Un Ath­le­tic-Ma­drid de los de siem­pre

AS (Galicia) - - Tema Del Día - AL­FRE­DO RELAÑO

Aca­bó el par­ti­do en un San Ma­més re­so­nan­te y lus ju­ga­do­res se abra­za­ban satisfechos, no­bles, con el sen­ti­mien­to del de­ber cum­pli­do. Atrás que­da­ban la du­re­za, los ro­ces, las ma­las caras. To­dos ha­bían he­cho lo po­si­ble y nos ofre­cie­ron un es­pec­tácu­lo gran­de. Em­pa­te fi­nal, que hay que dar por justo, y la con­fir­ma­ción de Unai Si­món, un chi­co al que las cir­cuns­tan­cias le han ade­lan­ta­do la ca­rre­ra y se ha­ce digno de un pues­to car­ga­do de gran tra­di­ción. En cier­to mo­do me re­cuer­da a Ca­si­llas, que lle­gó al pri­mer equi­po por una su­ce­sión de agu­je­ros (de­bu­tó pre­ci­sa­men­te en San Ma­més) y lo su­po apro­ve­char. Si­món tie­ne ma­de­ra. Bue­na pri­me­ra par­te del Ath­le­tic, que se va­ció en un jue­go de mar­ca­je al hom­bre, per­si­guien­do, que cum­plió sin fa­llos. Y lan­zan­do ata­ques rá­pi­dos que pro­du­cían lle­ga­das de pe­li­gro. El Ma­drid, que sa­lió sin Ca­se­mi­ro ni Is­co (Kroos hi­zo de me­dio de cie­rre y Ce­ba­llos de Kroos), no con­se­guía cen­trar­se. Con to­do, por pura ca­li­dad, con­si­guió arran­car­le an­tes del des­can­so dos gran­des pa­ra­das a Si­món, que tie­ne la es­tam­pa de Iri­bar. Pe­ro el sal­do al des­can­so era 1-0 a fa­vor del Ath­le­tic, y justo, tan­to por lo que ha­bía he­cho co­mo por la de­bi­li­dad que de nue­vo mos­tró Mar­ce­lo, por su ex­ce­so de con­fian­za, que es­ta vez se­cun­dó Ser­gio Ramos. Lo­pe­te­gui acu­dió a Ca­se­mi­ro, y pron­to a Is­co. El Ma­drid me­jo­ró. A Raúl Gar­cía le dio por en­ma­ra­ñar pa­ra ver si pa­ra­ba la reac­ción, pe­ro pa­só lo con­tra­rio: pro­vo­có en el es­ta­dio y en sus com­pa­ñe­ros tal gra­do de so­bre­ex­ci­ta­ción que aca­bó con el buen sen­ti­do del Ath­le­tic, y por ahí lle­gó el em­pa­te, gran ca­be­za­zo de Is­co, ra­ra avis. Lue­go, apre­tón del Ma­drid, muy can­sa­do, y de nue­vo fir­me­za del Ath­le­tic, que se for­ta­le­ció con San Jo­sé y Mikel Ri­co pa­ra el tra­mo fi­nal. Ca­rre­ras, gol­pes, re­ga­tes, emo­cio­nes, un es­ta­dio en pie y así has­ta el fi­nal. Un par­ti­do del que se apro­ve­chó to­do, del pri­mer minuto al úl­ti­mo. Fút­bol re­cio, de mu­cha ver­dad.

“...UN ES­PEC­TÁCU­LO GRAN­DE. EM­PA­TE FI­NAL, QUE HAY QUE DAR POR JUSTO...”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.