Kra­ne­vit­ter: “El Atle­ti es una opor­tu­ni­dad úni­ca”

Fue pre­sen­ta­do ayer en el Cal­de­rón an­te más de 400 per­so­nas

AS (Las Palmas) - - ATLÉTICO DE MADRID - PA­TRI­CIA CAZÓN

Cin­co mi­nu­tos pa­sa­ban de la 13:30 cuan­do se es­cu­cha­ron los pri­me­ros pa­sos su­bien­do por la es­ca­le­ra a la Sa­la VIP del Cal­de­rón. Eran del her­mano, pa­dre y no­via de Kra­ne­vit­ter, que se sen­ta­ron en la pri­me­ra fi­la de si­llas, a la iz­quier­da.

El es­ce­na­rio, el atril, una si­lla y una pan­ta­lla con una ima­gen de Kra­ne­vit­ter. Dos mi­nu­tos des­pués apa­re­ce él, Kra­ne­vit­ter, to­do de ne­gro; za­pa­tos, va­que­ros, ca­mi­sa y ame­ri­ca­na con un tro­que­la­do de rom­bos. Ce­re­zo, Ca­mi­ne­ro, Ber­ta y Cle­men­te Villaverde van con él.

Ce­re­zo se di­ri­ge al atril y ha­bla. “Nues­tro es­ta­dio abre las puer­tas pa­ra dar la bien­ve­ni­da a Kra­ne­vit­ter”, di­ce y mi­ra al ju­ga­dor que son­ríe, tí­mi­do, en la pri­me­ra fi­la de la de­re­cha. “Es un fut­bo­lis­ta con una mag­ní­fi­ca tra­yec­to­ria con Ri­ver, con quien ga­nó la Li­ber­ta­do­res y dis­pu­tó el Mun­dial de Clu­bes. Su ca­li­dad no pa­só inad­ver­ti­da pa­ra nues­tros ojea­do­res”, Y un re­fuer­zo al que lla­man pró­xi­mo Mas­che­rano pa­ra un cen­tro del cam­po con mu­chos mi­nu­tos (ver ta­bla) y sin Tia­go. “Ma­tías ya ha po­di­do com­pro­bar la pa­sión con la que la gra­da vi­ve un par­ti­do. En unos mi­nu­tos sen­ti­rás su ca­ri­ño”, avi­só Ce­re­zo, por úl­ti­mo, an­tes de aban­do­nar el atril.

Ma­tías ya pi­sa es­ce­na­rio. Ha­bla ba­ji­to pe­ro cla­ro. “Te­nía mu­chas ga­nas de ve­nir acá y da­ré el má­xi­mo por es­ta ca­mi­se­ta”. Y se sien­te pre­pa­ra­do pa­ra mos­trar­lo ya, ma­ña­na mis­mo, en Co­pa, an­te el Ra­yo. Tam­bién lo di­jo: “Si me to­ca ju­gar, voy a es­tar. Sien­to ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer­lo. La con­fian­za de téc­ni­co y com­pa­ñe­ros es muy im­por­tan­te pa­ra mí”. “Sa­cri­fi­cio” pa­ra adap­tar­se cuan­to an­tes no fal­ta­rá. “Eso siem­pre es­ta­rá de mi par­te”, apun­tó an­tes de ala­bar al Cho­lo. “Es un ga­na­dor. Lo ha he­cho muy bien: es un desafío”. Co­mo el Atlé­ti­co, ma­yúscu­lo. Por­que, re­ve­ló, cuan­do lle­gó su ofer­ta no hu­bo más. Era ésa o ésa. “Des­de el pri­mer mo­men­to: es una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra mí”, con­fe­só an­tes de to­mar con de­li­ca­de­za la ca­mi­se­ta que le ofre­cía Ce­re­zo con su nom­bre y dor­sal: lle­va­rá el 8. Ese nú­me­ro que fue de Luis, el que has­ta agos­to lle­vó Raúl Gar­cía.

Nue­vo 8. Y en­fun­da­do con el 8, sal­ta­ba Kra­ne­vit­ter al cés­ped po­co des­pués pa­ra dar sus pri­me­ros to­ques. Eran las 14:02 cuan­do las en­tra­ñas del es­ta­dio le en­gu­llían otra vez, la gra­da se di­sol­vía y la luz se apa­ga­ba. Pe­ro só­lo unas ho­ras. Hoy, a la mis­ma ho­ra (13:30) el mi­cró­fono es­pe­ra a Au­gus­to, el otro fi­cha­je del in­vierno 2016 del Atlé­ti­co.

Dor­sal He­re­da­rá el dor­sal 8 que de­jó Raúl Gar­cía, que per­te­ne­ció

a Luis Pre­pa­ra­do “Si me to­ca ju­gar, voy a es­tar. Sien­to ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer­lo

ya”, di­jo

Kra­ne­vit­ter, al fin ro­ji­blan­co.

PRI­MER CON­TAC­TO CON LA AFI­CIÓN. Más de cua­tro­cien­tos afi­cio­na­dos fue­ron ayer por la ma­ña­na al Cal­de­rón pa­ra ver a Kra­ne­vit­ter dar sus pri­me­ros to­ques con la ro­ji­blan­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.