No­che­vie­ja blan­ca: del Is­co fe­liz al Cris­tiano nu­clear

Los ju­ga­do­res ma­dri­dis­tas des­pi­die­ron 2015 a su es­ti­lo

AS (Las Palmas) - - VALENCIA-REAL MADRID - POR JUANMA TRUE­BA

Val­gan cin­co fo­to­gra­fías pa­ra des­cri­bir cin­co mo­dos de ce­le­brar la No­che­vie­ja. Las imá­ge­nes pro­ce­den de Ins­ta­gram, el gran bur­la­dor de los de­par­ta­men­tos de co­mu­ni­ca­ción (léa­se “in­co­mu­ni­ca­ción”) de los clu­bes de fút­bol. Ca­da una mues­tra a un fut­bo­lis­ta del Real Ma­drid, al tiem­po que de­fi­ne un ca­rác­ter y un es­ti­lo es­té­ti­co, in­clu­so fut­bo­lís­ti­co.

Co­men­za­re­mos por Cris­tiano. Va­ya por de­lan­te que un tra­je blan­co no es la in­du­men­ta­ria más ade­cua­da pa­ra co­mer lan­gos­ti­nos u otros crus­tá­ceos es­cu­pi­do­res. En­tre el sa­li­va­zo de los ma­ris­cos, el efec­to as­per­sor de las sal­sas y la ace­le­ra­da in­ges­ta de uvas, el co­men­sal, a pri­me­ra ho­ra in­ma­cu­la­do, pue­de ter­mi­nar la no­che co­mo el pin­tor de una guar­de­ría.

Si Cris­tiano pre­ten­dió ren­dir ho­me­na­je al Real Ma­drid con su osa­da com­bi­na­ción me­ren­gue y púr­pu­ra, los ma­dri­dis­tas sa­brán re­co­no­cer­le el de­ta­lle y el res­to de in­vi­ta­dos le ha­brán dis­cul­pa­do los lam­pa­ro­nes. Otra po­si­bi­li­dad es que Cris­tiano qui­sie­ra reivin­di­car­se co­mo el me­jor go­lea­dor europeo de 2015 (54 go­les de blan­co, pe­se a la tos), en cu­yo ca­so la fo­to­gra­fía de ca­ra nos hur­ta el de­ta­lle esen­cial: el sie­te que lle­va­ría co­si­do en la es­pal­da.

Pro­si­ga­mos. El re­tra­to de Mo­dric y su es­po­sa Van­ja Bos­nic des­pren­de un en­tra­ña­ble aro­ma se­ten­te­ro que se acen­túa por el for­mi­da­ble pa­re­ci­do del fut­bo­lis­ta con Gior­gio Are­su, mí­ti­co in­te­gran­te del ba­llet Zoom. Se­pan los me­no­res de 40 años que esos bai­la­ri­nes y sus ly­cras nos ani­ma­ron las No­che­vie­jas de nues­tra ju­ven­tud en la mis­ma me­di- da que el Bai­leys. Lo de­más es amor ga­rra­pi­ña­do. No ha­ce fal­ta ser adi­vino pa­ra sa­ber que la pos­tal de los Mo­dric ter­mi­na en be­so y es­pu­mo­so. Pa­ja­ri­tas. Je­sé es ca­so apar­te. Hay que su­po­ner que acu­dió a una fiesta en la que la pa­ja­ri­ta era con­di­ción in­dis­pen­sa­ble (los ca­mi­nos de los ra­pe­ros son ines­cru­ta­bles). Lo de­más era de li­bé­rri­ma elec­ción. El blan­co de la cha­que­ta vuel­ve a en­tra­ñar ries­gos, pe­ro Je­sé los ali­via con una ca­mi­sa ne­gra dig­na del fa­mo­so gángs­ter Bo­ti­nes Co­lom­bo. En­tre sus ami­gos es­tá Omar Mas­ca­rell (aba­jo, se­gun­do por la de­re­cha), ca­na­rio, ex del Cas­ti­lla, ac­tual­men­te ce­di­do en el Spor­ting y de gus­tos más clá­si­cos.

Tal y co­mo ca­bía es­pe­rar, en el ho­gar de Key­lor Na­vas no hu­bo es­tri­den­cias re­se­ña­bles. El por­te­ro, so­brio en el ves­tir y en el vi­vir, po­só con An­drea Sa­las, su mu­jer, y con sus hi­jos Da­nie­la y Ma­teo. Su ce­le­bra­ción hu­bie­ra si­do co­mo la de tan­tas fa­mi­lias, de no ser por­que en su ca­sa se tar­da el mis­mo tiem­po en ben­de­cir la me­sa que en aca­bar­se la ce­na.

Qué de­cir de Is­co. Lo que no le vie­ne en los ge­nes se lo pu­so Má­la­ga en la san­gre. Quien to­ca la gui­ta­rra es su pa­dre, Pa­co Alar­cón. La son­ri­sa que da sus­tan­cia al sel­fie es de ni­ño tra­vie­so y la cor­ba­ta tam­bién. Los co­men­ta­rios de sus se­gui­do­res no trans­mi­ten tan­ta fe­li­ci­dad: “Plea­se, don’t lea­ve Ma­drid”. “Plea­se, stay!”. “En Ve­ne­zue­la cree­mos que en el Ba­rça se­rías más va­lo­ra­do”. Lás­ti­ma que Be­ní­tez no ten­ga cuen­ta en Ins­ta­gram.

Me­ren­gue Cris­tiano tal vez qui­so reivin­di­car­se co­mo me­jor go­lea­dor europeo (54) Fiesta Je­sé lo ce­le­bró con pa­ja­ri­ta y Mo­dric jun­to a su es­po­sa, Van­ja Bos­nic

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.