Do­lo­ro­sa de­rro­ta en una ca­bal­ga­ta de in­for­tu­nios

El Al­cor­cón se dis­pa­ra en la cla­si­fi­ca­ción con es­ta vic­to­ria

AS (Las Palmas) - - TENERIFE-ALCORCÓN - MANOJ DASWANI

La fal­ta de in­ten­si­dad, la es­qui­va for­tu­na y al­gún error gro­se­ro con­de­na­ron al Te­ne­ri­fe a su se­gun­da de­rro­ta con­se­cu­ti­va y a la zo­zo­bra de con­vi­vir otra vez con las ur­gen­cias. Su opo­nen­te, mien­tras, se dis­pa­ra en la cla­si­fi­ca­ción y em­pie­za a so­ñar. Em­ba­la­do, el Al­cor­cón ce­rró el triun­fo en un abrir y ce­rrar de ojos. An­tes del des­can­so, el en­vi­te ya pa­re­ció sen­ten­cia­do.

El en­tre­na­dor blan­quia­zul cam­bió de sis­te­ma y ali­nea­ción pa­ra el pri­mer par ti­do del año. Tras el des­ca­la­bro de Va­lla­do­lid op­tó por dos pi­vo­tes en vez de tres –ju­ga­ron Vi­to­lo y Ai­tor Sanz- y ali­neó a Cris­to co­mo es­cu­de­ro de Ant­hony Lo­zano.

El nue­vo guión bus­ca­ba has­ta cua­tro es­ti­le­tes ofen­si­vos pa­ra ir a por el Al­cor­cón, que ve­nía a la Is­la en busca del bo­tín ne­ce­sa­rio pa­ra ins­ta­lar­se de nue­vo en la zo­na no­ble. Y lo hi­zo re­ple­tos de la ac­ti­tud que le fal­tó ayer a los lo­ca­les.

El ca­so es que al Te­ne­ri­fe se le atra­gan­tó el cam­bio de sis­te­ma y le cos­tó ho­rro­res co­nec­tar con sus de­lan­te­ros. Aga­za­pa­do y con el or­den co­mo ban­de­ra, es­pe­ró el Al­cor­cón a que lle­ga­ra su mo­men­to.

No fue un par­ti­do vis­to­so. Ni mu­cho me­nos. Así que pa­re­cía cla­ro que iba a de­fi­nir­se en los pe­que­ños de­ta­lles. El 0-1 lo cam­bió to­do. Fue ade­más un ma­za­zo psi­co­ló­gi­co, al bor­de del des­can­so, fa­tí­di­co pa­ra un Te­ne­ri­fe has­ta en­ton­ces inope­ran­te. Ha­bría ha­bi­do mar­gen de ma­nio­bra si no lle­ga a ren­glón se­gui­do –y sin tiem­po pa­ra asi­mi­lar­lo- otro gol­pe de mar­ca ma­yor. Sa­le Da­ni a por el pro­pio Plano y ha­ce un pe­nal­ti cla­mo­ro­so. El se­gun­do gol (de Da­vid Ro­drí­guez) sí fue de­fi­ni­ti­vo.

Pa­ra des­gra­cia y en­fa­do del He­lio­do­ro, la de­co­ra­ción va­rió de­ma­sia­do tar­de. Lo­zano apro­ve­chó una bue­na op­ción pa­ra re­cor­tar dis­tan­cias y dar vi­da al par­ti­do. Pe­ro el em­pa­te no lle­gó y el Te­ne­ri­fe aca­bó des­qui­cia­do. El nue­vo año le de­jó car­bón.

Los ma­dri­le­ños acu­die­ron re­ple­tos de la ac­ti­tud que les fal­tó ayer a los

lo­ca­les

MAL ARRAN­QUE DE 2016 . El CD Te­ne­ri­fe no pu­do em­pe­zar bien el año y per­dió en la no­che de ayer en el He­lio­do­ro an­te el Al­cor­cón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.