Un Loeb de al­tu­ra li­de­ra un nue­vo tri­ple­te de Peu­geot

El pi­lo­to fran­cés se im­pu­so a Car­los Sainz por 22 se­gun­dos, mien­tras que Pe­ter­han­sel fue ter­ce­ro a tres mi­nu­tos de su com­pa­trio­ta. El pri­mer Mi­ni vol­vió a ser Al-At­ti­yah, cuar­to, Na­ni Roma ter­mi­nó un­dé­ci­mo

AS (Las Palmas) - - MÁS MOTOR - HÉC­TOR MAR­TÍ­NEZ /

LSainz Su co­che su­frió un fa­llo en el sis­te­ma de in­fla­do de las rue­das

a ca­rre­ra se neu­tra­li­zó en el ki­ló­me­tro 321, an­tes de lo pre­vis­to. Los seis úl­ti­mos ki­ló­me­tros de la es­pe­cial no po­dían dispu­tar­se de­bi­do a la mul­ti­tud que aguar­da­ba el pa­so de la ca­rre­ra y a la tor­men­ta que se ave­ci­na­ba. No sa­be­mos si la tor­men­ta se lla­ma Sé­bas­tien Loeb, pe­ro des­de lue­go que sí res­pon­de al nom­bre de Peu­geot. Su 2008 DKR no fa­lla y de nue­vo ayer, cuan­do el mal de al­tu­ra en­tra­ba ver­da­de­ra­men­te en jue­go, lu­ció pal­mi­to. Con Loeb co­mo ga­na­dor y con Car­los Sainz se­gun­do, en un nue­vo ti­ro al pa­lo en esa vic­to­ria que se le re­sis­te. Y con Stép­ha­ne Pe­ter­han­sel ter­ce­ro, en un inusual fue­ra de fo­co, un tra­je ex­tra­ño pa­ra al­guien que, no hay que olvidar, res­pon­de al ape­la­ti­vo de Mon­sieur Dakar.

Loeb su­mó en Uyu­ni su ter­ce­ra vic­to­ria de eta­pa, lo que de­mues­tra su ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción a los raids y los pre­sa­gios de quie­nes veían es­ta pri­me­ra par­te del Dakar cor­ta­do a la me­di­da del fran­cés. Ayer li­de­ró la es­pe­cial tras re­cu­pe­rar­le te­rreno a Pe­ter­han­sel y Sainz, que le pre­ce­dían en el or­den de sa­li­da en Ju­juy. A par­tir del WP1, la ca­rre­ra di­bu­jó una per­se­cu­ción en el cro­nó­me­tro en­tre el es­pa­ñol y el fran­cés, con una pre­ci­sión de ci­ru­jano en cuan­to a los tiem­pos: Car­los ce­día 32 se­gun­dos en el WP1, 1:05 en el WP2, 1:15 en el WP3, 1:14 en el WP4, 1:39 en el WP5, 1: 25 en el WP6, 1:20 en el WP7, 1:10 en el WP8 y 22 se­gun­dos al fi­nal de la eta­pa. Ma­nos de ci­ru­jano. Si en la ca­mi­lla, cuan­do en­tren a qui­ró­fano, ven los ojos de Car­los, Loeb o Pe­ter­han­sel tras la mas­ca­ri­lla ver­de, fíen­se.

Lo que pri­vó a Sainz de la vic­to­ria no fue otra co­sa que un fa­llo en el sis­te­ma de in­fla­do de las rue­das. Ocu­rrió en el ini­cio de la eta­pa y su­pu­so un con­tra­tiem­po es­pe­cial­men­te gra­ve ya que no per­mi­tió ju­gar con las pre­sio­nes del 2008 DKR al pa­so por cau­ces de río y zo­nas es­pe­cial­men­te de­li­ca­das pa­ra el neu­má­ti­co. Loeb con­du­jo di­rec­ta­men­te ha­cia la vic­to­ria, Sainz lle­gó a só­lo 22 se­gun­dos (es ter­ce­ro en la ge­ne­ral a 13:26 del lí­der) y Pe­ter­han­sel fue fi­nal­men­te ter­ce­ro (a tres mi­nu­tos de su com­pa­trio­ta), lo que su­po­nía el se­gun­do tri­ple­te con­se­cu­ti­vo de la mar­ca del león. Nas­ser AlAt­ti­yah, el pri­mer Mi­ni (Na­ni Roma fue un­dé­ci­mo, a 10:33 del ven­ce­dor), vol­vió a que­dar­se a las puer­tas del po­dio de la eta­pa, sien­do cuar­to a 3: 07. Pa­san los días y el ALL4 Ra­cing no aca­ba de en­con­trar­se a gus­to. Su­fre en el te­rreno que de­bía fa­vo­re­cer­le por su trac­ción a las cua­tro rue­das. Aun­que aquí no hay que po­ner­se ner­vio­so. El Dakar es un gui­so que sue­le co­ci­nar­se a fue­go len­to.

PER­SE­CU­CIÓN. Sainz si­guió a Loeb pe­ro un fa­llo del co­che le im­pi­dió al­can­zar­le y lle­var­se la eta­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.