Al Ba­rça só­lo le que­da el co­mo­dín del Bernabéu

Se jue­ga to­da la tem­po­ra­da y va sin red por­que só­lo le va­le ga­nar

AS (Galicia) - - Real Madrid-barcelona - JUAN JI­MÉ­NEZ BAR­CE­LO­NA

El Ba­rça, to­ca­do pe­ro no hun­di­do des­pués del KO eu­ro­peo gra­cias a la im­po­nen­te y com­pren­si­va res­pues­ta de su gen­te, lle­ga­rá al Bernabéu sin red. Se jue­ga se­guir vi­vo en la Li­ga y só­lo le va­le ga­nar. Ade­más no tie­ne a Ney­mar. El Ma­drid sa­be que pue­de dar el gol­pe de gra­cia.

Bar­ce­lo­na ama­ne­ció en cal­ma. La eli­mi­na­ción se acep­tó con re­sig­na­ción ya du­ran­te el par­ti­do y la pren­sa de la ciu­dad fue in­dul­gen­te. Sport y Mun­do De­por­ti­vo coin­ci­die­ron en sus por­ta­das (“adiós con or­gu­llo”) y la im­po­nen­te res­pues­ta de la afi­ción en los úl­ti­mos mi­nu­tos sor­pren­dió tan­to a los ju­ga­do­res que al­gu­nos se apre­su­ra­ron a dar gra­cias a tra­vés de las re­des so­cia­les. Piqué (“nun­ca ha­bía vis­to al Camp Nou reac­cio­nar así des­pués de una eli­mi­na­ción. Or­gu­llo y emo­ción”), Suá­rez (“gra­cias por su apo­yo has­ta el fi­nal”) o Inies­ta (“han es­ta­do de do­ce”) in­tu­ye­ron pron­to cuál es el pac­to no es­cri­to que la afi­ción ha­bía fir­ma­do con ellos. De­vol­ver el ges­to con una hom­bra­da en el Bernabéu que man­ten­ga la Li­ga vi­va.

El Ba­rça ya es­tá en el alam­bre. Fue­ra de Eu­ro­pa en cuar­tos por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo, su úni­ca op­ción es ya so­ñar con el do­ble­te. La fi­nal de Co­pa con­tra el Ala­vés pa­re­ce un pre­mio me­nor pa­ra las as­pi­ra­cio­nes de un club con un pre­su­pues­to y ju­ga­do­res tan gi­gan­tes­cos. De he­cho, las en­tra­das pa­ra la ci­ta del 27 de ma­yo en el Cal­de­rón se po­nen a la ven­ta el lu­nes pe­ro na­die ha­bla de ello...

El Ba­rça no tie­ne mar­gen de error. No le va­le el em­pa­te y el Ma­drid sa­be que pue­de dar­le el gol­pe de gra­cia y ce­rrar la Li­ga an­tes de las se­mis de Cham­pions. Eso da­ría li­ber­tad a Zi­da­ne pa­ra ro­tar. El Ba­rça lle­ga­rá a Ma­drid, pues, en unas con­di­cio­nes al­tí­si­mas de pre­sión, en un am­bien­te hos­til y, en prin­ci­pio, lo ha­rá sin Ney­mar. Luis Enrique, sin em­bar­go, di­ce que él es un lu­cha­dor así que al Ba­rça se le su­po­ne va­lor, al me­nos, el do­min­go.

Un pac­to La afi­ción des­pi­dió al equi­po con ho­no­res; a cam­bio pi­de hom­bra­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.