Zi­da­ne tie­ne que sa­car a Asen­sio del lim­bo

Es­tá en ese te­rri­to­rio en el que no se sien­te ti­tu­lar ni su­plen­te

AS (Aragon) - - Real Madrid - SAN­TIA­GO SE­GU­RO­LA

El téc­ni­co Mez­cló ti­tu­la­res y su­plen­tes, de­ci­sión po­co ha­bi­tual...

Ce­ba­llos Mejoró sus re­cien­tes ac­tua­cio­nes, co­mo lo hi­zo Mar­cos Llo­ren­te

El jo­ven ju­ga­dor sus­ti­tu­yó al le­sio­na­do Va­ra­ne en el pri­mer tiem­po y su res­pues­ta has­ta el des­can­so fue preo­cu­pan­te. Pa­só inad­ver­ti­do. En la se­gun­da, pro­cla­mó por qué es un ju­ga­dor esen­cial pa­ra el Ma­drid y la Se­lec­ción.

La irre­gu­la­ri­dad pre­si­dió la ac­tua­ción del Real Ma­drid con­tra el Bo­rus­sia de Dort­mund, equi­po atrac­ti­vo por sus in­ten­cio­nes, pe­ro de­cep­cio­nan­te por su de­bi­li­dad de­fen­si­va. Atrás, muy atrás, que­dan sus as­pi­ra­cio­nes en Ale­ma­nia y Eu­ro­pa. Lle­gó a la fi­nal de la Li­ga de Cam­peo­nes en 2013, la per­dió fren­te al Ba­yern de Mú­nich en un par­ti­do apa­sio­nan­te y des­de en­ton­ces ha res­ba­la­do en el ran­king. No es un equi­po fia­ble. Tam­po­co el Ma­drid ac­tual, pe­ro se sos­pe­cha que es un pro­ble­ma co­yun­tu­ral.

Zi­da­ne mez­cló ti­tu­la­res y su­plen­tes, de­ci­sión po­co ha­bi­tual en las úl­ti­mas jor­na­das, don­de el equi­po ti­tu­lar ha si­do muy pre­vi­si­ble. El Ma­drid fe­tén, el que ga­nó la Co­pa de Eu­ro­pa en

Car­diff, ha fun­cio­na­do peor de lo es­pe­ra­do: de­rro­tas (sin los le­sio­na­dos Key­lor y Car­va­jal) con el Girona y Tot­ten­ham; em­pa­tes con el Atlé­ti­co de Ma­drid y Ath­le­tic. La au­sen­cia de los jó­ve­nes re­sul­tó más sig­ni­fi­ca­ti­va que nun­ca en la era Zi­da­ne. Por pri­me­ra vez, se edi­fi­có una fron­te­ra ca­si her­mé­ti­ca en­tre los ti­tu­la­res y los su­plen­tes.

La bre­cha no ha fa­vo­re­ci­do a na­die. El Ma­drid ha flo­jea­do más de la cuen­ta en la Li­ga (su peor ren­di­mien­to des­de la tem­po­ra­da 2008-09) y se han des­per­ta­do du­das con res­pec­to a los fi­cha­jes del ve­rano, re­pre­sen­tan­tes de la ex­ce­len­te ge­ne­ra­ción que con­quis­tó el Eu­ro­peo Sub-19 ha­ce dos años y al­can­zó es­te ve­rano la fi­nal del

Cam­peo­na­to de Eu­ro­pa Sub21. No ayu­da­ron los par­ti­dos fren­te al Fuen­la­bra­da en la

Co­pa del Rey. Los su­plen­tes pa­re­cie­ron más su­plen­tes de lo pre­vis­to.

Con­tra el Bo­rus­sia Dort­mund se pro­du­jo una mez­cla equi­li­bra­da. Zi­da­ne ali­neó a

Theo, Ko­va­cic, Lu­cas Váz­quez y Ma­yo­ral. Lue­go in­gre­sa­ron Ce­ba­llos y Mar­cos Llo­ren­te. To­dos me­jo­ra­ron sus re­cien­tes ac­tua­cio­nes. Ma­yo­ral y Lu­cas Váz­quez ano­ta­ron dos de los tres go­les. Theo su­frió con

Pu­li­sic, pe­ro per­fo­ró la ban­da iz­quier­da con su tre­men­da po­ten­cia. Ce­ba­llos y Mar­cos Llo­ren­te ayu­da­ron al buen jue­go del Ma­drid en los úl­ti­mos 30 mi­nu­tos del en­cuen­tro, que le­van­tó el áni­mo de la hin­cha­da. Ayu­dó el gran par­ti­do de Cris­tiano Ro­nal­do, tan in­sa­cia­ble en re­ma­te co­mo siem­pre, pe­ro más ágil, más rá­pi­do y más par­ti­ci­pa­ti­vo que en las úl­ti­mas se­ma­nas.

En es­te con­tex­to, don­de se ha abier­to más dis­tan­cia de la con­ve­nien­te en­tre el equi­po ti­tu­lar y la de­no­mi­na­da se­gun­da uni­dad, nin­gún ju­ga­dor ha su­fri­do más es­ta frac­tu­ra que Mar­co Asen­sio, un ju­ga­do­ra­zo que ha es­ta­do más cer­ca de los su­plen­tes que de las fi­gu­ras. Su pre­sen­cia en la ida fren­te al Fuen­la­bra­da, don­de ha­bía va­rios ju­ga­do­res del Cas­ti­lla, se­ña­ló muy grá­fi­ca­men­te su si­tua­ción. Asen­sio se en­cuen­tra en el de­li­ca­do te­rri­to­rio del ju­ga­dor que me­re­ce ser ti­tu­lar, pe­ro se le em­pu­ja po­co a po­co a la su­plen­cia.

Asen­sio no fi­gu­ró en la ali­nea­ción ini­cial con­tra el Bo­rus­sia Dort­mund. Sus­ti­tu­yó al le­sio­na­do Va­ra­ne en el pri­mer tiem­po y su res­pues­ta has­ta el des­can­so fue preo­cu­pan­te. Pa­só inad­ver­ti­do. Pa­re­ció en­tris­te­ci­do, sin la pu­jan­za que le ca­rac­te­ri­za. Asen­sio, cu­yo im­pac­to en el jue­go y en los go­les siem­pre ha si­do no­ta­ble, no de­jó un so­lo de­ta­lle en la pri­me­ra par­te. En la se­gun­da pro­cla­mó por qué es un ju­ga­dor esen­cial pa­ra el Real Ma­drid y la Se­lec­ción es­pa­ño­la.

El Bo­rus­sia no en­con­tró la ma­ne­ra de de­te­ner a Asen­sio, in­cli­na­do a la iz­quier­da du­ran­te to­do el se­gun­do tiem­po. Uti­li­zó to­do su re­per­to­rio (la pre­ci­sión en los cen­tros, la fa­ci­li­dad pa­ra aso­ciar­se, los lu­jos téc­ni­cos cuan­do fue ne­ce­sa­rio) pa­ra mos­trar una su­pe­rio­ri­dad que no es fá­cil de ma­ni­fes­tar en la Co­pa de Eu­ro­pa. La ca­te­go­ría de Asen­sio no es dis­cu­ti­ble. No pue­de per­der pe­so en un equi­po que le ne­ce­si­ta. Al Ma­drid no le con­vie­ne ubi­car a Asen­sio en ese pe­li­gro­so lim­bo don­de el ju­ga­dor no se sien­te ni ti­tu­lar, ni su­plen­te.

LU­CES Y SOM­BRAS. Asen­sio, en el par­ti­do an­te el Dort­mund.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.