“Ten­go que re­cu­pe­rar aho­ra el ca­ri­ño de los so­cios”

Se lo con­fe­só el pre­si­den­te a los su­yos al día si­guien­te del Clá­si­co

AS (Las Palmas) - - REAL MADRID - POR M.RUIZ

El pa­sa­do 21 de no­viem­bre, el Ma­drid su­cum­bió en el Ber­na­béu de for­ma es­tre­pi­to­sa en el Clá­si­co an­te el Ba­rça (0-4) y Flo­ren­tino vio có­mo bue­na par­te de la gra­da pe­día su di­mi­sión. Esa no­che se fue a ca­sa to­ca­do por­que no se es­pe­ra­ba esa reac­ción del so­cio, que has­ta ese mo­men­to ha­bía mos­tra­do su ma­les­tar só­lo con Ra­fa Be­ní­tez, es­pe­cial­men­te, y tam­bién con al­gu­nos ju­ga­do­res por su ba­jo ren­di­mien­to (Cris­tiano y Ba­le lle­ga­ron a es­cu­char al­gu­nos pi­tos tras errar al­gu­na oca­sión cla­ra de gol).

Al día si­guien­te, el pre­si­den­te man­tu­vo va­rias con­ver­sa­cio­nes con las per­so­nas de ma­yor con­fian­za, eva­luan­do lo su­ce­di­do y bus­can­do so­lu­cio­nes pa­ra re­ver­tir esa bron­ca del es­ta­dio que se di­ri­gía al Pal­co y no al te­rreno de jue­go. AS tu­vo ac­ce­so a las re­fle­xio­nes del man­da­ta­rio ma­dri­dis­ta a su en­torno de con­fian­za, que que­da­ron re­pro­du­ci­das en la pá­gi­na 5 de la edi­ción del día 23 de no­viem­bre. El en­ca­be­za­mien­to de la in­for­ma­ción se ti­tu­la­ba: “Flo­ren­tino tie­ne un plan pa­ra afron­tar la cri­sis ins­ti­tu­cio­nal y de­por­ti­va”.

En el pri­mer blo­que, que apa­re­ce re­pro­du­ci­do con un fon­do en ama­ri­llo, se ha­bla­ba de la ne­ce­si­dad de “re­cu­pe­rar la con­fian­za del so­cio”. En esas con­ver­sa­cio­nes con su gen­te de con­fian­za, el pre­si­den­te re­pi­tió va­rias ve­ces ese día que es­ta­ba de­ci­di­do a “re­cu­pe­rar el ca­ri­ño de los so­cios como sea. Me due­le ha­ber­lo per­di­do. To­ma­ré va­rias de­ci­sio­nes pa­ra que vuel­van a creer en mí”. La mis­ma tar­de de ese lu­nes, con­vo­có a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en el Ber­na­béu pa­ra res­pal­dar a Be­ní­tez (“los pro­ble­mas no se arre­glan de la no­che a la ma­ña­na y te­ne­mos con­fian­za en que los va a arre­glar...”).

Pre­gun­ta­do por los gri­tos del Ber­na­béu pi­dien­do su di­mi­sión, sor­pren­dió al des­viar la res­pon­sa­bi­li­dad ha­cia los ul­tras (“esos gri­tos los ini­cian siem­pre los mis­mos, aunque lue­go los co­ree más gen­te”). Mu­chos so­cios se mo­les­ta­ron bas­tan­te con esa ase­ve­ra­ción da­do que siem­pre tu­vie­ron un com­por­ta­mien­to mo­dé­li­co en el es­ta­dio y esa tar­de pi­die­ron, en el ejer­ci­cio de su li­ber­tad de ex­pre­sión, la di­mi­sión del pre­si­den­te. “Lo que no en­ten­de­mos es que el club pre­su­ma de ha­ber echa­do a los ul­tras del Ber­na­béu y que lue­go di­gan que han si­do ellos los que han pe­di­do cuen­tas en la gra­da a la ges­tión del pre­si­den­te...”, re­fle­xio­na uno de esos so­cios abo­na­dos.

Re­gre­san­do al plan del pre­si­den­te pu­bli­ca­do por AS tras el 0-4 del Clá­si­co, otro de los pun­tos en los que in­ci­dió es en la ne­ce­si­dad de to­mar “me­di­das drás­ti­cas con al­gu­nos ju­ga­do­res”. Flo­ren­tino di­mi­tió en fe­bre­ro de 2006, en su pri­mer man­da­to, re­co­no­cien­do pú­bli­ca­men­te que “he mal­cria­do a los ju­ga­do­res”. En su en­torno ex­pli­có que aho­ra al­gu­nos ju­ga­do­res ha­bían ad­qui­ri­do de­ma­sia­do po­der y que eso de­bía cor­tar­lo a tiem­po. Pa­sa­das seis se­ma­nas, hay afi­cio­na­dos que le re­pro­chan que el des­pi­do de Be­ní­tez fue pa­ra con­ten­tar a ese nú­cleo du­ro del ves­tua­rio.

El ter­cer pun­to del plan de Flo­ren­tino se re­fe­ría a la po­si­bi­li­dad de con­vo­car Elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das pa­ra ju­nio de 2016, ade­lan­tán­do­se en un año a la le­gis­la­tu­ra con la que se com­ple­ta­rá su ac­tual man­da­to. La úl­ti­ma ci­ta elec­to­ral en la que vo­ta­ron los so­cios fue en 2004, da­do que en 2009 y 2013 só­lo se pre­sen­tó él a los co­mi­cios...

Es­tra­te­gia AS des­ve­ló el 23 de no­viem­bre su plan pa­ra re­ver­tir las crí­ti­cas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.