La­vig­ne “Si no hu­bie­ra tram­pas no se­ría el Dakar”

El di­rec­tor de la ca­rre­ra, que da hoy su pis­to­le­ta­zo de sa­li­da en Bue­nos Ai­res, ga­ran­ti­za la du­re­za a pe­sar de las ba­jas de Chi­le y Pe­rú en una edi­ción en la que cuen­ta con Marc Co­ma co­mo di­rec­tor de­por­ti­vo

AS (Las Palmas) - - MÁS MOTOR - HÉC­TOR MAR­TÍ­NEZ

Gran desafío “Si­gue sien­do el re­to más gran­de de los raids, con más de 350 com­pe­ti­do­res” Ad­ver­si­da­des “Es­te año te­ne­mos eta­pas muy lar­gas,

mu­chas du­nas, llu­via, are­na nie­ve...”

—Di­jo en la pre­sen­ta­ción de la ca­rre­ra que no iba a ser un Dakar “de sal­do” pe­se a las au­sen­cias de Chi­le y Pe­rú. ¿Lo man­tie­ne? —Sí, no lo va a ser, en ab­so­lu­to. Va a ser du­ro, por­que esa es siem­pre nues­tra fi­lo­so­fía. Es­te año he­mos em­pe­za­do a tra­ba­jar jun­to a Marc Co­ma y cuan­do nos he­mos to­pa­do con to­dos esos pro­ble­mas, con la re­nun­cia de Chi­le pri­me­ro y la de Pe­rú des­pués, he­mos si­do ca­pa­ces de reorien­tar­nos y fi­nal­men­te con­ta­mos con un re­co­rri­do desafian­te, de nue­ve mil ki­ló­me­tros, in­clui­dos cin­co mil de es­pe­cia­les. Por eso creo fir­me­men­te que afron­ta­mos un ver­da­de­ro Dakar, con el mis­mo es­pí­ri­tu de las edi­cio­nes an­te­rio­res. —Pe­ro no sé si re­nun­cias co­mo la de Pe­rú, que lle­gó a úl­ti­ma ho­ra, a fi­na­les de ve­rano, pa­san fac­tu­ra al co­ra­zón de Etien­ne La­vig­ne... —(Ri­sas). No so­la­men­te al de La­vig­ne, tam­bién al de Marc Co­ma. Fue un con­tra­tiem­po muy im­por­tan­te por­que el re­co­rri­do ya es­ta­ba de­fi­ni­do, pe­ro se ha sa­bi­do so­lu­cio­nar. Es­ta­mos acos­tum­bra­dos, por­que la cul­tu­ra de tra­ba­jo del Dakar lle­va in­trín­se­co que po­de­mos en­con­trar pro­ble­mas. En Áfri­ca, por ejem­plo, sa­bía­mos que la ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción de nues­tro equi­po de tra­ba­jo era fun­da­men­tal. Y es­te año, con mu­cho en­tu­sias­mo, tra­ba­jo y ra­pi­dez he­mos lo­gra­do crear es­te Dakar de ca­tor­ce eta­pas, real­men­te apa­sio­nan­te. —Me nom­bra Áfri­ca. Se fue­ron de allí en 2008 por ame­na­zas te­rro­ris­tas, ¿exis­te preo­cu­pa­ción al res­pec­to en la edi­ción que aho­ra em­pie­za? ¿ca­be la po­si­bi­li­dad de re­gre­sar a Áfri­ca en el fu­tu­ro? —La se­gu­ri­dad siem­pre es una prio­ri­dad. Tra­ba­ja­mos mu­cho en ella, y es­te año con­ta­re­mos con un dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad glo­bal aún ma­yor, por­que sa­be­mos que las au­to­ri­da­des de Ar­gen­ti­na y Bo­li­via es­tán tra­ba­jan­do pa­ra ga­ran­ti­zar la

