Un ar­gu­men­ta­rio so­bre la con­duc­ta de Luis Suá­rez

AS (Las Palmas) - - PRIMERA-LIGA BBVA - POR JUAN CRUZ

Hi­zo muy bien Al­fre­do Relaño en ex­po­ner ayer en AS al­gu­nas du­das ra­zo­na­bles so­bre lo que se di­jo en el ves­tua­rio del Barcelona des­pués de la gue­rra mun­dial del miér­co­les en­tre los dos equi­pos de Pri­me­ra de la ca­pi­tal ca­ta­la­na. No se sa­be si eso es­tá gra­ba­do, y se des­co­no­ce tam­bién si lo que allí se di­jo lo pro­fi­rie­ron Mas­che­rano o Luis Suá­rez. Hay en es­ta du­da ra­zo­na­ble que mues­tra el di­rec­tor del AS un as­pec­to que com­ple­ta el sudoku y que me gus­ta­ría sa­car a co­la­ción en es­te mo­des­to ar­gu­men­ta­rio so­bre la con­duc­ta de Luis Suá­rez en la ci­ta­da es­ca­ra­mu­za bé­li­ca. La du­da se re­fie­re al ac­ta que han pu­bli­ca­do, con pro­fu­sión de de­ta­lles, los pe­rió­di­cos más des­ta­ca­dos de es­te país. Se­gún és­ta, Suá­rez (¿o Mas­che­rano?) se di­ri­gie­ron a los ju­ga­do­res es­pa­ño­lis­tas di­cién­do­les “sos un desecho”, des­pués de pro­nun­ciar es­tas dos pa­la­bras: “Ve­nid acá”.

Es evi­den­te que el ár­bi­tro, que di­ce ha­ber es­cu­cha­do, oyó mal, co­mo me pre­vi­nie­ron en se­gui­da dos gran­des lin­güis­tas y pe­rio­dis­tas, y ade­más ad­ver­sa­rios fut­bo­lís­ti­cos que di­ri­men muy amis­to­sa­men­te sus di­fe­ren­cias: Álex Gri­jel­mo, que es de Bur­gos y del Ma­drid, y Da­niel Sam­per, que es de Bo­go­tá y del Ba­rça. Pues ni un uru­gua­yo ni un ar­gen­tino son ca­pa­ces de de­cir “Ve­nid acá” aun­que ha­yan pa­sa­do me­dio si­glo en Es­pa­ña. Y ni un uru­gua­yo ni un ar­gen­tino se­rían ca­pa­ces de de­cir “sos” pa­ra sig­ni­fi­car plu­ral del pro­nom­bre per­so­nal de ter­ce­ra per­so­na. Uno del cono sur, de cual­quier cul­tu­ra o de cual­quier si­tio, di­ría siem­pre “Ve­ní acá, sos…”, sig­ni­fi­can­do pu­ra­men­te, en el es­pa­ñol de don­de es el ár­bi­tro: “Ven acá, tú eres…” así que es di­fí­cil que cual­quie­ra de los dos fut­bo­lis­tas in­cri­mi­na­dos se ha­yan di­ri­gi­do en plu­ral a los ju­ga­do­res del Espanyol, in­clu­yen­do en esa mul­ti­tud al ci­ta­do mo­de­ra­dor le­gal del jue­go.

Creo que ha ha­bi­do una ava­lan­cha ex­ce­si­va de su­po­si­cio­nes en con­tra de Luis Suá­rez, a cu­ya es­pal­da ya hay al­gu­nas acu­sa­cio­nes de lo que hi­zo o di­jo con to­da evi­den­cia. Pe­ro es­ta vez hay cons­tan­cia de lo que se vio en el cam­po, que el muy in­ten­so por­te­ro del Espanyol se bur­ló de su in­efi­ca­cia goleadora y el otro, se­gún pa­re­ce y con muy mal es­ti­lo sin du­da, le re­cor­dó los cin­co tí­tu­los ga­na­dos por el Ba­rça en 2015, mos­trán­do­le pa­ra ello los de­dos co­rres­pon­dien­tes.

Fue un par­ti­do la­men­ta­ble, co­mo lo fue el tam­bién muy per­ju­di­cial en­cuen­tro de Cor­ne­llá del úl­ti­mo sá­ba­do. Des­pués del que el Espanyol ju­gó en ca­sa sus ju­ga­do­res ex­pli­ca­ron que lo su­yo era “in­ten­si­dad” y no vio­len­cia. El pi­so­tón de Pau en el Camp Nou a Mes­si fue, en ese sen­ti­do, de una in­ten­si­dad di­ga­mos ex­ce­si­va. ¡Qué di­go ex­ce­si­va! ¡Un pe­lliz­co de mon­ja, pe­ro, eso sí, de gran in­ten­si­dad!

BELIGERANTE. Luis Suá­rez dis­cu­te con el ár­bi­tro del der­bi co­pe­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.