So­bre los go­les y la me­mo­ria

AS (Catalunya) - - Real Sociedad-real Madrid Ver El Miércoles Al Beti - FRÉ­DÉ­RIC HERMEL ■

Ten­go un pri­vi­le­gio que me ha re­ga­la­do la vi­da: soy fran­cés. Y eso sig­ni­fi­ca que com­par­to la mis­ma cul­tu­ra y, so­bre to­do, la mis­ma len­gua ma­ter­na que Zi­da­ne.

Al­go muy útil a la ho­ra de es­cu­char y de in­ten­tar en­ten­der lo que hay por de­trás de las pa­la­bras. Fue muy sig­ni­fi­ca­ti­vo ayer cuan­do el en­tre­na­dor del Ma­drid con­tes­tó a las dos pre­gun­tas que los pe­rio­dis­tas ga­los te­ne­mos de­re­cho a ha­cer en el idio­ma de Mo­liè­re y de

Jac­ques Brel. Por­que no­té que, a pe­sar de no se­pa­rar­se de su eter­na son­ri­sa y de su ha­bi­tual buen ro­llo, el mís­ter es­ta­ba bas­tan­te mo­les­to con las re­cien­tes crí­ti­cas re­ci­bi­das por su equipo en ge­ne­ral y a su ges­tión per­so­nal en par­ti­cu­lar. Sen­tí que Zi­zou ne­ce­si­ta­ba reivin­di­car­se y re­cor­dar que lo que él y sus chi­cos ha­bían rea­li­za­do has­ta aho­ra no “era tan ma­lo”.

Me pa­re­ce muy tris­te que el téc­ni­co ten­ga que ha­cer tal co­sa cuan­do el Ma­drid aca­ba de ga­nar, el mes pa­sa­do, los dos tí­tu­los que te­nía en jue­go (las dos

Su­per­co­pas). Sé que el fút­bol no tie­ne me­mo­ria pe­ro, en es­te ca­so, se tra­ta de una gra­ve e in­jus­ta am­ne­sia. Pe­ro lo in­creí­ble de to­do es­to es que, en el fon­do, Zi­da­ne y sus ju­ga­do­res son víc­ti­mas de ha­ber pues­to ellos mis­mos el lis­tón muy al­to. Es­tos 72 par­ti­dos se­gui­dos mar­can­do (una bar­ba­ri­dad) es una de las mu­chas prue­bas de que se es­tá ha­cien­do al­go ma­ra­vi­llo­so y que, a ve­ces, ba­jar un pe­lín el ni­vel de­be ser con­si­de­ra­do co­mo ‘nor­mal’ y ‘acep­ta­ble’. Lle­ga­rá un día en que los me­ren­gues se que­den mu­dos an­te la por­te­ría ri­val y, por des­gra­cia, al­gu­nos les re­pro­cha­rán no ha­ber con­ti­nua­do una ra­cha que ellos mis­mos ya han he­cho his­tó­ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.