San Via­tor, “No me ex­tra­ña na­da que La­so ha­ya triun­fa­do”

Pi­ne­do en­tre­nó en el San Via­tor al ma­dri­dis­ta y a Ro­ber­to Iñi­guez

AS (Las Palmas) - - BALONCESTO - JAVIER LE­KUO­NA

El Ma­drid vi­si­ta ma­ña­na Vitoria, ciu­dad na­tal de Pa­blo La­so y Ro­ber­to Iñi­guez, cam­peo­nes el año pa­sa­do de las Li­gas mas­cu­li­na y fe­me­ni­na con el equi­po blan­co y el Gi­ro­na. Allí com­par­tie­ron can­cha y pu­pi­tre en el co­le­gio don­de les en­tre­nó Juan Pi­ne­do, que ce­le­bra sus éxi­tos.

Juan Ortiz de Pi­ne­do en­tre­na­ba al equi­po ju­ve­nil del co­le­gio San Via­tor que ter­mi­nó sub­cam­peón de Es­pa­ña de se­gun­da ca­te­go­ría en el año 1984. “Era­mos los bi­chos ra­ros. Ha­bía clu­bes his­tó­ri­cos co­mo el Es­tu­dian­tes o el Jo­ven­tut y, ahí en me­dio, un co­le de Vitoria que se co­dea­ba con ellos. Na­die da­ba cré­di­to, ten­go gran­des re­cuer­dos de aque­lla épo­ca. Los cha­va­les for­ma­ban un gran gru­po en lo per­so­nal y en lo de­por ti­vo”. Lo cu­rio­so del te­ma es que en sus fi­las es­ta­ban Pa­blo La­so y Ro­ber­to Iñi­guez, dos fi­gu­ras que coin­ci­di­rían pri­me­ro co­mo ju­ga­do­res y más tar­de en el Va­len­cia co­mo en­tre­na­do­res. Pues bien, el téc­ni­co del Real Ma­drid ga­nó la pa­sa­da tem­po­ra­da la Li­ga En­de­sa mien­tras que Iñi­guez con­si­guió la mis­ma ges­ta pe­ro en la Li­ga Fe­me­ni­na di­ri­gien­do al Gi­ro­na.

“Era­mos com­pa­ñe­ros de jue­go pe­ro tam­bién de pu­pi­tre. Mi­ra que hay ca­sua­li­da­des en la vi­da, pe­ro re­cuer­do per­fec­ta­men­te que me sen­ta­ba con Ro­ber­to en la mis­ma me­sa del au­la des­de que éra­mos ni­ños”, co­men­ta La­so. “Es una cir­cuns­tan­cia his­tó­ri­ca. No creo que exis­ta nin­gún ca­so si­mi­lar en nin­gu­na par­te del mun­do. En la mis­ma cla­se, jun­tos des­de críos y ga­na­do­res de las Li­gas mas­cu­li­na y fe­me­ni­na el mis­mo año. Al­gu­nas ve­ces he­mos com­par­ti­do tam­bién de­rro­tas. Los dos nos que­da­mos a las puer­tas de la Euroliga mas­cu­li­na y fe­me­ni­na en al­gu­na oca­sión”, aña­de Iñi­guez de He­re­dia en tono jo­co­so. Tal co­mo eran. Juan Pi­ne­do tie­ne aún fres­cos los re­cuer­dos de los dos ba­ses. “Pa­blo era muy in­quie­to, se fi­ja­ba en to­dos los de­ta­lles y, des­de ni­ño, vi­vía el ba­lon­ces­to las 24 ho­ras del día. Me acuer­do, por ejem­plo, que le so­lía lle­var a Za­ra­go­za pa­ra ver los par­ti­dos del CAI. Siem­pre lo re­cuer­do bo­tan­do un ba­lón. No me ex­tra­ña en ab­so­lu­to que ha­ya triun­fa­do en­tre­na­dor. Lo lle­va den­tro des­de siem­pre, me pa­re­ce un fe­nó­meno”, ase­ve­ra.

“Ro­ber­to era más tran­qui­lo pe­ro siem­pre se sa­cri­fi­ca­ba. Igual no te­nía el ta­len­to de Pa- blo, que lle­gó a ser in­ter­na­cio­nal, pe­ro tam­bién ha de­mos­tra­do su ca­te­go­ría co­mo ju­ga­dor y co­mo en­tre­na­dor. Triun­fó en Tur­quía y vol­vió a con­se­guir­lo con el Gi­ro­na. Es­pe­ro que ten­ga mu­co­mo cha suer­te aho­ra en el ba­lon­ces­to ru­so (con el Na­dezh­da, que des­ta­ca en la Euroliga fe­me­ni­na)”, di­ce Pi­ne­do so­bre Iñi­guez de He­re­dia.

Pa­blo La­so es­tá pendiente de los éxi­tos de su ami­go. “Ca­da vez que me en­te­ro de que Ro­ber­to ha con­se­gui­do al­gún triun­fo me ale­gro mu­chí­si­mo. Es­tá cla­ro que ha­bía al­go en el am­bien­te de aquel co­le­gio que nos ha­cía es­pe­cia­les”. Iñi­guez de He­re­dia se ex­pre­sa en pa­re­ci­dos tér­mi­nos. “Coin­ci­dí con él en Va­len­cia cuan­do da­ba sus pri­me­ros pa­sos co­mo téc­ni­co. Ga­nar la Li­ga, Co­pa, Su­per­co­pa, Euroliga y la In­ter­con­ti­nen­tal só­lo es­tá al al­can­ce de al­gu­nos ele­gi­dos”. Son las pa­la­bras de dos ju­ga­do­res, dos en­tre­na­do­res, dos hom­bres de ba­lon­ces­to for­ja­dos por Juan Pi­ne­do y otros en­tre­na­do­res co­mo Alberto Díaz y En­ri­que Do­val en el co­le­gio San Via­tor de la ca­pi­tal ala­ve­sa, en pleno ba­rrio de Txa­go­rrit­xu.

Ro­ber­to Iñi­guez “Ga­nar 5 tí­tu­los so­lo es­tá al al­can­ce de al­gu­nos ele­gi­dos” Pa­blo La­so “Siem­pre me ale­gro

mu­chí­si­mo de los triun­fos de Ro­ber­to”

Ro­ber­to Iñi­guez.

Pa­blo La­so.

COM­PA­ÑE­ROS. Iñi­guez (iz­quier­da) y La­so (de­re­cha), en el San Via­tor.

OR­GU­LLO­SO. Juan Pi­ne­do, en la puer­ta del co­le­gio San Via­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.