Cris­tiano y Ramos a Le­wan­dows­ki: “Ven­te...”

Am­bos di­je­ron al de­lan­te­ro que en el Ma­drid hay si­tio pa­ra él

AS (Galicia) - - Real Madrid-barcelona - POR GUI­LLEM BA­LA­GUÉ

Se ha es­cri­to que Le­wan­dows­ki en­tró en el des­pa­cho del ár­bi­tro del Real Ma­drid-Ba­yern, Vic­tor Kas­sai, pa­ra pro­tes­tar por sus erro­res, pe­ro en reali­dad el de­lan­te­ro po­la­co jus­to en ese mo­men­to es­ta­ba dis­traí­do con otra con­ver­sa­ción. La que es­ta­ba te­nien­do con Cris­tiano Ro­nal­do y Ser­gio Ramos, los dos ju­ga­do­res más in­flu­yen­tes del ves­tua­rio ma­dri­dis­ta que, tras un in­ter­cam­bio de elo­gios, le pi­die­ron sin ta­pu­jos que fi­cha­ra por el Real Ma­drid. Que ha­bía es­pa­cio pa­ra él.

La con­fir­ma­ción del in­te­rés del Real Ma­drid ten­drá se­gu­ra­men­te con­se­cuen­cias. El Ba­yern re­no­vó al po­la­co ha­ce unos me­ses has­ta el 2021 y le con­vir­tió en el ju­ga­dor me­jor pa­ga­do de la Bun­des­li­ga. Pa­só de 8 mi­llo­nes de eu­ros a 15, con aña­di­dos que po­drían su­bir el suel­do a 17 o 18 mi­llo­nes. Pa­re­cía que con el nue­vo acuer­do aca­ba­ba el in­te­rés del Ma­drid, pe­ro el apre­cio es mu­tuo: en di­ciem­bre del 2015 la her­ma­na de Ro­bert le re­ga­ló una ca­mi­se­ta del con­jun­to blan­co, el gran sue­ño del de­lan­te­ro. El he­cho de que el Ba­yern ca­ye­ra en cuar­tos de fi­nal de la Cham­pions y que el Ma­drid se man­ten­ga du­ran­te tan­tos años en lo más al­to ha he­cho que Le­wan­dows­ki ten­ga cla­ro que un po­si­ble tras­pa­so se­ría un pa­so ade­lan­te en su ca­rre­ra.

Flo­ren­tino Pérez, que tras mar­car­le cua­tro go­les con la ca­mi­se­ta del Bo­rus­sia Dortmund al Ma­drid le con­fe­só su ad­mi­ra­ción y su de­seo de que vis­tie­ra de blan­co, tu­vo so­la­men­te un in­ter­cam­bio de mi­nu­to y me­dio tras el re­cien­te en­cuen­tro en el Bernabéu. El pre­si­den­te le pre­gun­tó por su es­po­sa Ana que es­tá em­ba­ra­za­da, por su sa­lud, y le deseó suer­te pa­ra el res­to de la tem­po­ra­da. Es­ta vez el tra­ba­jo de con­vic­ción, qui­zá el pri­mer pa­so del que po­dría con­ver­tir­se en el cu­le­brón del ve­rano, que­dó en ma­nos de los dos prin­ci­pa­les ca­pi­ta­nes.

Le­wan­dows­ki, que no pu­do ju­gar la ida de los cuar­tos de fi­nal, no que­ría per­der­se el en­cuen­tro de vuel­ta an­te el con­jun­to blan­co pe­se a es­tar le­sio­na­do del hom­bro. El mé­di­co del Ba­yern le acon­se­jó no ju­gar, pe­ro él pre­sio­nó pa­ra in­ten­tar ayu­dar a dar la vuel­ta al re­sul­ta­do. Su par­ti­ci­pa­ción fue li­mi­ta­da en im­pac­to y fuer­za fí­si­ca pe­ro, pe­se a ello, sa­be que tie­ne ad­mi­ra­do­res en el Bernabéu que in­ten­ta­rán, a ser po­si­ble, que ate­rri­ce en Ma­drid en un fu­tu­ro pró­xi­mo.

Un sue­ño Su her­ma­na le re­ga­ló a Ro­bert ha­ce po­co una ca­mi­se­ta del Ma­drid

Flo­ren­tino Tam­bién ha­bló con el de­lan­te­ro y se in­tere­só por su fa­mi­lia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.