Di­fi­cul­ta­des “Las re­nun­cias de Chi­le y Pe­rú fue­ron un con­tra­tiem­po muy im­por­tan­te”

se­gu­ri­dad in­clui­da, ló­gi­ca­men­te, con­tra un ata­que te­rro­ris­ta. Res­pec­to a Áfri­ca, en el sur: An­go­la, Na­mi­bia y Su­dá­fri­ca, hay te­rre­nos pa­ra ar­mar es­te ti­po de ru­tas. Con el go­bierno de An­go­la ha­ce dos años que es­ta­mos ana­li­zan­do es­ta po­si­bi­li­dad. Pe­se a es­tas ne­go­cia­cio­nes, man­te­ne­mos ex­pec­ta­ti­vas de ge­ne­rar un nue­vo y atrac­ti­vo re­co­rri­do sud­ame­ri­cano el año pró­xi­mo. Por eso rea­bri­mos el diá­lo­go con Chi­le, am­plia­mos las con­ver­sa­cio­nes con Pa­ra­guay y Uru­guay y, en menor me­di­da, con Pe­rú. —Es­te año hay me­nos par­ti­ci­pan­tes. ¿Se de­be só­lo a la au­sen­cia de Chi­le y Pe­rú, que apor­ta­ban mu­chos pi­lo­tos, o a la cri­sis eco­nó­mi­ca en sí? —A los dos as­pec­tos. Pa­ra un equi­po, com­pe­tir en el Dakar sin con­tar con los pa­tro­ci­na­do­res de su país, tam­bién de la pren­sa de su país, re­sul­ta más com­pli­ca­do. Hay me­nos pi­lo­tos chi­le­nos y pe­rua­nos, es cier­to, pe­ro la cri­sis eco­nó­mi­ca afec­ta a to­do el mun­do y eso se ha no­ta­do tam­bién. Aun así, el Dakar si­gue sien­do el re­to más gran­de del mun­do de los raids, con más de 350 vehícu­los en com­pe­ti­ción. —Pe­se al cam­bio de úl­ti­ma ho­ra del re­co­rri­do y a los pro­ble­mas pa­ra ar­mar un re­to atrac­ti­vo, ¿ha­brá tram­pas? —Siem­pre hay tram­pas, si no las hu­bie­ra no se­ría el Dakar. Y es­te año hay eta­pas muy lar­gas, eta­pas ma­ra­tón, mu­chas jor­na­das de du­nas en la se­gun­da se­ma­na. Y ade­más va­mos a en­con­trar­nos con una me­teo­ro­lo­gía muy ad­ver­sa, con are­na, llu­via, nie­ve... Ha­bla­mos de mu­chos lu­ga­res co­no­ci­dos, tra­di­cio­na­les del Dakar en Su­da­mé­ri­ca, pe­ro en­tre los dos cam­pa­men­tos he­mos he­cho el má­xi­mo pa­ra cam­biar la ru­ta y sor­pren­der a los pi­lo­tos. —Mi­ran­do más allá, Pe­rú es la puer­ta pa­ra su­bir a otros paí­ses de Su­da­mé­ri­ca o in­clu­so Cen­troa­mé­ri­ca. ¿Pe­rú y Chi­le, pro­ta­go­nis­tas en los úl­ti­mos años, es­ta­rán en 2017? —Ob­via­men­te lo que aho­ra nos ocu­pa es 2016, pe­ro he­mos crea­do mu­chos con­tac­tos pa­ra res­ta­ble­cer las ne­go­cia­cio­nes con Pe­rú y con Chi­le. Tam­bién via­ja­mos a Uru­guay en di­ciem­bre pa­ra pre­sen­tar un proyecto vin­cu­la­do el Dakar. Es tem­prano pa­ra sa­ber el re­co­rri­do, pe­ro ca­mi­na­mos pa­ra tra­ba­jar de nue­vo jun­tos. —¿Y Nor­tea­mé­ri­ca? ¿Hoy por hoy es cien­cia ficción or­ga­ni­zar un Dakar allí? —Si ha­bla­mos de un proyecto en Nor­tea­mé­ri­ca, real­men­te no es la noticia. De mo­men­to va­mos a se­guir tra­ba­jan­do más en el Dakar sud­ame­ri­cano. —Vol­va­mos al Dakar 2016. ¿Cuán­do se le pa­só por la ca­be­za que Marc Co­ma fue­ra el di­rec­tor de­por­ti­vo? —Lo pen­sa­mos a fi­na­les de enero de 2015. Y em­pe­za­mos los con­tac­tos con Marc en fe­bre­ro. Fue, co­mo si di­jé­ra­mos, una in­tui­ción mía, un im­pul­so in­ten­tar que Marc cam­bia­ra su vi­da de­por­ti­va pa­ra in­te­grar­se a la or­ga­ni­za­ción del Dakar.

