Zi­da­ne jue­ga un 4-2-3-1 sin me­dio­cen­tro de­fen­si­vo

El ba­lón es el pro­ta­go­nis­ta y no ato­si­ga a los ju­ga­do­res tác­ti­ca­men­te

AS (Las Palmas) - - REAL MADRID - C. A. FORJANES

Zi­da­ne ha he­cho la mi­li co­mo téc­ni­co fo­gueán­do­se en el Cas­ti­lla y la re­la­ti­va cal­ma de la Se­gun­da B. Así pu­do re­cu­pe­rar­se del fra­ca­so con el fi­lial del cur­so pa­sa­do, don­de no ju­gó el ‘pla­yoff’ de as­cen­so.

Lo de­ja se­gun­do y sin per­der des­de el 7 de no­viem­bre. Aho­ra le to­ca re­flo­tar al pri­mer equi­po.

Zi­da­ne cam­bia­rá es­te fin de se­ma­na un Ebro-Cas­ti­lla por de­bu­tar el sá­ba­do co­mo en­tre­na­dor del Ma­drid an­te el De­por­ti­vo y en el Ber­na­béu. Zi­zou tie­ne cin­co días pa­ra cam­biar­le la ca­ra a la de­te­rio­ra­da na­ve de Be­ní­tez des­pués de ir cur­tién­do­se año y me­dio en la cal­ma del Cas­ti­lla y la Se­gun­da B.

En el ban­qui­llo mues­tra el mis­mo pa­la­dar que te­nía cuan­do se cal­za­ba las bo­tas. ¿Su re­ce­ta­rio? Fút­bol ofen­si­vo, ali­near a los ju­go­nes y una pi­za­rra en la que di­bu­ja un 4-2-3-1 sin me­dio­cen­tro de­fen­si­vo (el úni­co pu­ro que uti­li­za es Mar­cos Llo­ren­te), con­ver­ti­ble en un 4-1-4-1 en fun­ción del ri­val y el re­sul­ta­do. El ba­lón es pro­ta­go­nis­ta ab­so­lu­to en sus en­tre­na­mien­tos y no ato­si­ga al fut­bo­lis­ta con se­su­das dis­qui­si­cio­nes tác­ti­cas.

Dos lu­na­res, eso sí. A ve­ces le cues­ta acer­tar con los cam­bios (en tiem­po y for­ma) y su Cas­ti­lla ado­le­ce de uno de los pun­tos fla­cos del Ma­drid de Be­ní­tez: a ve­ces su­fre des­co­ne­xio­nes y se va del par­ti­do. El úl­ti­mo ejem­plo, el pa­sa­do do­min­go. El Cas­ti­lla tu­vo que con­for­mar­se con un 2-2 en La Ro­da al en­ca­jar dos go­les de es­tra­te­gia en un lap­so de seis mi­nu­tos...

Sus nú­me­ros. El ba­lan­ce de Zi­da­ne du­ran­te su eta­pa de apren­di­za­je en el Cas­ti­lla (57 par­ti­dos) ha si­do de 26 vic­to­rias (46,4%), 17 em­pa­tes (29,8%) y 14 de­rro­tas (24,5%), con 88 go­les a fa­vor y 58 en con­tra. Han si­do dos cur­sos muy di­fe­ren­cia­dos. La pri­me­ra tem­po­ra­da, la 2014-15, ex­pe­ri­men­tó un fra­ca­so en to­da re­gla. No con­si­guió recuperar men­tal­men­te al Cas­ti­lla, que ha­bía des­cen­di­do y fi­na­li­zó sex­to, a dos pun­tos del pla­yoff de as­cen­so. Se le des­in­fló (iba co­lí­der a fi­na­les de fe­bre­ro) des­de que tu­vo que aco­mo­dar en el on­ce al re­cién fi­cha­do Ode­gaard. Pe­ro es­ta cam­pa­ña de­ja al Cas­ti­lla en­ca­rri­la­do, se­gun­do y con seis pun­tos de ven­ta­ja so­bre el quin­to, el lí­mi­te que mar­ca el pla­yoff. No pier­de des­de el 7 de no­viem­bre, pe­ro ha em­pa­ta­do cin­co de los úl­ti­mos seis par­ti­dos...

Aman­te de via­jar el mis­mo día del par­ti­do y alér­gi­co a ver­se an­te un mi­cró­fono (en su pri­mer año en el Cas­ti­lla no ofre­ció nin­gu­na con­fe­ren­cia de Pren­sa post­par­ti­do), se ha mos­tra­do permea­ble a al­gu­nas su­ge­ren­cias del club, co­mo la de ali­near a Ode­gaard, con el que nun­ca se le ha vis­to quí­mi­ca. Tam­bién en su de­ci­sión de de­jar en el ban­qui­llo sie­te ve­ces es­ta tem­po­ra­da a Ma­riano, el pi­chi­chi cas­ti­llis­ta (12 go­les), pa­ra que ju­ga­se Borja Ma­yo­ral, la gran apues­ta de la en­ti­dad.

