La flor de Qui­que es Ge­rard

AS (Catalunya) - - Espanyol - AR­NAU BA­QUÉ

Hay que re­co­no­cer­le a Qui­que una vir­tud y esa es la de te­ner a la suer­te de alia­da. Ya lo pu­di­mos com­pro­bar en la tem­po­ra­da pre­ce­den­te, cuan­do el téc­ni­co sa­có pe­tró­leo en mu­chos cam­pos con un fút­bol tan prác­ti­co co­mo po­co vis­to­so. Es­ta tem­po­ra­da al­gu­nos te­nían du­das de que se man­tu­vie­ra di­cha di­ná­mi­ca, pe­ro en Vi­go vol­vi­mos a com­pro­bar­lo. Nos bas­tó un Die­go Ló­pez ma­gis­tral y un Ge­rard pro­vi­den­cial. El de­lan­te­ro de San­ta Per­pe­tua se ha con­ver­ti­do en un se­gu­ro de vi­da pa­ra los pe­ri­cos. Re­cuer­da más que nun­ca al me­jor Ta­mu­do. Un fut­bo­lis­ta ca­paz de bus­car­se la vi­da so­li­to, en la trin­che­ra, sin ayu­das y con to­das las di­fi­cul­ta­des del pla­ne­ta fut­bo­lís­ti­co con­ca­te­na­dos en su con­tra. El do­min­go trans­for­mó en gol una de esas ju­ga­das de fút­bol ru­di­men­ta­rio y bá­si­co, con­tra­pues­to al fút­bol pre­cio­sis­ta que pro­pu­so un Cel­ta que de­mos­tró el por­qué de su cla­si­fi­ca­ción cer­ca­na a pues­tos eu­ro­peos.

Ge­rard se ha echa­do el equi­po a la es­pal­da y por en­de, pa­re­ce ex­ten­der la vi­da de un Qui­que su­pe­ra­do en to­das sus fa­ce­tas. Un téc­ni­co que pa­re­ce apá­ti­co pe­ro que por suer­te de la pa­rro­quia pe­ri­ca, pa­re­ce, por lo me­nos, no ha­ber per­di­do ese to­que de suer­te ne­ce­sa­rio pa­ra no caer al abis­mo. La suer­te cuen­ta, que se lo ex­pli­quen a los cel­ti­ñas y de eso, el ma­dri­le­ño ha de­mos­tra­do ir so­bra­do en su tra­yec­to­ria al fren­te del ban­qui­llo pe­ri­co. Que se­ría del Es­pan­yol sin Die­go Ló­pez o sin Ge­rard, se­gu­ra­men­te un equi­po en des­cen­so. Un equi­po que vi­ve aga­rra­do a su suer­te, por­que al fin y al ca­bo, la flor del en­tre­na­dor se lla­ma Ge­rard.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.