Com­pa­re­cen­cia ilu­sio­nan­te de Zi­da­ne

AS (Las Palmas) - - TEMA DEL DÍA - AL­FRE­DO RELAÑO

Me gus­tó mu­cho la com­pa­re­cen­cia de Zi­da­ne, has­ta me sor­pren­dió. Zi­da­ne es un hom­bre al que le cues­ta co­mu­ni­car­se, no es na­da ex­pan­si­vo, sino más bien la­có­ni­co. Le gus­ta po­co ha­blar y me­nos en pú­bli­co. Ayer hi­zo un es­fuer­zo, sin du­da, y le ren­tó. Ha­brá des­cu­bier­to que tie­ne más elo­cuen­cia y más mo­ti­vos pa­ra ser es­cu­cha­do con aten­ción de lo que él mis­mo pen­sa­ba. Lan­zó men­sa­jes ilu­sio­nan­tes y di­jo co­sas. Que quie­re ha­cer co­rrer a la BBC, en­tre otras. Res­pal­dó a Cris­tiano, al que dis­tin­guió co­mo al­go es­pe­cial. Y fue muy ex­pre­si­vo cuan­do co­men­tó su apar­te con Ben­ze­ma. Con­ta­gió ilu­sión. El en­tre­na­mien­to de ayer pa­re­ció anun­ciar la ali­nea­ción ti­tu­lar, aun­que lue­go no la con­fir­ma­ra en to­dos sus ex­tre­mos. Pe­ro sí in­sis­tió en que ju­ga­rán Ba­le, Ben­ze­ma y Cris­tiano, és­te en la ban­da. Al mis­mo tiem­po, cons­cien­te de la si­tua­ción, di­jo que cuan­do el equi­po no ten­ga el ba­lón de­be­rán co­rrer to­dos pa­ra re­cu­pe­rar­lo. He ahí el ‘quid’ de la cues­tión. Por su na­tu­ra­le­za y por las con­tem­pla­cio­nes del pre­si­den­te pa­ra con ellos, los tres tien­den a de­sen­ten­der­se de ta­reas en­go­rro­sas. Eso es lo que pro­vo­ca que con de­ma­sia­da fre­cuen­cia el equi­po pier­da el me­dio cam­po y lle­gue a ha­cer ver­da­de­ros pa­pe­lo­nes. Ha­cer que to­dos co­rran, ese es el desafío. Ese fue el gran mé­ri­to de Guar­dio­la en el Ba­rça: ju­ga­do­res de gran ca­li­dad, de pres­ti­gio má­xi­mo, co­rrían co­mo po­se­sos pa­ra recuperar el ba­lón, pa­ra lue­go ma­ne­jar­lo con cien­cia y par­si­mo­nia. El ideal. Los me­jo­res pue­den co­rrer co­mo los no tan bue­nos si se lo pro­po­nen; los no tan bue­nos no pue­den ju­gar co­mo los me­jo­res por más que se lo pro­pon­gan. Hoy, an­te el De­por, em­pe­za­re­mos a ver cuán­to ca­so le ha­cen a Zi­da­ne en esa exi­gen­cia. Y más ade­lan­te ve­re­mos, si, en ca­so de que al­guno o va­rios no le ha­gan ca­so, tie­ne ca­rác­ter y au­to­no­mía pa­ra im­po­ner­se.

“...QUE CUAN­DO EL EQUI­PO NO TEN­GA EL BA­LÓN DE­BE­RÁN CO­RRER TO­DOS...”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.