Wi­llian in­quie­ta: cinco go­les en el úl­ti­mo mes

Fue una pe­sa­di­lla pa­ra el Ba­rça en Stam­ford Brid­ge

AS (Baleares) - - Barcelona- Chelsea - J. JI­MÉ­NEZ /

S upe­ra­dos unos in­quie­tan­tes pro­ble­mas que arras­tró a fi­na­les de enero en el ten­dón de Aqui­les, Wi­llian (Ri­be­rao, Pi­res, 9-8-1988) vi­ve el mo­men­to más dul­ce de la tem­po­ra­da y se ha con­ver­ti­do en la prin­ci­pal ame­na­za del Chel­sea pa­ra el Ba­rça jun­to a Eden Ha­zard. Willlian ha mar­ca­do cinco go­les en sus úl­ti­mos cinco par­ti­dos con los blues. Em­pe­zó la ra­cha el 20 de fe­bre­ro con un do­ble­te an­te el Hull en la FA Cup que re­fren­dó con su go­la­zo al Ba­rça, un mi­sil que Ter Ste­gen ni vio. Al fin de se­ma­na si­guien­te mar­có en la vic­to­ria an­te el Man­ches­ter Uni­ted (2-1) y es­te úl­ti­mo fin de se­ma­na le vol­vió a mar­car al Crys­tal Pa­la­ce. Só­lo se que­dó sin anotar en el Etihad (1-0) an­te el Man­ches­ter City de Guar­dio­la.

Wi­llian, uno de esos bra­si­le­ños pes­ca­dos por el Shakh­tar Do­netsk, puer­ta pa­ra Eu­ro­pa de nu­me­ro­sos ta­len­tos, es un ju­ga­dor di­fí­cil­men­te con­te­ni­ble cuan­do el fí­si­co le acom­pa­ña. Exu­be­ran­te en la con­duc­ción, con mu­chos me­tros de re­co­rri­do, ex­hi­be tam­bién un dis­pa­ro po­de­ro­sí­si­mo. El Ba­rça no pu­do pa­rar­lo de nin­gu­na ma­ne­ra en Stam­ford Brid­ge. Ra­ki­tic lo vio pa­sar co­mo un ra­yo y tu­vo que man­dar­lo al sue­lo. Vio ama­ri­lla. Lue­go, el in­ter­na­cio­nal bra­si­le­ño (se dispu­ta la ti­tu­la­ri­dad en la ban­da de­re­cha de Bra­sil con Phi­lip­pe Cou­tin­ho) re­ma­tó dos ve­ces con vio­len­cia al pa­lo. Ter Ste­gen só­lo si­guió el ba­lón con la mi­ra­da en am­bas oca­sio­nes.

El 1-0 de Stam­ford Brid­ge ha pa­sa­do por la sa­la de ví­deo del ves­tua­rio azul­gra­na. Un sa­que de es­qui­na en el que no fue de­tec­ta­do al bor­de del área. A Wi­llian le dio tiem­po de aco­mo­dar­se el ba­lón y sor­pren­der con un gol­peo dis­tin­to al de la pri­me­ra mi­tad. Se­co y por aba­jo, in­des­ci­fra­ble pa­ra Ter Ste­gen que ni lo vio sa­lir. La cur­va que des­cri­bió el ba­lón, de fue­ra aden­tro, fue pre­cio­sa. Cinco go­les en los úl­ti­mos cinco par­ti­dos, an­te ri­va­les im­por­tan­tes y que sig­ni­fi­ca­ron pun­tos. Nadie di­rá que Wi­llian no vie­ne con tar­je­ta de vi­si­ta.

EL GRAN PE­LI­GRO. Wi­llian, an­te Bus­quets. El bra­si­le­ño lle­ga en gran mo­men­to de for­ma al Camp Nou.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.