To­do si­gue igual en la vic­to­ria y la de­rro­ta

AS (Las Palmas) - - MEDIOS - Ma­riano An­to­lín Ni­ño

En pri­mer lu­gar que­ría la­men­tar la gra­ve le­sión de Ser­gio Ca­na­les su­fri­da en el en­cuen­tro del Ber­na­béu y desear­le una pron­ta re­cu­pe­ra­ción.

So­bre el en­cuen­tro en sí, tam­bién te­ne­mos que la­men­tar el po­bre es­pec­tácu­lo ofre­ci­do por el equi­po me­ren­gue, con un cen­tro del cam­po que nue­va­men­te se ha vis­to des­bor­da­do por el equi­po con­tra­rio. Se han ido de va­cío por su po­ca am­bi­ción en el se­gun­do tiem­po, en el que se han con­for­ma­do con man­te­ner la po­se­sión del ba­lón sin crear pe­li­gro. In­su­fi­cien­te an­te un ri­val co­mo el Real Ma­drid.

Es­tos úl­ti­mos en­cuen­tros li­gue­ros del Ma­drid con re­sul­ta­do po­si­ti­vos han si­do un bál­sa­mo en­ga­ño­so que ha si­do in­ca­paz de mi­ti­gar el do­lor y mu­cho me­nos de cu­rar la en­fer­me­dad. El equi­po se par­te fá­cil­men­te, es in­ca­paz de ro­bar ba­lo­nes y só­lo los re­cu­pe­ra por fa­llos del equi­po con­tra­rio. Ade­más, los la­te­ra­les, gran­des ju­ga­do­res ofen­si­vos, no cumplen de­fen­si­va­men­te.

El equi­po nun­ca po­drá lo­grar una es­ta­bi­li­dad de­por­ti­va si los ju­ga­do­res no tie­nen

fee­ling con el en­tre­na­dor, al­go que re­sul­ta evi­den­te en al­gu­nos ca­sos con­cre­tos. Ma­ña­na en Va­len­cia com­pro­ba­re­mos si la bur­bu­ja si­gue in­flán­do­se o si ex­plo­ta de­fi­ni­ti­va­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.