Ru­sia en­fría la eu­fo­ria

Es­pa­ña des­per­di­ció dos ve­ces su ven­ta­ja y aca­bó su­frien­do ● Ra­mos ano­tó dos pe­nal­tis ‘ama­bles’ ● De­bu­tó Suso ● No re­sul­tó la de­fen­sa de tres

AS (Galicia) - - Rusia-españa - LUIS NIE­TO RE­POR­TA­JE GRÁ­FI­CO JUAN FLOR, REUTERS, AFP, GETTY IMAGES Y EFE

No hu­bo dan­za es­pa­ño­la, co­mo en Má­la­ga, ni se es­pe­ra­ba ba­llet ru­so. Em­pa­tó es­ta vez la Se­lec­ción con una com­po­si­ción me­nos lí­ri­ca y con una ali­nea­ción me­nos lu­jo­sa (de­bu­tó Suso sin suer­te). Tam­bién con me­nos ner­vio y con pa­sa­jes de re­la­ja­ción aními­ca que pu­sie­ron en pe­li­gro re­sul­ta­do y repu­tación, pe­ro man­tu­vo su con­di­ción de equi­po irrom­pi­ble en una se­sión con fue­go real: en te­rri­to­rio del Mun­dial y fren­te al an­fi­trión. Ayu­dó un ar­bi­tra­je muy ama­ble del ita­liano Roc­chi, que pi­tó dos pe­nal­tis fa­vo­ra­bles a La Ro­ja con una apli­ca­ción a ra­ja­ta­bla del re­gla­men­to.

Es­pa­ña, por pri­me­ra vez, se vio a mer­ced de un ri­val y tam­bién por pri­me­ra vez en­ca­jó tres go­les, dos in­di­ca­do­res preo­cu­pan­tes. Las pri­me­ras som­bras en la era de las lu­ces.

De es­te en­sa­yo con me­nos terciopelo sa­lie­ron for­ta­le­ci­dos Al­ba y Mar­co Asensio, que ven­cie­ron ex­tra­or­di­na­ria­men­te el equi­po ha­cia la iz­quier­da. El la­te­ral an­da es­pa­bi­la­dí­si­mo en los dos la­dos del cam­po y so­bra­do de atre­vi­mien­to. An­tes de los diez mi­nu­tos me­tió un gol de de­lan­te­ro cen­tro, en en­vío de Asensio. Un ca­be­za­zo in­só­li­to en una po­si­ción in­só­li­ta. An­tes del des­can­so le qui­tó un tan­to a Glus­ha­kov al otro la­do del mun­do. La lle­ga­da de Val­ver­de ha de­vuel­to a ese la­te­ral vi­ta­mi­na­do que se fue el cur­so pa­sa­do y Lo­pe­te­gui lo es­tá dis­fru­tan­do.

Asensio, que aquí, co­mo en el Madrid, se co­lum­pia en el bor­de de la ti­tu­la­ri­dad, lu­ció su po­li­cro­mía con es­plen­dor. Em­pe­zó por fue­ra y con­ti­nuó por den­tro y fue bueno en lo uno y en lo otro, con des­ca­ro y je­rar­quía, con lar­gas con­duc­cio­nes y con buen pie en cor­to. Sin Is­co, ocu­pó el cen­tro de la es­ce­na has­ta me­re­cer la más al­ta dis­tin­ción en un equi­po en el que tam­bién es­ta­ban Thia­go e Inies­ta.

Con to­do, Es­pa­ña ca­re­ció del ai­re do­mi­nan­te de los úl­ti­mos com­pro­mi­sos y de­jó que el mar­ca­dor fue­ra por de­lan­te de sus mé­ri­tos. Al gol de Al­ba su­mó otro que tam­po­co tu­vo ela­bo­ra­ción. Llo­vió una pe­lo­ta so­bre el área ru­sa y Kuz­yaev alar­gó su bra­zo pa­ra con­tro­lar­la. Le gol­peó en la par­te fi­nal del hom­bro, el árbitro es­ti­ró su vis­ta has­ta el pe­nal­ti y Ser­gio Ra­mos dis­pa­ró la ven­ta­ja.

La se­lec­ción de Cher­che­sov es una es­pe­cie de en­sa­la­di­lla ru­sa, con una de­fen­sa inex­per­ta, un cen­tro del cam­po ve­te­rano y dos ata­can­tes sin fi­nu­ra pe­ro real­men­te in­quie­tos, es­pe­cial­men­te Smo­lov, pi­chi­chi de las dos úl­ti­mas li­gas ru­sas. Es, en cual­quier ca­so, un equi­po de piel grue­sa, sin fi­gu­ras pe­ro enér­gi­co e in­sis­ten­te. Pre­pa­ró un par­ti­do an­ti­pá­ti­co en el que se per­die­ron Inies­ta y Thia­go. Y su­frie­ron caí­das de ten­sión los de­más, es­pe­cial­men­te en­tre el fi­nal de la pri­me­ra par­te y el co­mien­zo de la se­gun­da. El tan­to de Smo­lov cer­ca del des­can­so, tras dos bue­nos re­cor­tes y un zur­da­zo in­con­tes­ta­ble, des­en­ca­de­nó una ca­tás­tro­fe na­tu­ral so­bre el área de De Gea, que tu­vo con­ti­nui­dad al ini­cio de la se­gun­da mi­tad, cuan­do Mi­ran­chuk, fa­vo­re­ci­do por un re­bo­te y por la fal­ta de con­tun­den­cia de Na­cho y Pi­qué, es­ca­ló has­ta el em­pa­te. El re­sul­ta­do se ha­bía pues­to a la al­tu­ra del jue­go de Es­pa­ña, que ex­tra­ña­men­te ha­bía per­di­do afec­to al ba­lón.

Ahí fue don­de el co­le­gia­do lan­zó un ca­ble al ad­ver­tir un le­ve aga­rrón de Ji­kia a Ra­mos. Pi­tó un se­gun­do pe­nal­ti que tam­po­co de­jó pa­sar el cen­tral del Madrid. Es­pa­ña ya ju­ga­ba en­ton­ces con dos me­dio­cen­tros, Illa­rra­men­di y Bus­quets, me­di­da que no amu­ra­lló na­da.

Vol­vió a gi­rar Lo­pe­te­gui, mi­tad por en­sa­yar, mi­tad por ta­par la hemorragia, y pre­ten­dió pro­te­ger a De Gea con una de­fen­sa de tres, Ca­lle­jón y Vi­to­lo de la­te­ra­les lar­gos, Illa­rra­men­di y Saúl de an­clas, Sil­va y Asensio de en­gan­ches y Ro­dri­go en pun­ta. Una for­ma­ción de ries­go que de­jó hue­lla en las dos áreas y que em­peo­ró mu­cho a la Se­lec­ción. Ru­sia em­pa­tó de ca­ño­na­zo de Smo­lov, de­fi­ni­ti­va­men­te ele­va­do a pe­sa­di­lla, y em­pu­jó de ver­dad, pe­ro tam­bién se tra­gó con­tras. En una de Ro­dri­go, a pa­se de Illa­rra­men­di, tu­vo el par­ti­do el de­lan­te­ro del Va­len­cia. No en­ga­ñó a Lu­nev. En otra, cho­có bru­tal­men­te con el portero, que se fue en ca­mi­lla. Glus­ha­kov tu­vo que su­plan­tar su pa­pel y La Ro­ja aca­bó por ce­le­brar el em­pa­te, que so­nó a re­ca­do pa­ra el fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.