Si se lo creen to­do, ha lle­ga­do el mo­men­to de de­cir­les que son Pe­lé

AS (Las Palmas) - - A LA ÚLTIMA - SAN­TI GIMÉNEZ

John Lam­bie. En­tre­na­ba al Pa­trick Thistle en la tem­po­ra­da 92-93. En un par­ti­do de la Li­ga es­co­ce­sa, su de­lan­te­ro Co­lin McG­las­han cho­có con un ri­val. Cuan­do el ma­sa­jis­ta sa­lió a aten­der­le, es­ta­ba atur­di­do y cuan­do des­de la ban­da le pre­gun­ta­ron si po­día se­guir, res­pon­dió: “No sa­be quien es”. La res­pues­ta de Lam­bie es una de las me­jo­res fra­ses de la his­to­ria del fút­bol: “¡Per­fec­to! Di­le que es Pe­lé y que vuel­va al cam­po”. Lam­bie, vie­jo zo­rro de los ban­qui­llos, sa­bía del po­der de la su­ges­tión so­bre los ju­ga­do­res, que son ca­pa­ces de creer­se to­do lo que se di­ce de ellos.

La cam­pa­ña. Los ju­ga­do­res del Ba­rça y Espanyol son me­jo­res que McG­las­han, pe­ro tam­bién se lo creen to­do y se com­por­tan fa­tal. Am­bos gru­pos se han to­ma­do co­mo dog­ma de fe una cam­pa­ña que úni­ca­men­te ha exis­ti­do en su ima­gi­na­ción. No hay na­da que le gus­te más a un ves­tua­rio/pre­si­den­te que sen­tir­se agre­di­do y ha­cer­se la víc­ti­ma. Y eso va pa­ra am­bos la­dos. Los del Ba­rça se cre­ye­ron que los del Espanyol van a por ellos y po­nen la al­fom­bra al Ma­drid y los pe­ri­cos, lo mis­mo pe­ro al re­vés. No hay que es­for­zar­se pa­ra en­con­trar ar­tícu­los que jus­ti­fi­quen am­bas pos­tu­ras. Los hay, pe­ro no es cam­pa­ña de nin­gu­na ma­ne­ra. Los fir­man pe­rio­dis­tas con nom­bre y ape­lli­do. La in­men­sa ma­yo­ría ex­pli­ca lo que pa­sa. Y lo que pa­sa es que las es­tre­llas se com­por­ta­ron co­mo ga­ña­nes.

Ver­güen­za. El ca­tá­lo­go de in­fa­mias de am­bos equi­pos es ex­ten­so. Por sim­pli­fi­car. Es im­pre­sen­ta­ble que Pau pi­se con sa­ña a Mes­si y mu­cho más que 24 ho­ras des­pués no lo re­co­noz­ca; es ba­rrio­ba­je­ra la ac­ti­tud de Suá­rez ce­le­bran­do go­les en la ca­ra del por­te­ro y que es­pe­re jun­to a Mas­che a los ri­va­les en el tú­nel; Pi­qué se po­día ha­ber aho­rra­do el co­men­ta­rio so­bre el pú­bli­co de Cor­ne­llà po­nién­do­se al mis­mo ni­vel que Co­llet, que tam­bién es un es­pe­cia­lis­ta en to­mar el rá­bano por las ho­jas y dis­pa­rar por ele­va­ción y tam­po­co es de re­ci­bo po­ner­le el acen­to en el ár­bi­tro, cuan­do el co­le­gia­do del par­ti­do de­be­ría in­gre­sar en un bal­nea­rio tras ar­bi­trar a 22 ti­pos dis­pues­tos a liar­la en cual­quier lan­ce.

Cam­pa­ña Pe­lé. Así que si se pue­de con­tri­buir a que reine la paz des­de es­ta mo­des­ta tri­bu­na, ya que con­si­de­ráis (to­dos) un ar­tícu­lo co­mo una cam­pa­ña aquí va la mía: Se­ño­res, sois Pe­lé. Ac­tuad co­mo él el pró­xi­mo miér­co­les y dad es­pec­tácu­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.