Ca­so úni­co de re­sis­ten­cia en el fút­bol mun­dial

Sa­le re­for­za­do cuan­do to­do se po­ne en con­tra

AS (Las Palmas) - - BARCELONA-ESPANYOL - POR CAR­LOS MA­RA­ÑÓN

Ten­go que re­pe­tir­me tan­tas ve­ces que el R.C.D. Espanyol es el cuar­to equi­po con más tem­po­ra­das en Pri­me­ra Di­vi­sión (ya va por la 81, co­mo el Va­len­cia), que ni yo mis­mo me lo creo. Más que el Atlé­ti­co de Ma­drid, va­ci­lo a mis mu­chos y bue­nos ami­gos col­cho­ne­ros. El club que lo­gró el pri­mer gol en la his­to­ria de la Li­ga (Pi­tus Prat, que es­tás en los cie­los) y de la Co­pa es el gran ol­vi­da­do del fút­bol es­pa­ñol. Nun­ca ga­nó la Li­ga, só­lo tie­ne cua­tro tí­tu­los co­pe­ros, y su eco­no­mía es pre­ca­ria, pe­ro nin­gún otro club con su so­le­ra re­ci­be me­nos re­co­no­ci­mien­to. El Espanyol es un mi­la­gro. Ca­so úni­co en el fút­bol mun­dial, co­mo L’Equi­pe con el Ath­le­tic, en cla­ve de re­sis­ten­cia a un cli­ma hos­til. Pe­ro eso no es bueno. Por­que los es­fuer­zos inú­ti­les ge­ne­ran me­lan­co­lía. Y la ma­ra­vi­llo­sa mi­no­ría de la que se pi­to­rreó el Pi­qué mo­no­lo­guis­ta so­bre­vi­ve co­mo pue­de an­te la ma­sa.

El fol­klo­re aña­di­do a los dos úl­ti­mos der­bis me re­cuer­da mu­cho al día que la Guar­dia Ur­ba­na (los mu­ni­ci­pa­les bar­ce­lo­ne­ses) me in­cre­pó con gran­des vo­ces y as­pa­vien­tos des­afo­ra­dos por cir­cu­lar con las lu­ces lar­gas. “Oi­ga, agen­te, o la bron­ca o la mul­ta, pe­ro las dos co­sas no”. Así es co­mo se sien­te el es­pan­yo­lis­mo tras el pri­mer en­vi­te co­pe­ro, con dos fut­bo­lis­tas le­sio­na­dos, dos ju­ga­do­res ex­pul­sa­dos, cua­tro go­les en con­tra, el chu­leo an­ti­de­por­ti­vo de los bar­ce­lo­nis­tas a los que les va y mu­cho la mar­cha (apun­ten a Suá­rez, Ney­mar y Pi­qué)… Y ade­más, por si fue­ra po­co, una fu­ri­bun­da crí­ti­ca me­diá­ti­ca. No so­la­men­te des­de Barcelona, can­ti­ne­la ha­bi­tual, sino del res­to de Es­pa­ña, don­de se mi­den las pa­la­bras pa­ra ha­blar de es­te Ba­rça so pe­na de ser acu­sa­do de trai­ción al fút­bol.

La reali­dad es mu­chí­si­mo más com­ple­ja: sí, el Espanyol fue un equi­po du­ro en el par­ti­do de Li­ga dispu­tado en Cor­ne­llà y en el de Co­pa ju­ga­do en el Camp Nou, el ín­cli­to Gon­zá­lez Gon­zá­lez per­do­nó tar­je­tas en el 0-0 y Pau Ló­pez agre­dió in­fa­me­men­te a Mes­si en el 4-1, pe­ro tam­bién es cier­to que mien­tras com­pi­tió sin le­sio­na­dos, fue un buen equi­po de fút­bol: agre­si­vo en la par­ce­la de­fen­si­va (has­ta don­de per­mi­te el ár­bi­tro, co­mo de­be ser) y pun­zan­te en ata­que, con ca­rác­ter y mu­cha per­so­na­li­dad, co­mo no se veía en los der­bis ca­ta­la­nes des­de ha­cía ya bas­tan­te tiem­po. Un equi­po cu­yo gran error fue qui­tar­le dos pun­tos en bue­na lid a su má­xi­mo ri­val en una so­cie­dad que to­da­vía des­pre­cia a los que pien­san di­fe­ren­te. Un club he­cho en la re­sis­ten­cia que, sin em­bar­go, sa­le re­for­za­do cuan­do to­do se po­ne en su con­tra.

His­tó­ri­co El Espanyol es el cuar­to equi­po con más tem­po­ra­das en Pri­me­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.