Car­bo­nell y Men­gual: a Río 2016 des­de el mar

El dúo co­men­zó el año olím­pi­co con una ex­hi­bi­ción en Barcelona

AS (Las Palmas) - - MÁS DEPORTE - ALBERTO MAR­TÍ­NEZ

El dúo es­pa­ñol de sin­cro dio ayer la bien­ve­ni­da al año olím­pi­co con una ex­hi­bi­ción en la pla­ya

San Sebastián de Barcelona y con un di­fí­cil re­to: una me­da­lla en los Jue­gos de Río. Con 13 años de di­fe­ren­cia, pe­ro con una ad­mi­ra­ción mu­tua, am­bas pre­pa­ran una co­reo­gra­fía inol­vi­da­ble.

Gem­ma Men­gual y Ona Car­bo­nell pro­ta­go­ni­za­ron el pri­mer ba­ño de 2016 del CN Atlè­tic Bar­ce­lo­ne­ta en la pla­ya San Sebastián de Barcelona. En­fun­da­das en tra­jes tér­mi­cos, la pa­re­ja ofre­ció una co­reo­gra­fía pa­ra el nu­tri­do gru­po que acu­dió a una ci­ta que se ce­le­bra des­de ha­ce 18 años: “Fue muy di­ver­ti­do. La ver­dad es que no ha­bía­mos he­cho nun­ca jun­tas una ex­hi­bi­ción así en el mar, con frío, con neo­pre­nos. Re­sul­ta di­fe­ren­te de una pis­ci­na nor­mal. Nos lo pa­sa­mos bien”.

Cuan­do Gem­ma Men­gual se col­gó su pri­me­ra me­da­lla in­ter­na­cio­nal en los Eu­ro­peos de Hel­sin­ki en el 2000, Ona Car­bo­nell ape­nas te­nía diez años e ini­cia­ba su ca­mino en la sin­cro­ni­za­da en el CN Ka­lli­po­lis de Barcelona. Quin­ce años des­pués, y tras un pal­ma­rés bri­llan­te —39 me­da­llas pa­ra Men­gual y 30 pa­ra Car­bo­nell—, am­bas ini­cian el re­to más di­fí­cil y mís­ti­co de es­te 2016: ga­nar la me­da­lla olím­pi­ca en la mo­da­li­dad de dúo. El re­to. La sin­cro es un de­por­te que ha evo­lu­cio­na­do en los úl­ti­mos años. Es­pa­ña se ha vis­to re­le­ga­da a la quin­ta pla­za mun­dial en las prue­bas olím­pi­cas (dúo y equi­po) y no que­da otra que dar el sal­to en Río pa­ra mor­der, por ter­ce­ros Jue­gos se­gui­dos, metal. Ese se­rá el co­me­ti­do de las dos na­da­do­ras: “Pri­me­ro te­ne­mos que cla­si­fi­car­nos. Si lo lo­gra­mos, pe­lea­re­mos co­mo siem­pre por me­da­lla”, afir­ma Ona, la ca­pi­ta­na del equi­po.

Es­ta na­da­do­ra de 25 años —Men­gual tie­ne 38— siem­pre tu­vo a Gem­ma de re­fe­ren­te, y des­ta­ca por en­ci­ma de to­do “la co­reo­gra­fía de so­lo que hi­zo en los Mun­dia­les de Barcelona, en 2003”. Ona ha de­ja­do en un se­gun­do plano sus es­tu­dios de Di­se­ño en un año ca­pi­tal en su ca­rre­ra. Pa­sa el tiem­po li­bre le­yen­do Open (las me­mo­rias de Agas­si) y acu­dien­do de vez en cuan­do al ci­ne (Tru­man fue la úl­ti­ma pe­lí­cu­la que vio), mien­tras que Men­gual se tie­ne que mul­ti­pli­car pa­ra ha­cer de ma­dre (Nil y Joe) y en­tre­nar­se al rit­mo de su com­pa­ñe­ra. “No po­de­mos ade­lan­tar có­mo se­rá la co­reo­gra­fía. So­lo po­de­mos de­cir que se­rá in­no­va­do­ra, di­fí­cil y las mú­si­cas, muy es­pe­cia­les”.

“Nos sin­cro­ni­za­mos muy bien. So­mos muy pa­re­ci­das fí­si­ca­men­te y en el agua —am­bas mi­den 1,73 me­tros—, y ade­más so­mos muy fle­xi­bles. Y eso ayu­da”, re­la­ta Ona. No se­rá la pri­me­ra vez que am­bas com­pi­ten jun­tas. En 2011, y de­bi­do a una in­dis­po­si­ción de An­drea Fuen­tes, Men­gual fue la pa­re­ja de Car­bo­nell en la prue­ba de dúo de la World Trophy que se dis­pu­tó en Pe­kín (Chi­na). Las ri­va­les. Con Ru­sia y Chi­na por de­lan­te de las es­pa­ño­las en las úl­ti­mas com­pe­ti­cio­nes, Ja­pón y la Ucrania de An­na Ta­rrés se­rán los ri­va­les que pe­lea­rán por ese bron­ce tan re­ñi­do. La ex­se­lec­cio­na­do­ra se mos­tró crí­ti­ca con es­te dúo. No opi­na lo mis­mo Ona, quien ade­más in­ten­ta no des­cen­trar­se: “Nues­tro ob­je­ti­vo es­tá en no­so­tras mis­mas, no te­ne­mos que fi­jar­nos en las ri­va­les. Ca­da uno eli­ge su ca­mino. Ma­yu (Ma­yu­ko Fu­yi­ki, ex­téc­ni­ca de Es­pa­ña y aho­ra con la se­lec­ción de Chi­na) es­co­gió tam­bién el su­yo y tam­bién aho­ra An­na. No pres­ta­mos mu­cha aten­ción”.

El va­lor de Men­gual es ma­yúscu­lo, te­nien­do en cuen­ta que des­de el Mun­dial de Roma, en 2009, no na­da una com­pe­ti­ción al más al­to ni­vel. En el Mun­dial de Ka­zán 2015 par­ti­ci­pó en el dúo mix­to jun­to a Pau Ri­bes, pe­ro el ni­vel de exi­gen­cia no es el mis­mo que pa­ra pre­pa­rar unos Jue­gos. “La sin­cro ha evo­lu­cio­na­do mu­cho en los úl­ti­mos años. Hay fi­gu­ras que Gem­ma no ha­cía y yo le en­se­ño, mien­tras ella me ayu­da en otras co­sas. Aho­ra se tra­ba­ja más el as­pec­to fí­si­co”, ex­po­ne Ona en las in­te­rio­ri­da­des del CAR, su se­gun­da ca­sa.

Si­mi­li­tu­des “Nos sin­cro­ni­za­mos, so­mos pa­re­ci­das y fle­xi­bles. Eso ayu­da” Di­fe­ren­cias “La sin­cro ha cam­bia­do. Hay fi­gu­ras que Gem­ma no ha­cía an­tes”

UNA MA­ÑA­NA EN EL MAR. Ona Car­bo­nell y Gem­ma Men­gual, en la pla­ya San Sebastián de Barcelona.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.