Juan Die­go “El Ba­rça to­do el fút­bol lo eje­cu­ta con la mi­ra­da de la in­te­li­gen­cia”

Tie­ne la hon­du­ra de los gran­des per­so­na­jes que ha in­ter­pre­ta­do a lo largo de su in­men­sa ca­rre­ra. Su as­pec­to frá­gil en­mas­ca­ra a un ac­tor com­ba­ti­vo, que ob­ser­va con sos­pe­cha a los eje­cu­ti­vos que nos ro­dean en Las Es­ta­cio­nes de Juan por­que Juan Die­go tie­ne u

AS (Las Palmas) - - LA ENTREVISTA - A. MÉRIDA / G. POSE

Real Ma­drid “Es una agrupación

de mag­ní­fi­cos fut­bo­lis­tas que no ha con­se­gui­do una fi­lo­so­fía de jue­go”

¿El Be­tis o el Se­vi­lla? —El Be­tis, por su­pues­to. —¿Qué le di­ce el nom­bre de Ruiz de Lopera? —¿El de las es­tam­pi­tas? La­men­ta­ble ciu­da­dano. Y qué de­cir del otro, José María del Ni­do; la ver­dad es que son tre­men­dos, ¿no? Los afi­cio­na­dos a los que les cues­ta di­ne­ro el fút­bol, que lo aman y lo su­fren, tie­nen que sen­tir do­lor y des­pre­cio por es­tos per­so­na­jes y pen­sar, ¿por qué me ha­cen es­to a mí? —Ha in­ter­pre­ta­do a vi­lla­nos cé­le­bres. ¿Por qué hay tan­to vi­llano en los al­tos es­ta­men­tos del de­por­te? —Don­de es­tá el ca­jón con el di­ne­ro apa­re­cen los cho­ri­zos co­mo moscas. Da igual dón­de sea. No sé cuá­les son los me­ca­nis­mos por los que en el fút­bol se trinca, pe­ro in­sis­to en que dón­de hay mu­cho di­ne­ro siem­pre apa­re­cen so­bre­vo­lan­do es­tos que quie­ren lle­vár­se­lo cru­do. El fút­bol es una pa­sión y una ma­ra­vi­lla pe­ro a su al­re­de­dor se mue­ven co­sas que pa­re­cían im­pen­sa­bles. Hay mi­les de mi­llo­nes de eu­ros y don­de hay mu­cho di­ne­ro tam­bién con­flu­ye la po­dre­dum­bre. —¿Por qué tan­ta corrupción? —Pues por­que na­die obli­ga a de­vol­ver lo ro­ba­do. Los que trin­can sa­ben que, co­mo mu­cho, ten­drán que pa­sar una tem­po­ra­da no muy lar­ga en la cár­cel en una bue­na ha­bi­ta­ción y lue­go po­drán de­di­car­se a dis­fru­tar de sus for­tu­nas. Si hu­bie­se una ley que les obli­ga­ra a de­vol­ver has­ta el úl­ti­mo cén­ti­mo se lo pen­sa­rían. Aquí lo que pa­sa es que hay vein­te mi­llo­nes de cu­rran­tes con nó­mi­na y a cual­quie­ra de ellos si se les pi­lla en un re­nun­cio, le bus­can la rui­na. Sin em­bar­go en de­ter­mi­na­dos es­ca­lo­nes, cuan­do es­tás cer­ca del “je­fe de per­so­nal” eres in­mu­ne a to­do, eres el rey del mam­bo. El po­der es una co­sa