—Va­ya­mos con una ra­dio­gra­fía rá­pi­da de la ca­rre­ra. Co­ches. ¿El Mun­dial de rallys se ha pa­sa­do al Dakar? —Pa­ra un or­ga­ni­za­dor es fa­bu­lo­so re­ci­bir a pi­lo­tos de es­te ni­vel de ex­ce­len­cia. Es­ta­mos ilu­sio­na­dos por­que con­ta­mos con una com­pe­ti­ción de co­ches fan­tás­ti­ca, con in­cer­ti­dum­bre de­por­ti­va se­gu­ra­men­te has­ta el fi­nal. En mi opi­nión pue­de ha­ber en­tre 12 y 15 pi­lo­tos ca­pa­ces de su­bir al po­dio. —En mo­tos el tí­tu­lo de la pe­lí­cu­la po­dría ser: ‘Aquí no hay je­fe’. —Exac­ta­men­te. No lo hay. Por pri­me­ra vez des­de ha­ce diez años nos va­mos a en­con­trar con una ca­rre­ra muy abier­ta, por­que hay mu­chos pi­lo­tos jó­ve­nes, con ga­nas, que van a dar el má­xi­mo pa­ra tra­tar de ga­nar el Dakar. Aguar­do una pe­lea muy du­ra en es­te cam­bio ge­ne­ra­cio­nal, si así lo po­de­mos de­cir. Asis­ti­mos, al igual que ocu­rre en los co­ches, a un pa­no­ra­ma muy abier­to. Se­gu­ra­men­te hay ocho o diez pi­lo­tos que as­pi­ran a ga­nar el tí­tu­lo. —En ca­mio­nes, ¿se pue­de ga­nar a los ru­sos? —Se­gu­ro, hay más mar­cas, más pi­lo­tos, dis­fru­ta­re­mos. —¿Y en quads? —Vuel­ven los her­ma­nos Pa­tro­ne­lli, y ahí es­tán el chi­leno Ca­sa­le o el po­la­co So­nik co­mo ri­va­les a ba­tir. Qui­zá hay me­nos pi­lo­tos ca­pa­ces de ga­nar en com­pa­ra­ción con las otras ca­te­go­rías, pe­ro ob­via­men­te con­ta­mos con el me­jor ni­vel mun­dial de la es­pe­cia­li­dad. —¿Có­mo po­de­mos ha­cer que el fut­bo­le­ro Mau­ri­cio Ma­cri, ex­pre­si­den­te de Bo­ca Ju­niors, que­de cau­ti­va­do por el Dakar? —Se han es­ta­ble­ci­do re­cien­te­men­te esos con­tac­tos, por­que ha­ce na­da que sa­lió ele­gi­do pre­si­den­te, pe­ro es­toy se­gu­ro de que va a dis­fru­tar. —¿Có­mo le ven­de­ría el pro­duc­to Dakar? —Pue­do de­cir­le que se­rá un Dakar al­bi­ce­les­te, con más de diez eta­pas en te­rri­to­rio ar­gen­tino, in­clui­das la sa­li­da en Bue­nos Ai­res y la lle­ga­da en Ro­sa­rio. El pre­si­den­te va a ve­nir a dis­fru­tar del even­to y se­gu­ro que se en­gan­cha.

Fa­vo­ri­tos “Hay 12-15 as­pi­ran­tes en cua­tro rue­das, y en mo­tos ocho

o diez”

LIS­TOS PA­RA LA BA­TA­LLA. Los 2008 DKR 2016 en Bue­nos Ai­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.