La úl­ti­ma ba­la de Flo­ren­tino

AS (Las Palmas) - - TELEVISIÓN - JE­SÚS GA­LLE­GO (@JGALLEGOon­fi­re)

Ago­ta­do. El pre­si apa­re­ció aja­do y tris­te en la pre­sen­ta­ción de Zi­da­ne. En su ros­tro y en el tono de sus pa­la­bras se apre­cia­ba el has­tío que su­po­nía sa­lir a des­men­tir­se a sí mis­mo, des­pués de que ha­ce unos días gri­ta­ra a los cua­tro vien­tos que Be­ní­tez era la so­lu­ción y Zi­zou no era el sus­ti­tu­to. Pa­re­cía un ac­to de ren­di­ción, sin pre­gun­tas, pa­ra evi­tar po­ner­se en evi­den­cia en al­gu­na res­pues­ta. Flo­ren­tino sa­bía que es­ta­ba ju­gan­do su úl­ti­ma car­ta, el AS re­ser­va­do pa­ra el fu­tu­ro ha te­ni­do que ser ju­ga­do y ex­pues­to a des­mano, con el ries­go que su­po­ne quedarte sin es­cu­do si las co­sas mar­chan mal. Otra de las ra­zo­nes del dis­gus­to pre­si­den­cial es que, de nue­vo, ha te­ni­do que ren­dir­se al capricho de los ju­ga­do­res. Más allá de que Be­ní­tez no le ha lle­na­do el ojo nun­ca, la prin­ci­pal ra­zón del ce­se ha si­do su ma­la re­la­ción con el ves­tua­rio, los des­pre­cios y el nin­gu­neo de mu­chos fut­bo­lis­tas, que han vuel­to a de­mos­trar su po­der. Par­te del ves­tua­rio pro­vo­có la sa­li­da de Mou­rin­ho con­tra la opi­nión del pre­si; Flo­ren­tino ful­mi­nó a An­ce­lot­ti pa­ra dis­gus­to del ves­tua­rio; aho­ra los chi­cos han vuel­to a im­po­ner­se. Es­te duelo sui­ci­da de­mues­tra la au­sen­cia de un proyecto a largo pla­zo, sin una di­rec­ción de­por­ti­va ade­cua­da y com­pe­ten­te, que pla­ni­fi­que una lí­nea a se­guir por el club y es­té por en­ci­ma de los an­to­jos de las es­tre­llas o el fee­ling del pre­si. Así que Zi­da­ne, y que sea lo que Dios quie­ra has­ta fi­nal de tem­po­ra­da.

Bis­tu­rí. A pe­sar de que el nue­vo en­tre­na­dor ha di­cho que apos­ta­rá por la BBC arri­ba, es de­cir lo mis­mo de siem­pre, ya ve­re­mos cuán­to du­ra, en el club se mi­ra al ves­tua­rio con ga­nas de cam­bios. Em­pie­za a pla­ni­fi­car­se una pur­ga im­por­tan­te pa­ra ju­nio y ha­brá gen­te de pe­so que di­ga adiós. La Pre­mier, pien­san, pa­ga­rá bien por al­gu­nos de los es­tre­llo­nes, que de­ja­rán hue­co pa­ra gen­te con más ham­bre. Se­rían las úl­ti­mas ope­ra­cio­nes de Flo­ren­tino, al que lo úni­co que le­van­ta­ría el áni­mo de ver­dad se­ría qui­tar­le al Ba­rça a Ney­mar.

Ar­dor gue­rre­ro del Espanyol. No se pue­de jus­ti­fi­car el jue­go su­cio con la in­ten­si­dad. Un equi­po in­ten­so es el que se an­ti­ci­pa o lle­ga al ba­lón, con pier­na fuer­te, al mis­mo tiem­po que el ri­val. El que no de­ja pen­sar al con­tra­rio con su pre­sión. Pe­ro no es in­ten­so el que lle­ga tar­de y ter­mi­na ha­cien­do en­tra­das por de­trás, feas y pe­li­gro­sas, pe­gan­do aga­rrón tras aga­rrón, es­pe­ran­do que el ár­bi­tro se ha­ga el ore­jas co­mo Gon­zá­lez Gon­zá­lez, el prin­ci­pal cul­pa­ble de to­do es­te ver­gon­zo­so es­pec­tácu­lo. Ade­más, lo de po­ner co­mo ejem­plo de esa ma­rru­lle­ría al Atlé­ti­co del Cho­lo sin atre­ver­se a nom­brar­lo, ade­más de fal­so, es un po­co ruin.

Los chu­los. Las la­men­ta­bles bra­va­tas de al­gu­nos ju­ga­do­res del Ba­rça, lo de Pi­qué ya es de ca­ri­ca­tu­ra, les re­tra­tan en­greí­dos y va­ni­do­sos. ¡A ver si apren­den de An­drés Inies­ta y no ha­cen más el ri­dícu­lo! Unos y otros tie­nen unos días por de­lan­te pa­ra mos­trar­se arre­pen­ti­dos y lan­zar men­sa­jes que re­ba­jen la ten­sión. No es­pe­re­mos a que pa­se al­go gra­ve pa­ra pe­dir dis­cul­pas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.