Zi­da­ne ha hin­ca­do los co­dos pa­ra for­mar­se. Cur­só es­tu­dios de post­gra­do en Ges­tión, Eco­no­mía y De­re­cho del De­por­te en la Uni­ver­si­dad de Limoges. Lue­go, pa­só a ma­tri­cu­lar­se en Clai­re­fon­tai­ne (la se­de de la Fe­de­ra­ción Fran­ce­sa) pa­ra sa­car­se el car­né de en­tre­na­dor. Mien­tras co­gía ex­pe­rien­cia en Se­gun­da B, via­jó dos ve­ces pa­ra es­tu­diar los mé­to­dos de dos en­tre­na­do­res muy pe­cu­lia­res. Pri­me­ro a Mar­se­lla, don­de apren­dió de Biel­sa, y des­pués aga­rró el pe­ta­te jun­to a Ma­ke­le­le y se fue a Mú­nich a co­no­cer con de­ta­lle las téc­ni­cas de Guar­dio­la. En ma­yo pa­sa­do ob­tu­vo al fin la li­cen­cia UEFA Pro (lle­gó a ser in­ha­bi­li­ta­do tres me­ses tras una de­nun­cia por en­tre­nar sin car­né, aun­que el TAD re­vo­có la san­ción) que le ha­bi­li­ta pa­ra po­der di­ri­gir al Ma­drid a to­dos los efec­tos.

Sa­bién­do­se en la po­le po­si­tion pa­ra co­ger el ban­qui­llo si Be­ní­tez era ful­mi­na­do me­dia­da la tem­po­ra­da, ex­tra­ñó su dis­cur­so el pa­sa­do 22 de no­viem­bre tras el ca­ta­clis­mo en el Clásico en el que con­fe­sa­ba no ver­se aún lis­to. “Si me que­dé en el club es pa­ra en­tre­nar al Cas­ti-

Viraje “To­da­vía me fal­ta pa­ra en­tre­nar al pri­mer equi­po”, di­jo en no­viem­bre Su idea­rio El cur­so pa­sa­do via­jó pa­ra es­tu­diar los mé­to­dos de Guar­dio­la y Biel­sa

Así di­ri­ge “Su ca­rác­ter des­con­cier­ta. No da char­las ex­plo­si­vas y es frío, pe­ro dia­lo­gan­te”

lla”, di­jo tras el par­ti­do del fi­lial an­te el Ba­ra­kal­do. “El año pa­sa­do, al fi­nal de la tem­po­ra­da, te­nía la sen­sa­ción de que to­da­vía me fal­ta al­go pa­ra lle­gar al pri­mer equi­po... Me fal­ta mu­cho, un en­tre­na­dor nun­ca es­tá pre­pa­ra­do pa­ra di­ri­gir al Ma­drid”.

El pa­sa­do 16 de di­ciem­bre AS in­for­mó en su por­ta­da que Zi­da­ne ya es­ta­ba en la recámara de Flo­ren­tino. Hoy se­rá su pri­mer en­tre­na­mien­to co­mo res­pon­sa­ble del pri­mer equi­po. Una de las mi­sio­nes de Zi­da­ne se­rá la de re­cons­truir el víncu­lo emo­cio­nal en­tre el en­tre­na­dor y la plan­ti­lla, uno de los pun­tos fuer­tes de An­ce­lot­ti per­di­do con Be­ní­tez, in­ca­paz de ha­cer­se con los pe­sos pe­sa­dos del ves­tua­rio. Aun así, y pe­se a su pa­pel co­mo men­tor de Ben­ze­ma y Je­sé la tem­po­ra­da que fue ayu­dan­te de Car­let­to, la fi­lo­so­fía de Zi­da­ne le lla­ma a mar­car cier­tas dis­tan­cias con los ju­ga­do­res. Así lo con­tó en su pri­me­ra en­tre­vis­ta tras po­ner­se ba­jo el pa­ra­guas del ita­liano, en

L’Equi­pe (ju­lio de 2013): “No pue­des ha­blar a la gen­te só­lo con emo­ción y afec­to. Pa­ra que un ju­ga­dor dé el cien por cien de­bes exi­gir­le, has­ta po­der ma­ni­pu­lar­le un po­co. Lo de­bes re­com­pen­sar y ame­na­zar. El pa­lo y la za­naho­ria. Y el afec­to no es al­go que du­ra. No pue­des ser ami­go de tus ju­ga­do­res. No pue­des de­cir­le: “Va­mos, haz­lo por mí”. Sien­do Zi­da­ne o no, eso no fun­cio­na­ría más de un mes...”.

Mag­né­ti­co. Los que le han te­ni­do co­mo je­fe, dan fe. “Tie­ne un ca­rác­ter a ve­ces des­con­cer­tan­te. Cuan­do se di­ri­ge a ti no­tas su mag­ne­tis­mo, otras ve­ces se pa­sa un par de me­ses sin ha­blar­te”, le ana­li­za uno de sus ex­pu­pi­los cas­ti­llis­tas: “No da char­las épi­cas y ex­plo­si­vas, co­mo ha­cen otros en­tre­na­do­res, dia­lo­ga pe­ro es frío”. Su dis­cur­so pú­bli­co, a cam­bio, es ta­jan­te. “Siem­pre voy a po­ner a los me­jo­res, nun­ca cam­bia­ré eso”. Em­pie­za la era Zi­da­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.