuel­ven a pa­sar ni 48 ho­ras y el mar­tes ar­bi­tra Co­pa el Al­cor­cón-Va­len­cia. Te­ne­mos suer­te de que en Es­pa­ña, lo re­pi­to, la ca­li­dad téc­ni­ca y fí­si­ca de los ár­bi­tros es en­vi­dia­da por el res­to de aso­cia­cio­nes. Pe­ro es­to no qui­ta que en al­gu­nos par­ti­dos un ár­bi­tro que es­té en es­tas cir­cuns­tan­cias dé un 8 cuan­do con el des­can­so ne­ce­sa­rio y la pre­pa­ra­ción ló­gi­ca an­ti­ci­pa­da pu­die­ra dar un 9.

Ex­ce­len­cia. Creo que son pe­que­ños de­ta­lles que pa­san des­aper­ci­bi­dos, pe­ro que nos ale­jan de la ex­ce­len­cia que que­re­mos to­dos pa­ra nues­tro fút­bol. Ca­da vez hay más de­ba­te en cuan­to a la im­plan­ta­ción de las nue­vas tec­no­lo­gías en el fút­bol y, siem­pre por lo que es­cu­cho, tam­bién es­to nos lo car­gan en nues­tro de­be. Los ár­bi­tros so­mos los ga­ran­tes de las re­glas de jue­go los 90 mi­nu­tos pe­ro no le­gis­la­mos. Es­tu­dia­mos las re­glas y des­pués las apli­ca­mos in­ten­tan­do siem­pre fa­vo­re­cer el es­pí­ri­tu del jue­go.

Tec­no­lo­gía. La úl­ti­ma ju­ga­da que nos ha to­ca­do vi­vir fue en Anoe­ta: gol o no gol, y pos­te­rior gol en el re­cha­ce, mal anu­la­do. Es­ta ju­ga­da se­rá la más di­fí­cil que se pue­de en­con­trar un asis­ten­te en un par­ti­do. Dos si­tua­cio­nes po­ten­cial­men­te di­fí­ci­les. El asis­ten­te tie­ne que es­tar con­cen­tra­do en si en­tra o no y en la po­si­ción del ata­can­te a la vez. La pri­me­ra ya en su ca­be­za le ge­ne­ra­rá du­das in­men­sas y la se­gun­da vie­ne con esa ré­mo­ra an­te­rior. Si tu­vié­se­mos tec­no­lo­gía de gol, ese asis­ten­te ten­dría to­da su aten­ción só­lo en el fue­ra de jue­go y mu­chí­si­mas más po­si­bi­li­da­des de acer­tar. Ha­gan la prue­ba y ob­ser­ven des­de la ban­da un ti­ro re­bo­ta­do del lar­gue­ro al sue­lo, y si dis­tin­guen dón­de bo­ta, ¡en­ho­ra­bue­na!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.