Aque­llos dos go­les de va­se­li­na

AS (Aragon) - - Barça-real Madrid - TO­MÁS RONCERO

No ol­vi­da­ré ja­más la portada del AS del día si­guien­te: ‘San Jor­di Blan­co’. Aquel 23 de oc­tu­bre de 2002 que­da­rá para siem­pre en la me­mo­ria de to­do el ma­dri­dis­mo. Se ga­nó con au­to­ri­dad y buen jue­go. Y dos go­les de va­se­li­na. Zi­da­ne y McMa­na­man. Bo­nano pue­de dar fe de ello. Tam­bién Del Bos­que, que hi­zo un plan­tea­mien­to ma­gis­tral. Ali­neó una de­fen­sa de cin­co atrás (Salgado, Hel­gue­ra, Hie­rro, Pa­vón, Ro­ber­to Car­los), con Ma­ke­le­le por de­lan­te ha­cien­do de Ca­se­mi­ro de pri­me­ra ge­ne­ra­ción. Un mu­ro in­sal­va­ble para el Barça. En la me­du­lar, Gu­ti, So­la­ri y Zi­da­ne pu­sie­ron el ta­len­to al ser­vi­cio de Raúl.

Mac­ca, co­mo se le co­no­cía al in­glés de la son­ri­sa pe­ren­ne, sal­tó al cam­po a diez mi­nu­tos del fi­nal (por So­la­ri). El Clá­si­co ya mar­cha­ba 0-1, con esa va­se­li­na pro­di­gio­sa de Zi­zou a Bo­nano que fue el ape­ri­ti­vo del mar­se­llés de la No­ve­na en Glas­gow, que lle­vó su se­llo y rú­bri­ca con aquel go­la­zo pi­cas­siano al Ba­yer Le­ver­ku­sen. Vol­va­mos a Mac­ca. En el des­cuen­to hi­zo el 0-2 para terminar de si­len­ciar a un Camp Nou en el que ya só­lo se oían las gar­gan­tas de los 4.000 ma­dri­dis­tas que ha­bía en las gra­das. Mu­chos de ellos per­te­ne­cían a las pe­ñas de Ca­ta­lu­ña. Para ellos fue la no­che de sus vi­das. Im­po­si­ble de ol­vi­dar. San Jor­di Blan­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.