Ja­mes lle­gó a Val­de­be­bas per­se­gui­do por la Po­li­cía: “¡Iba a 200 por ho­ra!”

Los agen­tes le ‘ca­za­ron’ a gran velocidad en la M-40 Le die­ron el al­to, pe­ro el co­lom­biano hi­zo ca­so omi­so y en­tró en la ciu­dad de­por­ti­va

AS (Las Palmas) - - VALENCIA-REAL MADRID - C. A. FORJANES / M. SÁINZ

El Ma­drid em­pie­za con mal pie 2016. Ja­mes acu­dió al pri­mer en­tre­na­mien­to del año pro­ta­go­ni­zan­do un es­cán­da­lo: lle­gó a Val­de­be­bas hu­yen­do de un co­che po­li­cial ca­mu­fla­do de la Bri­ga­da Pro­vin­cial de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na que in­ten­ta­ba de­te­ner­le tras ver­le cir­cu­lar por la M-40 a to­da velocidad...

El Ma­drid em­pe­zó 2016 con un nue­vo lío ex­tra­de­por­ti­vo: Ja­mes se pre­sen­tó en Val­de­be­bas hu­yen­do de un co­che de la Bri­ga­da Pro­vin­cial de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na ca­mu­fla­do que pre­ten­día dar­le el al­to. Ha­bía ‘ca­za­do’ al co­lom­biano en la M-40 a una velocidad ex­ce­si­va con su Au­di R8 de alta ci­lin­dra­da. “¡De­tén­ga­se a la de­re­cha!”, le gri­ta­ron los agen­tes de Trá­fi­co por un me­gá­fono y con la si­re­na a to­do vo­lu­men, pe­ro el fut­bo­lis­ta hi­zo ca­so omi­so y en­tró a la ciu­dad de­por ti­va.

Fue en ese mo­men­to, en la puer­ta de ac­ce­so, cuan­do los agen­tes tu­vie­ron que fre­nar al to­par­se con los guar­dias de se­gu­ri­dad pri­va­da del club, que les ce­rra­ron el pa­so. “Es Ja­mes, es un ju­ga­dor”, le di­je­ron a la Po­li­cía. Al te­ner el co­che aún el me­gá­fono ac­ti­va­do, los mi­cró­fo­nos de AStv cap­ta­ron la dis­cu­sión. “¡Es que me da igual!”, re­pli­có uno de los agen­tes. “¡Le íba­mos per­si­guien­do a 200 ki­ló­me­tros por ho­ra por la M-40!”.

Ex­tra­ñó, in­clu­so, que el vehícu­lo po­li­cial se de­tu­vie­se en la puer­ta de Val­de­be­bas por­que po­dría ha­ber en­tra­do di­rec­ta­men­te al es­tar in­mer­so en la per­se­cu­ción de un po­si­ble de­li- to. Tras va­rios mi­nu­tos de des­con­cier­to y des­pués de que in­ter­vi­nie­se el je­fe de se­gu­ri­dad del club, los po­li­cías ac­ce­die­ron a las ins­ta­la­cio­nes en busca de Ja­mes. Allí le lo­ca­li­za­ron y le pi­die­ron la do­cu­men­ta­ción. No ha tras­cen­di­do si fi­nal­men­te fue de­nun­cia­do por ex­ce­so de velocidad y por dar­se a la fu­ga. Se­gún fuen­tes cer­ca­nas al co­lom­biano, que se en­tre­nó des­pués con nor­ma­li­dad, no pa­ró su vehícu­lo pe­se a las ad­ver­ten­cias ya que te­mió que pu­die­ra tra­tar­se de un se­cues­tro al es­tar el vehícu­lo po­li­cial ca­mu­fla­do.

Si ha si­do de­nun­cia­do ten­drá que acu­dir a jui­cio. Se­gún la Ley de Se­gu­ri­dad Vial, su­pe­rar en más de 80 Km/h el má­xi­mo per­mi­ti­do de 100 km/h (el lí­mi­te ge­né­ri­co de la M-40) es con­si­de­ra­do de­li­to y aca­rrea una po­si­ble pe­na de pri­sión de tres a seis me­ses, mul­ta eco­nó­mi­ca o tra­ba­jos co­mu­ni­ta­rios de 31 a 90 días, se­gún el ar­tícu­lo 379.1 del Có­di­go Pe­nal. Po­dría agra­var­se al exis­tir fu­ga. Tam­bién se en­fren­ta­ría a la po­si­ble re­ti­ra­da del car­né de uno a cua­tro años.

La po­li­cía La se­gu­ri­dad del club les fre­nó; al fi­nal ac­ce­die­ron y lo­ca­li­za­ron al fut­bo­lis­ta Ja­mes Se­gún el co­lom­biano, no fre­nó al te­mer que pu­die­ra ser un se­cues­tro

Y SE EN­TRE­NÓ... Tras el in­ci­den­te con la Po­li­cía, Ja­mes se ejer­ci­tó pa­ra pre­pa­rar el via­je a Va­len­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.