Cris­tiano

pe­li­gro­sa y la úni­ca for­ma de com­ba­tir­la es con una de­mo­cra­cia es­cla­re­ce­do­ra, don­de to­do se dis­cu­ta y a to­dos se les pi­dan cuen­tas. —¿Cree que sin tan­to di­ne­ro el fút­bol se­ría más na­tu­ral? —En el ci­ne se ha­cen co­pro­duc­cio­nes en las que los de fue­ra se lo lle­van to­do y los de aquí se co­men una mier­da. Los que trin­can las gran­des mi­llo­na­das son los ex­tran­je­ros. Pa­sa más o me­nos igual en el fút­bol. —En­tre sus gran­des per­so­na­jes del tea­tro, ¿ob­ser­va se­me­jan­zas en­tre Ri­car­do III y Flo­ren­tino Pé­rez? —Ja, ja, hay una co­sa que no cua­dra, que es la jo­ro­ba. El po­der es­tá en ma­nos de los po­de­ro­sos. Flo­ren­tino es un po­de­ro­so al que aho­ra pa­re­ce que se le es­tán ba­jan­do un po­co los hu­mos. Co­mo to­dos los hom­bres que se de­di­can a pre­si­dir clu­bes, ga­na­rá mu­cho di­ne­ro, aun­que des­de lue­go no ga­na pa­ra dis­gus­tos. —¿Có­mo se ima­gi­na Juan Die­go en el pal­co del Ber­na­béu? —Pa­re­ce que ahí se cue­ce la “gran co­sa” así que in­ten­ta­ría en­te­rar­me de al­go. La ver­dad es que no ten­go na­da que ha­cer allí. Una vez me di­jo Juan Echa­no­ve en­tre gri­tos que le ha­bían in­vi­ta­do al pal­co del Cal­de­rón y le di­je: “Pues ten cui­da­do”. No he ido ja­más a un pal­co. Ni si­quie­ra al del Be­tis. —¿Ser afi­cio­na­do al fút­bol ha si­do al­go sos­pe­cho­so en­tre los in­te­lec­tua­les? —Sí que es cier­to que du­ran­te un tiem­po el “pan e cir­cus” se uti­li­za­ba en to­dos los paí­ses pa­ra dis­traer de los des­ma­nes. Aquí cuan­do Fran­co man­da­ba y ha­cía to­das aque­llas mal­da­des, el fút­bol tam­bién ju­ga­ba un de­ter­mi­na­do pa­pel po­lí­ti­co den­tro del de­sa­rro­llo del país. Era el úni­co gran acon­te­ci­mien­to de­por­ti­vo y por tan­to se creó la idea de que el fút­bol siem­pre es­ta­ba al ser­vi­cio del po­der. En­tien­do que ese pre­jui­cio es­tá ya su­pe­ra­do. —¿Có­mo se lle­va el hom­bre del tea­tro con el fút­bol? —Ha si­do el gran enemi­go, pe­ro por otras ra­zo­nes. No­so­tros pa­re­ce­mos cam­pe­si­nos, siem­pre pen­dien­tes del par­te me­teo­ro­ló­gi­co a ver si llue­ve y la gen­te en vez de pa­sear se me­te al tea­tro. Con el fút­bol es igual, siem­pre pendiente de los gran­des par­ti­dos que nos qui­tan pú­bli­co. De he­cho an­tes se des­can­sa­ba los miér­co­les y se cam­bió el des­can­so por­que co­mo ha­bía par­ti­do de Cham­pions, en­ton­ces se pa­só a los lu­nes, pe­ro aho­ra te­ne­mos el pro­ble­ma de que hay fút­bol to­dos los días de la se­ma­na, y cuán­do aquí des­can­sas, en­ton­ces te tie­nes que le­van­tar pron­to por la ma­ña­na pa­ra ver el Mun­dia­li­to o la Li­ga de no sé dón­de. —¿Y tie­ne ló­gi­ca? —No es que sea­mos más lis­tos o más tor­pes, es que cuan­do ha­bla­mos de fút­bol es­ta­mos ha­blan­do de la GRAN PA­SIÓN con ma­yús­cu­las. Es una co­sa ab­sur­da y ge­nial que on­ce per­so­nas le­van­ten la ex­pec­ta­ción que le­van­tan por me­ter una pe­lo­ta en de­ter­mi­na­do si­tio. El ca­so es que si se fi­ja, ya de pe­que­ño cuan­do me­tes un gol o ha­ces al­go in­só­li­to con el ba­lón, te sien­tes su­pe­rior a los de­más. Ser bueno con el ba­lón pro­vo­ca en cual­quie­ra ese al­go de es­pe­cial, ese sen­tir­se ge­nial. Y lue­go cuan­to más in­tere­ses hay, más se alien­ta a la afi­ción. —¿Qué es lo que más le asom­bra del fút­bol? —La in­te­li­gen­cia de al­gu­nos ju­ga­do­res co­mo Inies­ta. La apli­ca­ción de la in­te­li­gen­cia con­lle­va mu­chí­si­mas co­sas. Ese pa­se in­creí­ble, an­ti­ci­par­te a la fu­ria, me­dir y eje­cu­tar las ju­ga­das an­tes de que el ri­val ha­ya lle­ga­do. To­do eso no es una cues­tión só­lo de velocidad, sino de in­te­li­gen­cia. Esa es la vir­tud que tie­ne el Barcelona, que to­do el jue­go lo eje­cu­ta ba­jo la mi­ra­da de la in­te­li­gen­cia y eso es lo que le con­vier­te en un equi­po dis­tin­to. —¿Y Cris­tiano? —Es un gran ju­ga­dor pe­ro le fal­ta la in­te­li­gen­cia que tie­nen Mes­si o Inies­ta. El Ma­drid es una agrupación de ju­ga­do­res

