El fa­na­tis­mo cor­dial, o El Clá­si­co vis­to por la Me­sa de los Ga­la­nes

AS (Aragon) - - Televisión - MUNDO CU­LÉ @aca­ra­de­pe­rro LA FRA­SE DEL DÍA

El mundo vi­ve equi­vo­ca­do. Tal y co­mo de­cía el gran Ro­ber­to Fon­ta­na­rro­sa. En ho­nor del Ne­gro se ce­le­bró en Bar­ce­lo­na una me­sa re­don­da en torno a la fi­gu­ra de quien, en opi­nión uná­ni­me de los asis­ten­tes, “es el es­cri­tor que quiso más al fút­bol”, pe­ro siem­pre des­de lo que Jor­ge Val­dano, uno de los po­nen­tes, de­fi­nió co­mo “el fa­na­tis­mo cor­dial”. El ‘Mundo ha vivido equi­vo­ca­do’ es una de las gran­des his­to­rias de es­te es­cri­tor y di­bu­jan­te ar­gen­tino, de Ro­sa­rio para más se­ñas, que obli­gó a que los lec­to­res de Cla­rín em­pe­za­ran a leer el dia­rio por la con­tra­ta­pa, don­de él des­pa­rra­ma­ba ta­len­to. Co­mo pa­sa con el AS, pe­ro por otros mo­ti­vos. Es­cu­chan­do a los sa­bios ha­blar so­bre el Ne­gro y su pa­sión por el fút­bol, uno afron­ta lo que pue­da acae­cer ma­ña­na con otro es­pí­ri­tu. Lo importante es la ter­tu­lia y el sen­ti­do del hu­mor. Val­dano de­fi­nió al es­cri­tor co­mo “un ge­nio en un en­va­se nor­mal”. Vis­to al ro­sa­rino más fa­mo­so de Bar­ce­lo­na, de­be de ser una ca­rac­te­rís­ti­ca mar­ca de la ca­sa.

Se­rrat a la ré­pli­ca. Val­dano, que lle­gó sa­bien­do que ju­ga­ba en cam­po con­tra­rio, (“soy un le­pro­so en reino ca­na­lla y ma­dri­dis­ta en Bar­ce­lo­na”, di­jo pre­ven­ti­va­men­te) en­con­tró cum­pli­da ré­pli­ca en Joan Ma­nuel Se­rrat, que con­fe­só co­mo con­ven­ció al Ne­gro para que adop­ta­se al Barça: “Me pu­se la ca­mi­se­ta de Cen­tral”. Po­si­ble­men­te, tam­bién in­flu­yó Me­not­ti, con el que ce­na­ron la piz­za más tris­te del mundo des­pués de que Bél­gi­ca ga­na­ra a Ar­gen­ti­na en el Camp Nou el en­cuen­tro inau­gu­ral del Mun­dial 82.

La malas pa­la­bras. Fon­ta­na­rro­sa era un hin­cha ra­di­cal­men­te vis­ce­ral de Cen­tral y vi­vía la ri­va­li­dad con Ne­well’s co­mo só­lo se pue­de vi­vir en Ro­sa­rio (“la ciu­dad que exa­ge­ra la ar­gen­ti­ni­dad”, se­gún ex­pli­ca­ron, ima­gí­nen­se el pa­no­ra­ma) y a me­nu­do, en su le­gen­da­ria ter­tu­lia del Ca­fé El Cai­ro, don­de se reu­nía la Me­sa de los Ga­la­nes, se subía el tono ha­blan­do, en­tre otras co­sas, de fút­bol. Por eso, cuan­do hu­bo un con­gre­so de len­gua en 2004 en Ro­sa­rio, Fon­ta­na­rro­sa pi­dió dar un dis­cur­so para de­fen­der “las malas pa­la­bras”. Esas que, se­gún él, no exis­ten, a no ser que en su mundo gra­má­ti­co, sean las que pe­guen a las pa­la­bras bue­nas.

La Me­sa de los Ga­la­nes. Ver a Val­dano, Se­rrat y a Pi­sa­re­llo, Kern y Dobry ha­blar so­bre del Ne­gro de sus di­bu­jos, de asa­dos, de cuen­tos, de fút­bol, de po­lí­ti­ca y de su ge­ne­ro­si­dad tron­chán­do­se (ca­da anécdota su­pe­ra­ba a la an­te­rior) da­ba en­vi­dia. Oja­lá el Clá­si­co pue­da dis­cu­tir­se en la Me­sa de los Ga­la­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.