Gai­tán se li­cen­cia en Sa­la­man­ca

Des­ta­có en el set del Atle­ti al Gui­jue­lo Mar­ca­ron Ca­rras­co (2), Vr­salj­ko, Co­rrea, Saúl y Ro­ber Cua­tro can­te­ra­nos de­bu­ta­ron Pa­se re­suel­to en el Hel­mán­ti­co

AS (Aragon) - - Guijuelo-atlético De Madrid - PA­TRI­CIA CAZÓN REPORTAJE GRÁ­FI­CO CHE­MA DÍAZ Y YUS­TE

Guar­da el vie­jo ce­men­to del Hel­mán­ti­co un se­cre­to que tie­ne que ver con las cá­ba­las: en la épo­ca do­ra­da de la Unión De­por­ti­va, uno de sus uti­lle­ros co­lo­có en el hor­mi­gón una mo­ne­da de cien pe­se­tas en las es­ca­le­ras que suben del ves­tua­rio vi­si­tan­te al cés­ped. La pe­cu­lia­ri­dad es có­mo, en cruz: pa­ra que an­tes de sal­tar al cam­po eso fue­ra lo úl­ti­mo que los ri­va­les del Sa­la­man­ca pi­sa­ran y su par­ti­do ya na­cie­ra tor­ci­do. Sin en­te­rar­se. Sin dar­se cuen­ta (só­lo se ve si uno se fi­ja, si uno sa­be). Así, tan fá­cil. A ve­ces fun­cio­na­ba. A ve­ces no.

Mu­chos años lle­va­ba un Pri­me­ra sin pi­sar esas es­ca­le­ras. O Sa­la­man­ca, que ayer de­mos­tró cuán­to echa de me­nos es­te fút­bol, la éli­te: quin­ce mi­nu­tos an­tes de que el par­ti­do co­men­za­ra se pe­día que se re­tra­sa­ra su co­mien­zo. La gra­da, aún se­mi­va­cía. La gen­te, en las puer­tas, em­bo­te­lla­da, atas­ca­da. Pe­ro el sil­ba­to de Un­diano fue im­pla­ca­ble: no se es­pe­ró a na­die. El Gui­jue­lo y el Atle­ti co­men­za­ron su Co­pa 2016-17 en el Hel­mán­ti­co a las 21:02. Has­ta el mi­nu­to 28 pa­re­ció que el in­flu­jo de esa mo­ne­da se­guía fun­cio­nan­do, co­mo an­ta­ño, co­mo en la épo­ca do­ra­da de la Unión. No se sa­bía muy bien qué ro­ji­blan­co la ha­bía pi­sa­do. O si ha­bían si­do to­dos, en ge­ne­ral.

En la pri­me­ra ju­ga­da, ca­rre­ra de Co­rrea y el ba­lón se pa­sea por la lí­nea de gol. Ay. En la si­guien­te, re­ma­te de Pino y a Mo­yá, en el pri­mer sal­to, la pe­lo­ta se le res­ba­la. Uy. Al ra­to, Sa­vic co­jea­ba. Ay, ay. Si­meo­ne no en­con­tra­ba aco­mo­do an­te es­te Se­gun­da B que apre­ta­ba co­mo un za­pa­to pe­que­ño: si ha­bía sa­li­do con Saúl en el cen­tro (y ca­pi­tán), Caio y Tho­mas a iz­quier­da y de­re­cha, al ra­to to­dos es­ta­ban cam­bia­dos. Ca­rras­co a ra­tos era de­lan­te­ro, a ra­tos an­da­ba pe­ga­do a la cal. El Gui­jue­lo, mien­tras, te­nía el ba­lón y lo ju­ga­ba. En­ton­ces lle­gó el 28’ y al Atle­ti el par­ti­do se le pu­so de ca­ra.

Fue por un sil­ba­to, el de Un­diano, por un pe­nal­ti que no fue. Lo fin­gió Ca­rras­co, La­za­ri­llo de Tor­mes, ver­sión bel­ga. En reali­dad el de­fen­sa del Gui­jue­lo (Héc­tor) ni le ro­zó. Im­po­si­ble: es­ta­ba a un pal­mo, pe­ro la cruz de esa mo­ne­da del Hel­mán­ti­co la ha­bía pi­sa­do el ár­bi­tro y pi­có, pi­tó.

Saúl lo mar­có. El cam­po aca­ba­ba de vol­car­se ha­cía la por­te­ría de Ro­yo, aun­que la con­fir­ma­ción no lle­ga­ría has­ta jus­to an­tes del des­can­so. La fir­ma­ba Vr­salj­ko, con una vo­lea en ca­rre­ra que se fue, se­ca y pre­ci­sa, a la red. El pa­se, ge­nial, de Tho­mas. La fies­ta ro­ji­blan­ca aca­ba­ba de em­pe­zar: se iba el ai­re de gres­ca que ese

pe­nal­ti que no era ha­bía de­ja­do. Por­que Héc­tor aho­ra sí da­ba y lo ha­cía de ver­dad: la fac­tu­ra de Ca­rras­co a pun­to es­tu­vo de pa­gar­la Co­rrea. Le hi­zo una en­tra­da-lla­ve-in­gle­sa de las que due­len só­lo de ver­las.

Des­pués del des­can­so, to­da la gen­te ocu­pa­ba, al fin, su si­tio en el Hel­mán­ti­co y Ca­rras­co se ol­vi­dó de la pi­lle­ría pa­ra ha­cer lo que me­jor le sa­le úl­ti­ma­men­te: los go­les. Uno se lo dio Co­rrea, otro Saúl. En los dos, al prin­ci­pio de to­dos los ba­lo­nes, un nom­bre: Gai­tán. Em­pe­zó en la ban­da pe­ro cuan­do se mo­vió a la me­dia­pun­ta hi­zo su­yo to­do. Pu­so el jue­go, la cla­se y la in­te­li­gen­cia. Fue el más des­ta­ca­do de los me­ri­to­rios del Atle­ti en Sa­la­man­ca.

Y eso que, en ese mo­men­to, el Gui­jue­lo era ya só­lo spa­rring y to­das las mi­ra­das se las lle­va­ba su bo­ti­quín (un ja­món, lo­gra­dí­si­mo), no su fút­bol, y eran mu­chos los ro­ji­blan­cos que des­ta­ca­ban. Lu­cas (siem­pre), Mo­yá (re­fle­jos de ga­to an­te un re­ma­te de Gor­di­llo; le­sión en­te­rra­da) o Co­rrea, que ade­más de dar el ter­ce­ro me­tió el quin­to. El sex­to fue de Ro­ber, uno de los cua­tro can­te­ra­nos que de­bu­ta­ron ayer (Caio, Ola­be y Juan Moreno, los otros) con el pri­mer equi­po, en ese es­ta­dio, el Hel­mán­ti­co, don­de la úl­ti­ma vez que se ju­gó Pri­me­ra aún ha­bía pe­se­tas. Eli­mi­na­to­ria re­suel­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.