Flo­ren­tino “Es un po­de­ro­so al que se le es­tán ba­jan­do los hu­mos” “Es un gran ju­ga­dor pe­ro le fal­ta la in­te­li­gen­cia de Mes­si o Inies­ta”

mag­ní­fi­cos que no han con­se­gui­do la fi­lo­so­fía de jue­go. El Ma­drid tie­ne di­ne­ro pa­ra com­prar a los ju­ga­do­res que me­jor eje­cu­ten el fút­bol pe­ro no en­cuen­tra la fi­lo­so­fía de jue­go y esa es la di­fe­ren­cia tre­men­da que man­tie­ne con el Ba­rça. Se ve que es otra co­sa. Lo creó el ho­lan­dés y lo hi­zo bueno Guar­dio­la. Y lue­go cuan­do se fue, to­do que­dó en La Ma­sia y to­dos los que sa­len de allí tie­nen en la ca­be­za có­mo hay que ju­gar. Pe­ro ade­más, aho­ra hay ca­da vez afi­cio­na­dos más in­te­li­gen­tes que no só­lo ven el fút­bol des­de la pa­sión y eso ha­ce que los clu­bes ten­gan que afi­nar, por­que ya no va­le úni­ca­men­te el re­cla­mo de los co­lo­res.

—¿Có­mo es­tá su pro­fe­sión? —Soy un ac­tor que a ve­ces lo ha­go bien y otras me­nos bien. Lo que si soy es un ac­tor con suer­te por­que con­si­go man­te­ner­me. La suer­te tú no la do­mi­nas, por­que co­no­ce­mos gen­te co­jo­nu­da y bue­nos ac­to­res y que de pron­to de­jan de es­tar. Aho­ra la gen­te se pre­sen­ta al tea­tro con unos co­no­ci­mien­tos de co­jo­nes que an­tes no­so­tros no te­nía­mos. La suer­te es fun­da­men­tal en cual­quier pro­fe­sión y en es­ta tam­bién. —Us­ted que es un cu­rran­te con ta­len­to, ¿si­gue pen­san­do que es cues­tión de suer­te? —Na­cer en Es­pa­ña y no en Zim­ba­bue ya es una suer­te. Y los pa­dres que tie­nes. Lue­go es ver­dad lo que de­cía Pi­cas­so, que la suer­te o la ins­pi­ra­ción es me­jor que te co­ja tra­ba­jan­do. Cuan­do no­so­tros de­ci­mos en­sa­yar lo que ha­ce­mos es bus­car y apa­re­cen co­sas que si no tra­ba­jas mu­cho no las en­cuen­tras. Pe­ro ade­más hay que te­ner suer­te. —¿Có­mo fue me­ter­se en la piel de Fran­co pa­ra in­ter­pre­tar­lo? —Es­ta­ba en Ita­lia y me lla­mó Jai­me Ca­mino pa­ra que hi­cie­ra el pa­pel del dic­ta­dor. Du­dé mu­cho por­que no es­ta­ba pre­pa­ra­do y en prin­ci­pio re­cha­cé el pa­pel. Pe­ro un día sa­lí de mi ca­sa a pa­sear y cuan­do lle­gué a mi an­ti­guo co­le­gio me pu­se a pen­sar en la in­fan­cia y en có­mo se­ría ese Fran­co de ni­ño. Se me ocu­rrió in­da­gar y me en­con­tré que de crío le lla­ma­ban “el ce­ri­lli­ta”, que era muy tris­te, del­ga­di­llo, ore­ju­do y que te­nía gra­ví­si­mos pro­ble­mas per­so­na­les. Em­pe­cé a en­ten­der el ori­gen de aquel ren­cor que pa­re­cía ser el mo­tor del ser hu­mano. Ahí com­pren­dí que te­nía al­go que no se lo da­ba ni el uni­for­me ni la ideo­lo­gía. Em­pe­cé a tra­ba­jar des­de ahí y lo pri­me­ro fue bus­car su voz. No es una voz ga­lle­ga, sino una voz con acen­to ma­ño, por­que él se hi­zo en la aca­de­mia mi­li­tar de Za­ra­go­za y eso le im­pu­so un ca­rác­ter que tras­la­dó a su for­ma de ha­blar. Es­tu­dié tan­to al per­so­na­je que lle­gué a te­ner sue­ños con Car­men­ci­ta. Un día le pre­gun­té a Jai­me por qué me eli­gió a mí pa­ra in­ter­pre­tar a Fran­co.

