Enamo­ra­do del Madrid

AS (Catalunya) - - Real Madrid-psg - DES­DE LA GRA­DA TO­MÁS RONCERO

La gran Que­da­da de Sa­gra­dos Co­ra­zo­nes ya pre­sa­gia­ba noche gran­de en el Ber­na­béu. Pe­se al gol de Ra­biot, el Madrid de Zidane res­pon­dió co­mo un GI­GAN­TE. Rey de Eu­ro­pa.

Noche má­gi­ca. Co­mo en los años 80. No­ven­ta mi­nu­ti fue­ron mol­to lon­go pa­ra el PSG del ta­lo­na­rio ge­ne­ro­so y los cum­plea­ños in­ter­mi­na­bles. Un Madrid arre­ba­ta­dor en un es­print fi­nal digno de Usain Bolt en sus gran­des ci­tas olím­pi­cas. Al Madrid no se le pue­de nin­gu­near. Y me­nos en su há­bi­tat na­tu­ral. La Cham­pions, si tu­vie­ra voz y pa­la­bra, ja­más re­ci­bi­ría al Real con el cu­bier­to de los in­vi­ta­dos. La va­ji­lla y el man­do de la te­le­vi­sión los po­ne el club que ini­ció es­ta ma­ra­vi­llo­sa his­to­ria en 1955, con los ami­gos de L’Equi­pe co­mo ma­ra­vi­llo­sos alia­dos. Creer que el PSG iba a lle­gar al san­tua­rio del Ber­na­béu pa­ra pa­sar­nos por en­ci­ma era no co­no­cer lo que es es­te ben­di­to club. No so­mos el Di­jon, ni el Mont­pe­llier, ni el So­chaux, ni el Nancy... El Madrid es la le­yen­da con bo­tas del de­por­te que tie­ne hip­no­ti­za­da a me­dia Hu­ma­ni­dad. El fút­bol po­see un po­der se­duc­tor que vie­ne muy a cuen­to en la fe­cha en la que es­ta­mos. En es­te 14 de fe­bre­ro vuel­vo a pro­cla­mar mi pa­sión por es­te es­cu­do y es­ta ca­mi­se­ta. Con el per­mi­so de mi Lu­ci, des­de aquí pro­cla­mo mi amor de­sa­ta­do por los blan­cos. No me aver­güen­zo de re­co­no­cer que es­toy enamo­ra­do. Ese sen­ti­mien­to se tra­du­ce en desa­zón, ma­les­tar ge­ne­ral, di­fi­cul­ta­des pa­ra con­ci­liar el sue­ño y ama­gos de­pre­si­vos cuan­do pier­de (Clá­si­co, Le­ga­nés...). Pe­ro cuan­do fir­ma no­ches co­mo es­ta te das cuen­ta de que esa pa­sión que ha mar­ca­do tu vi­da lo com­pen­sa to­do. Cuan­do Cris­tiano y Mar­ce­lo fir­ma­ron el 2-1 y el 3-1 en­ten­dí lo que sig­ni­fi­ca la pa­la­bra “fe­li­ci­dad”, por cur­si que pa­rez­ca. Mi ni­ño me lla­mó en­tu­sias­ma­do: “Pa­pá, ¿có­mo no han sa­li­do an­tes Asen­sio y Lu­cas? Se han co­mi­do a los fran­ce­ses”. Sí, hi­jo. Es­to lo vi­ví yo con el An­der­lecht, el Bo­rus­sia, el In­ter... This is Real Madrid!

Me­nos lo­bos. In­di­vi­dual­men­te, Mbap­pé, Ney­mar y Ca­va­ni son muy bue­nos. Pe­ro es­to es un jue­go de equi­po. El Madrid pe­leó co­mo un ejér­ci­to de ti­gres de Ben­ga­la y se re­vol­vió co­mo si fue­ran leo­nes en­jau­la­dos. Se­gu­ra­men­te, can­sa­dos de es­cu­char que les iban a pa­sar por en­ci­ma. A Ney­mar le hi­zo Na­cho un mar­ca­je ejem­plar. En su lí­nea. Y el ár­bi­tro le per­do­nó la ro­ja a Ney en su enési­mo pis­ci­na­zo. Ca­va­ni, el que más fac­tu­ra de es­te pre­sun­to tri­den­te ga­lác­ti­co, fue su­pli­do por Meu­nier pa­ra tran­qui­li­dad de un Ber­na­béu que res­pi­ró por el re­tro­ce­so de lí­neas. Y Mbap­pé es bueno, pe­ro equi­vo­có el ca­ba­llo ele­gi­do. Pre­fe­rir el PSG al Madrid es un error pro­pio de un crío de 19 años. Con dos de­dos de fren­te ja­más hu­bie­ra co­gi­do un vue­lo que no fue­ra ha­cia Ba­ra­jas...

Cris­tiano 101. Nun­ca nos fa­llas. Sa­bía que se­rías el pri­mer ju­ga­dor de la his­to­ria en mar­car 100 go­les en Cham­pions con la mis­ma ca­mi­se­ta. No tie­nes lí­mi­tes. Con 33 años, eres un cha­val. Nos vas a dar mu­cha glo­ria to­da­vía, cam­peón. La Cham­pions te po­ne, que di­ría Zi­zou.

Éx­ta­sis vi­kin­go. Es­ta noche pa­ra el re­cuer­do va por las pe­ñas de An­dratx (¡Bal­ta, mi heavy fa­vo­ri­to!), La Vo­lea de Zi­zou de Ar­cos de La Fron­te­ra, Rin­cón de So­to, Ar­ne­do y Aza­gra (Edu y To­ni, sois los vi­kin­gos VIP de La Rio­ja y Na­va­rra), Bu­ru­jón, Ed­die Men­do­za de la Pe­ña Hous­ton y Eric Scott de la de Was­hing­ton D.C., Vé­lez, Torrox, Eu­ro­dís de Pi­can­ya (Ma­no­lo, eres bue­na gen­te par­diez), mi ad­mi­ra­do Ju­lio Za­pa­ta de San Ja­vier (Mur­cia), los Vi­kin­gos de Te­ne­ri­fe (Car­me­lo, Jé­zer y An­drés) y Ma­ra, la be­bé de Ós­car, pre­si­den­te de los Drak­kars Blan­cas de Ermua que na­ció es­te mar­tes y 13 lle­nan­do a nues­tro equi­po de for­tu­na. Sois el alma del Madrid. ¡Có­mo no os voy a que­rer!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.