—¿Y qué le di­jo? —Que ha­bía vis­to la mi­ra­da de Fran­co en el per­so­na­je que yo ha­cía en la pe­lí­cu­la “La cor­te del Fa­raón”, un ho­mo­se­xual ra­ro y apa­ra­to­so. —¿Le pa­só al­go pa­re­ci­do pa­ra in­ter­pre­tar al se­ño­ri­to de los San­tos Inocen­tes? —Sí, des­pués de ir a Can­nes y re­ci­bir premios y aplau­sos, to­man­do unas co­pas con Ma­rio Ca­mús le di­je, ¿por qué me lla­mas­te? Me con­tó que un día es­ta­ba vien­do la te­le­vi­sión y me vio ha­cien­do de em­pre­sa­rio jo­ven y ven­ga­ti­vo. Ya le di­go, ca­sua­li­dad, pu­ta suer­te. Aque­lla pe­lí­cu­la fue un gran éxi­to y cam­bió la vi­da de mu­chos ac­to­res: la mía, la de Pa­co Ra­bal, la de Al­fre­do Landa. Fue co­mo una go­ta de miel y pa­ra mí el des­per­tar pa­ra el ci­ne. —Ju­gan­do en Bormujos, ¿ya te­nía sue­ños de glo­ria? —Pe­ro no de ac­tor ni fut­bo­lis­ta, sino de to­re­ro. Era una ma­ne­ra de lla­mar la aten­ción. Me pu­se de­lan­te de al­gu­na va­qui­lla y to­rea­ba muy bien. Pe­ro le con­ta­ré có­mo na­ció mi au­tén­ti­ca vo­ca­ción. Mi tío Si­món te­nía ca­ta­ra­tas y de crío me de­cía que le le­ye­ra el ABC, la ter­ce­ri­ta de Pe­mán. Iba por la ma­ña­na y en­ton­ces, cuan­do me po­nía a leer, el rui­do que ha­bía en la ca­sa se amai­na­ba y la gen­te se que­da­ba es­cu­chan­do; al­gu­na vez in­clu­so aplau­dían. Y yo em­pe­cé a to­mar­le gus­to a ac­tuar, de­cir co­sas en pú­bli­co y sen­tir el alien­to de la gen­te más cer­ca­na. —¿Có­mo ve el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co, co­mo una co­me­dia de en­re­do o un dra­ma? —Co­mo al­go na­tu­ral y con­sus­tan­cial con la plu­ra­li­dad que hay en es­te país y so­bre to­do con la di­ver­si­dad de cla­ses. Aquí la eco­no­mía ha es­ta­do en ma­nos de se­ño­res a los que les im­por­ta­ba tres co­jo­nes el país. Ya es­tá bien de ha­blar de Ca­ta­lu­ña por­que ha si­do Ma­ria­ni­co el que ha pro­vo­ca­do que ca­da vez ha­ya más in­de­pen­den­tis­tas. Lo que im­por­ta es que aquí hay gen­te que lo pa­sa muy mal. Cá­ri­tas ha ago­ta­do sus re­cur­sos. Yo he ido a ver esas co­las de gen­te ne­ce­si­ta­da. Creo que el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes se­rá bueno pa­ra el país por­que aho­ra to­dos tie­nen que apli­car­se y va­mos a em­pe­zar un po­co a res­pi­rar en lo cla­ro. A ver si con­se­gui­mos que la cla­ri­dad nos inun­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.